Público
Público

Juicio por la salida a Bolsa de Bankia La valija mojada, el rechazo al 'plasma' y las otras excusas de Lagarde para no testificar en el juicio de Bankia

En reiteradas ocasiones una de las acusaciones en el juicio en la Audiencia Nacional por el ruinoso debut bursátil de Bankia ha intentado que la exdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional, futura presidenta del BCE, respondiera a un cuestionario de sólo seis preguntas, sin éxito. Para no retrasar aún más el proceso, y pese a que su solicitud fue aceptada por el tribunal antes de comenzar el juicio oral, han tenido que renunciar a su testimonio.

Publicidad
Media: 4
Votos: 5

Luis De Guindos conversa con Christine Lagarde./ REUTERS

En el juicio por la ruinosa salida a Bolsa de Bankia, la Audiencia Nacional ha escuchado a testigos vip de la talla del vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) y exministro de Economía, Luis de Guindos, pero la futura presidenta del mismo órgano y exdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha logrado librarse de testificar.

La citación de Lagarde fue reclamada y desestimada en la fase de instrucción, pero la acusación de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC) logró que la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional admitiese llamarla como testigo. Lo consiguió en junio de 2018, cuando aún faltaban varios meses para el arranque del juicio oral, a finales de noviembre de ese año.

Lagarde se ha negado a testificar por videoconferencia, y ha pedido otro mes de prórroga para responder seis preguntas porque se mojó la valija en la que viaja el cuestionario

Fuentes de las acusaciones personadas en la causa tildan de “rocambolescas” las excusas de Lagarde para evitar esta comparecencia; en su último episodio, el FMI llegó a argumentar que la misiva llegó mojada a Washington, donde se ubica la sede de este organismo. El FMI reclamó entonces más tiempo, hasta el 16 de agosto, para poder responder a las seis preguntas formuladas por el CIC y remitidas por la Audiencia Nacional, en un documento en el que se argumentaba la importancia de sus respuestas.

Agosto es un mes inhábil para los juzgados españoles, la fase de prueba debía concluir en julio -y eso, una vez estirado el calendario inicial del juicio-, y la acusación tuvo que renunciar al testimonio de Lagarde, ante las reiteradas sugerencias del tribunal para que desistiera.

Andes de esto, la exdirectora gerente del FMI logró zafarse de declarar por plasma en mayo. El FMI se aferró entonces a su “política de inmunidad”, y únicamente aceptó su declaración en respuesta a un cuestionario escrito, en el que debía justificarse la necesidad de su testimonio. “Es complicado que realice videoconferencia”, apuntaba su respuesta. De Guindos sí la hizo.

En cualquier caso, la comparecencia debía tener lugar el 8 de mayo. El 22 de abril, apenas un par de semanas antes, el juzgado dictó una providencia en la que daba traslado de esta respuesta a las partes. La notificó el 24 de abril, y la acusación de la CIC respondió dos días después, el 26, aportando este cuestionario.

Desde entonces, las acusaciones destacan que han transcurrido más de dos meses hasta que han tenido conocimiento de la respuesta del FMI, que les requería que esperasen otro mes y medio. La diligencia de constancia de la Audiencia Nacional está fechada el 1 de julio, fue leída en sala y en ella se informa del contacto mantenido con el magistrado de enlace en Washington sobre esta cuestión.

El FMI habría recibido el documento el 25 de junio, dos meses después de su presentación ante la Audiencia Nacional

También especificaba que el FMI había recibido el documento “el 25 de junio”, si bien la valija en la que este viajaba se encontraba “en estado defectuoso”. “El sobre de papel en el que venía se mojó en el trayecto y no llevaba ninguna carpeta o protección, lo que agravó el desperfecto, lo que ha obligado a entregar una copia escaneada, pues los originales no eran presentables en ese estado”, reza la diligencia en cuestión.

A su vez, la Audiencia Nacional rechazó esperar hasta agosto. El CIC decidió entonces renunciar a seguir peleando la testifical de Lagarde, para no dilatar aún más el proceso, habida cuenta además de las “sugerencias” del tribunal que preside la magistrada Ángela Murillo en este sentido.

En esencia, y como razonó en el escrito presentado ante la Audiencia Nacional el 26 de abril, la acusación perseguía que Lagarde se pronunciase sobre varias reuniones a las que se había referido De Guindos con anterioridad: reuniones del FMI, encuentros con el propio Rodrigo Rato o con el gobernador del Banco de España.

Perseguían que Lagarde se pronunciase sobre varias reuniones a las que se refirió De Guindos: reuniones del FMI, encuentros con Rato o con el gobernador del Banco de España

“La relevancia de una prueba testifical no la conoces hasta que declara el testigo”, admiten desde una de las acusaciones. Es posible que Lagarde se hubiera limitado a referir lo mismo que el exministro de Economía de Mariano Rajoy, apuntan, pero también podría haber facilitado alguno de los informes que manejaba el FMI en la época, y esto si habría sido “muy importante”.

De hecho, la defensa del exvicepresidente económico de José María Aznar aportó a la causa un informe del FMI dado a conocer en 2012, algo antes de la caída y el posterior rescate con dinero público de la entidad- se tragó 22.000 millones de euros, el rescate bancario más caro en la historia del país-.

El análisis del FMI en estas páginas era muy crítico con la situación de Bankia. Rato sostuvo que el informe precipitó el desplome de la entidad, y que el Gobierno presionó para que este texto, un adelanto del informe definitivo, viera la luz. De Guindos negó la mayor, si bien las acusaciones recuerdan que el informe final del FMI sí hacía mención a que el avance del documento fue publicado a instancias del Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Y, como Lagarde, la acusación del CIC reclamó que también compareciera la responsable de la misión del FMI que visitó España y mantuvo varias reuniones, entre otros con Rato, antes de la publicación del informe. Se trata de Ceyla Pazarbasioglu, que hoy ocupa otro puesto en el Banco Mundial.

Hasta la fecha, no consta siquiera que Pazarbasioglu, que en abril siguió la misma estrategia desarrollada por Lagarde, haya dado respuesta a la Audiencia Nacional. Como la futura expresidenta del BCE, ha logrado zafarse de comparecer.

Las seis preguntas a Lagarde (reproducción literal)

A continuación se enumeran las distintas cuestiones que interesamos sean respondidas por Da. Christine Lagarde, haciendo expresa mención a los datos, documentos, comunicaciones o informes que considere necesarios para sustentar sus afirmaciones: 

1) Confirme, aclare y explique las reuniones mantenidas con el Sr. de Guindos,
referidas en el apartado II anterior, con especial referencia a la opinión del FMI y la
suya propia sobre la situación de BFA-Bankia en el primer semestre del 2012 y sobre su decisión anterior de salir a bolsa, materializada el 20 de julio del año 2011.

2) Explique con qué antelación se preparan las revisiones o auditorías financieras del Financial Sector Assessment Program y si en la correspondiente a España del año 2012 fue también objeto de análisis el proceso de constitución del Sistema
Institucional de Protección (SIP) de BFA-Bankia y la salida a bolsa de la entidad,
indicando desde cuándo y por qué razones venía produciéndose la preocupación por la situación de dicha entidad financiera. 

3) Explique el contenido y conclusiones obtenidas, si las conoce, de las reuniones y
contactos mantenidos por los representantes del FMI con el Presidente de BFA-
Bankia, D. Rodrigo Rato y con el Ministro de Economía, D. Luis de Guindos el mes 
de febrero de 2012, incluyendo la valoración realizada por el FMI sobre la
intervención del Banco de Valencia y la actuación de BFA-Bankia en relación a
dicha circunstancia.

4) Indique si, además de los referidos contactos, la misión encargada de la evaluación del referido FSAP se reunió con los responsables del Banco de España y otras autoridades o entidades supervisoras, explicando el resultado y contenido principal de dichas reuniones, así como de las entrevistas mantenidas con otros agentes financieros, reguladores...etc.

5) Respecto a las “importantes necesidades de capital” que se estimaban y el
“necesario recurso a la financiación pública” para preservar la estabilidad
financiera, que se indican en las conclusiones preliminares del FSAP publicadas el
25 de abril de 2012, concrete qué cifras de ayudas públicas consideraban necesarias para solucionar la crisis de BFA-Bankia y si las mismas estaban sustentadas en informes o análisis de algún tipo, así como las soluciones que planteaba o requería el FMI “para evitar el contagio a otras entidades”.

6) Explique las circunstancias en que se produjo la publicación del citado avance de
conclusiones del FSAP el 25 de abril de 2012 y la intervención que tuvieron en la
misma las autoridades españolas.

Más noticias en Política y Sociedad