Público
Público

Intervenida la Banca Privada de Andorra, la entidad donde los Pujol ocultaban su dinero

Tras una denuncia de EEUU por blanqueo de capitales de organizaciones criminales internacionales. Regularizó el dinero de los Pujol ante Hacienda. La entidad está salpicada por los casos de corrupción de las mafias rusa y china. 

Cartel del FBI de búsqueda de Semion Mogilevich

J. PÉREZ

MADRID.- El Gobierno de Andorra ha anunciado la intervención de la Banca Privada de Andorra (BPA), acusada de blanqueo de capitales de organizaciones criminales internacionales en una denuncia presentada por el Tesoro de los Estados Unidos.

La división de Crímenes Financieros de dicho departamento norteamericano ha acusado a BPA de ser partícipe activo en el blanqueo de dinero procedente de organizaciones criminales de Rusia, China y Venezuela.

Esta entidad financiera ha sido intervenida por medio del Institut Nacional Andorrà de Finances (INAF), que ha destituido al consejo de administración.

La Banca Privada de Andorra se encargó de regularizar más de 3 millones de euros de la familia de Jordi Pujol en la Hacienda española, entre los años 2010 y 2011. Fue en 2011 cuando adquirió el Banco de Madrid, en una operación que se sospecha que iba a servir de puente para culminar la repatriación del dinero de la familia del expresident catalán.

Diversas investigaciones judiciales apuntan a que en Andorra  se podría encontrar parte del dinero evadido por los directivos de Banca Catalana, entre los que se encuentra Florenci Pujol, el padre de Jordi Pujol.

Los directivos de esta entidad financiera han sido investigados en los sumarios de de la mafia rusa desarticulada en España en 2013, y liderada por Andrei Petrov, así como la red de blanqueo china desarticulada también en España. Petrov está a su vez relacionado con Semion Mogilevich, de origen ucraniano y considerado por el FBI como el capo de una red de mafias rusas en el mundo.

Mogilevich es uno de los diez criminales más buscados por el FBI. Está acusado desde el año 2003 de una defraudación millonaria realizada a miles de inversores por medio de una sociedad canadiense con sede en Pennsylvania entre los años 1993 y 1998. Los inversionistas perdieron más de 150 millones de dólares.