Público
Público

Juicio al procés El sindicato de mandos de los Mossos se alinea con Trapero y afea a Forn su discurso "irresponsable" en el juicio al 'procés'

La 39 sesión de la causa arranca con la comparecencia como testigos de más Mossos d’Esquadra. El sindicato mayoritario de mandos reconoce que el exconseller de Interior no les ordenó que permitieran el referéndum -no hubo “Injerencias”-, y reitera que el coordinador de los cuerpos policiales para el 1-O, Diego Pérez de los Cobos, conocía y validó los detalles del despliegue previsto por la policía catalana.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Captura de la señal del Tribunal Supremo con la declaración de Josep Lluís Trapero, jefe de los Mossos d'Esquadra durante el 1-O, y su abogada, Olga Tubau. - EFE

El 1-O no hubo ninguna “injerencia” política del entonces conseller de Interior, Joaquim Forn, para torcer la voluntad de los Mossos d'Esquadra, aunque sus declaraciones previas fueran “irresponsables”, e indujeran a error sobre el papel que asumiría la policía catalana.

Josep Guillot, intendente de los Mossos d’Esquadra, representante del Sindicat de Comandaments de este cuerpo policial y testigo en el juicio a la cúpula del procés, siguió este lunes la estela de todos los mandos de los Mossos, para alinearse en defensa del major Josep Lluis Trapero, alabando también la actuación del cuerpo.

No hubo ningún intento de "injerencia"  por parte del Govern; de haberlo intentado, la habrían "denunciado", según Guillot

En la 39 sesión del juicio, ante la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo, Guillot ha negado que hubiera “ninguna injerencia” por parte del conseller, y ha incidido en que, de haber detectado en el conseller intención de influir en los planes de actuación de los Mossos para la jornada del referéndum soberanista del 1 de Octubre de 2017, habrían “denunciado” este intento.

El intendente de la policía catalana, llamado a declarar a petición del letrado del exconseller, Xavier Melero, ha repetido que Forn dejó claro a los mandos del Cuerpo que “una cosa era la responsabilidad política” y otra la “policial”. El sindicato al que representa, mayoritario entre los mandos de la policía catalana, expresó en las jornadas previas al 1-O su rechazo a las declaraciones de Forn y otros consellers sobre el hecho de que los Mossos supuestamente permitirían el referéndum, aunque esto se encuadre dentro de la "retórica política". 

Mientras la cúpula de los Mossos, con Trapero y otros mandos acusados ante la Audiencia Nacional de un supuesto delito de rebelión, intenta desvincularse de los cargos políticos que organizaron el referéndum, la estrategia de Melero pasa por incidir en que Forn separó su convicción política de su actuación como conseller.

Por otro lado, tanto los máximos mandos de la policía catalana entonces como los exmiembros del Govern mantienen que el Ejecutivo de Mariano Rajoy estaba perfectamente al tanto de los planes de los Mossos para el 1-O. Guillot ha recordado que explicaron su operativo al coordinador de todos los cuerpos policiales para esa jornada, el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos, y que este no planteó ninguna objeción. "La interlocutoria especificaba que los cuerpos trabajaríamos en un solo dispositivo conjunto", incidía el intendente de los Mossos. "Ese día trabajamos juntos los tres cuerpos"

(Habrá ampliación)

Un segundo testigo, el comisario al mando de las unidades antidisturbios de los Mossos en la región central, Sergi Pla, insistía en que el operativo destinado a frustrar el 1-O era conjunto, y rechazaba que los Mossos hubieran seguido una hipotética orden de permitir la votación: "No la hubiéramos cumplido, nos jugábamos nuestro prestigio, la continuidad como cuerpo", zanjó. 

Más noticias en Política y Sociedad