Público
Público

El lehendakari ultima la convocatoria de elecciones en julio sin contar con el apoyo de la oposición

Urkullu se ha reunido este jueves con los representantes de los partidos para analizar la fecha de la postergada cita electoral. Se prevé que la cita será el 12 o 19 de julio. También se manejará una fecha alternativa para después de agosto en caso de que haya repunte en los contagios.

Reunión lehendakari con partidos
Imagen de la reunión celebrada este jueves entre el lehendakari y representantes de las distintas formaciones políticas. IREKIA/GOBIERNO VASCO

Iñigo Urkullu no se desvía de su camino. A falta de terminar de deshojar la margarita electoral, todo indica que el último pétalo lleva escrito el nombre del mes de julio. Se prevé que habrá elecciones el 12 o 19 de ese mes. "El lehendakari no tiene preferencias, tiene prioridades", dijo su portavoz.

Urkullu mantiene esa postura –que ahora deberá ser confirmada oficialmente, lo que ocurrirá en los próximos días– pese a la opinión mayoritaria de la oposición, que rechaza celebrar la cita con las urnas dentro de dos meses.
Ambas posiciones quedaron expuestas en la reunión celebrada este jueves, que se volvió a cerrar sin ningún tipo de acuerdo. 

El encargado de transmitir la versión del Gobierno sobre lo ocurrido allí dentro fue Josu Erkoreka, portavoz del Ejecutivo. En una rueda de prensa celebrada una hora después de la finalización del encuentro, afirmó que se habían presentado dos propuestas: celebrar comicios en julio o en septiembre/octubre.

Erkoreka centró la mirada en los tres informes aportados a los partidos en torno a las garantías jurídicas, sanitarias y técnicas para organizar unas elecciones en el mes de julio. Los documentos presentados, que fueron elaborados por distintos departamentos del propio Ejecutivo, coincidían en la posibilidad de celebrar elecciones en julio.

De hecho, uno de los informes apunta precisamente hacia las características especiales de esta cita electoral y las medidas de seguridad que se aplicarían durante la jornada electoral, lo que incluiría desde la instalación de mesas electorales en residencias de ancianos o la ampliación del número de mesas electorales. Ese informe, elaborado por el Departamento de Seguridad, plantea además reforzar y auspiciar el voto por correo.

"El lehendakari ha oído las opiniones" de los partidos, aseguró el portavoz. "Ahora valorará las opiniones recibidas y tomará una decisión que comunicará a la ciudadanía", subrayó. En efecto, la decisión será tomada oficialmente por el lehendakari a la brevedad.  No obstante, el mandatario vasco "no tomará ninguna decisión mientras no se levante la emergencia sanitaria", añadió Erkoreka. Esa decisión podría adoptarse en las próximas horas.

Posteriormente deberá celebrarse un consejo de gobierno, en el que tendría que formalizarse la convocatoria electoral. Si Urkullu quiere celebrarlas el 12 de julio, tiene de tiempo hasta el martes próximo.

Lo cierto es que su posición no despierta ningún apoyo claro más allá de la sede del Ejecutivo. "Hemos asistido a la crónica de unas elecciones anunciadas", criticó el líder de EH Bildu, Arnaldo Otegi, al salir de la reunión. "Se ha vuelto a imponer el interés electoral a cualquier otro tipo de interés", lamentó. "No existe ambiente para hablar de elecciones. La gente no tiene en la cabeza elecciones", criticó por su parte la candidata de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi.

"Tantos los informes sanitarios como jurídicos avalan nuestra posición", dijo por su parte Andoni Ortuzar, presidente del PNV, a la salida del encuentro. Por su parte, Idoia Mendia, secretaria general del PSE, avaló la necesidad de una convocatoria electoral. "Las elecciones deben tener lugar con todas las garantías sanitarias y democráticas", sostuvo. De momento, la formación socialista no ha respaldado de forma clara la idea de celebrar elecciones en julio. 

Más noticias de Política y Sociedad