Público
Público

Interrumpen el juicio a Otegi porque la Sala no entiende "ni papa" de vasco

"Bueno, vamos a traducir eso y después ya veremos lo que hacemos", respondió la juez ante las protestas de la abogada Jone Goiricelaia

PÚBLICO.ES / AGENCIAS

La presidenta del tribunal de la Audiencia Nacional que juzga a Arnaldo Otegi y otras dos personas por participar en un homenaje al etarra José María Sagarduy, alias Gatza, en 2005 en Amorebieta interrumpió la sesión a media mañana para que se tradujeran las palabras que el ex dirigente abertzale pronunció en el acto, a pesar de la protesta de la defensa.

"Es evidente que la Sala no ha entendido ni papa", afirmó la juez, Angela Murillo.

La abogada de Otegi, Jone Goiricelaia, protestó por la solicitud de las acusaciones populares, ejercidas por Dignidad y Justicia y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), de que se tradujera el discurso del acusado, ya que el vídeo lo propuso esta parte y además son estas palabras que ahora dicen que "no conocen" las que motivan la acusación.

El vídeo ha obrado en la causa, iniciada hace casi cinco años, desde la fase de instrucción sin que la traducción fuera llevada cabo. "Bueno, vamos a traducir eso y después ya veremos lo que hacemos", respondió la juez.

Antes de la intervención de Otegi, en el vídeo, que fue proyectado a petición de las acusaciones, se ven diferentes momentos del homenaje, que contó con un espectáculo de txalapartas, dantzaris y bertzolaris.

Además subieron al escenario una serie de niños que portaban carteles con los años que el preso llevaba en la cárcel. En un momento de la grabación, la juez pidió que se congelara la imagen y la traductora explicara el significado de las frases de la pancarta situada tras el escenario, que, según afirmó, dicen "25 años en la cárcel, 25 años en la lucha. Liberad a Gatza'".

"Usted no tiene por qué pedirle perdón a nadie"

Sin embargo, las defensas protestaron por la traducción efectuada y negaron que se correspondiera con la realidad, por lo que Murillo les solicitó que expresaran lo que en realidad querían decir las expresiones en euskera, a lo que los letrados se negaron porque "no es labor de la defensa", sino de la intérprete "si sabe euskera".

Finalmente, ésta modificó la última parte de la traducción por "Libertad para Gatza" y las defensas quedaron conformes. La intérprete pidió "perdón" a los abogados por su error y la jueza la espetó: "Usted no tiene por qué pedirle perdón a nadie".

Más noticias de Política y Sociedad