Público
Público

Manifestación republicana en Madrid el sábado: "El Estado quiere que ciertas instituciones continúen siendo intocables"

El Movimiento Antirrepresivo de Madrid volverá a exigir la república popular en la capital. Entre sus demandas: amnistía total; servicios enteramente públicos, universales y de calidad; derecho de autodeterminación; y nacionalización de la banca y las empresas estratégicas.

La manifestación republicana del 25J en Madrid.
Las calles de Madrid vuelven a ser escenario de una manifestación en favor de la república, pese al coronavirus (ARCHIVO)

"Intentarán que la monarquía en España, cada vez más deteriorada, sea un tema tabú por su impopularidad". Así se refiere Alejandra, miembro del Movimiento Antirrepresivo de Madrid (MAR Madrid), a la situación actual de la Corona. Tras las últimas valoraciones por parte de la ciudadanía expuestas en una encuesta organizada por diferentes medios independientes y financiada por cientos de personas, desde el colectivo, apoyado por más de una veintena de organizaciones, convocan una manifestación por la república popular el próximo sábado 26 de octubre desde Atocha, a las 18.00 horas, para exigir la república popular.

El MAR Madrid es un conjunto de diferentes asambleas e individualidades que tiene presencia en la capital desde hace tres años. Entre sus reivindicaciones hay una que sirve de pivote general: dar una visibilidad mucho más global de la represión sin dejar de mostrar los muchos casos individuales que hay, pero haciendo entender que se trata de un problema generalizado en el Estado, parafraseando las declaraciones de Alejandra. La tradición marca que los últimos fines de semana del mes de octubre el MAR Madrid convoque una marcha para exigir la amnistía total de lo que desde el colectivo considera presos políticos y presos enfermos.

"Dada la situación que hay en torno al tema de la república, más candente que nunca, consideramos que estaría bien abrir un poco el sentido de nuestra manifestación", explica la militante del colectivo convocante. De esta forma, debido a lo coyuntural de la situación han elegido enarbolar la república popular como principal demanda política por "la situación general que ha provocado la crisis sanitaria, la situación de los barrios y la crisis económica que se avecina por las medidas que se han tomado", en palabras de Unai Pastor, otro militante del MAR Madrid. Según comenta, "en una república popular se habrían decidido ciertas cuestiones para asegurar el bienestar de la gente y no supeditarla a los intereses de la economía como se ha hecho blindando a las empresas".

Preguntada Alejandra por qué supondría para la vida de las personas una república popular, replica que "no es solo un cambio de forma de Estado porque el carácter popular implica un cambio de régimen con el que vendrían transformaciones sustanciales en el sistema socioeconómico, como la socialización de la banca, las grandes empresas y los sectores estratégicos. Eso es lo que la diferencia de una república en abstracto. En realidad, luchar por una república popular es luchar por la revolución. Es el momento de que la gente luche en la calle por un cambio radical de sistema y no por cosas abstractas, porque el estado de las cosas es insostenible".

Pastor considera como "elevada" la voluntad popular contra el sistema monárquico, sobre todo a raíz de los últimos escándalos, pero a su vez opina que "este Estado no va a dejar de cuidarla porque quiera o no la gente, el sistema utiliza a la monarquía y mientras le sea rentable va a seguir siendo así, sin que institucionalmente nadie haga ningún movimiento que le pueda afectar negativamente".

Además, el militante del MAR Madrid considera que el rey, como jefe de las Fuerzas Armadas, "representa la cabeza de lo que son las fuerzas represoras, pero también es una figura utilizada para dar validez a aquel periodo denominado como transición cuando en realidad el jefe del Estado es el sucesor directo de Franco".

La encuesta sobre la monarquía propiciada por algunos medios de comunicación y multitud de personas que la financiaron dejaron entrever que la mayor parte de la sociedad apoyaría la república frente al sistema actual, ya que la gente se mostró un 40,9% a favor de una elección democrática de la jefatura del Estado mientras un 34,9% preferiría mantener el sistema monárquico.

Cartel convocando a la manifestación

!Este tipo de acciones simbólicas, de denuncia, estás muy bien, pero yo estoy bastante en contra porque no concibo cómo se puede poner sobre la mesa votar entre monarquía o república, porque nadie tiene derecho a elegir un régimen caduco y que debe abolirse. Me parece un asunto totalmente intolerable. Hoy en día nos escandalizaríamos mucho por el mero hecho de que nos dieran a elegir si segregamos o no a las personas racializadas, por poner un ejemplo, así que no entiendo por qué se le tiene que dar la posibilidad a la gente de decidir que sigamos bajo la tiranía de la monarquía", critica personalmente Alejandra.

En este sentido, que la encuesta se haya desarrollado mediante la financiación popular, "demuestra que el Estado, por mucho que se quiera pintar de democrático en el que se puede hablar de todo, va a hacer todo lo posible para que determinados temas sigan siendo intocables y algunas instituciones incuestionables", continúa la militante del MAR Madrid. "Que el CIS preguntara sobre este tema sería descubrir que la monarquía, además de ser ilegítima ‘per se’, es impopular, lo que caldearía mucho más los ánimos. Por eso, el debate en torno a la Corona —continúa Alejandra— va a empezar a ser cada vez más un gran tabú para los grandes medios de comunicación aunque cada vez proliferan más manifestaciones y movimientos republicanos".

Asimismo, esta miembro del colectivo antirrepresivo considera que los partidos políticos tampoco se han querido posicionar abiertamente en el debate: “El PSOE no ha hecho nada, pero incluso los amagos de Podemos de apoyar la encuesta han sido cuanto menos tibios, al igual que sus críticas hacia la monarquía, sobre todo cuando han entrado a formar parte del régimen”, explica Alejandra.

Una manifestación confinada

Aunque la situación actual no es la más propicia para convocar una manifestación masiva por la república popular, desde el MAR Madrid han organizado una marcha en la que reclamarán el cumplimiento de seis aspectos que consideran primordiales. A saber: amnistía total para los presos políticos, derecho de autodeterminación de las naciones, salida de la UE y la OTAN, nacionalización de la banca y las grandes empresas estratégicas, derecho a un trabajo digno, y servicios enteramente público, universales y de calidad.

"Creemos que no llegaremos a los niveles de participación del año pasado porque Madrid seguirá confinada, pero sí que otras organizaciones del Estado nos han mostrado su apoyo", concreta Pastor. Alejandra también es consciente de que las restricciones de movilidad pueden afectar al seguimiento de la convocatoria debido a que los republicanos de las ciudades de la periferia no podrán secundarla, a lo que se suman las reticencias que aún mantienen algunas personas a la hora de acudir a actos públicos en los que se pueden crear pequeñas multitudes, aun manteniendo la distancia de seguridad y portando mascarilla.

"En Madrid capital hay un gran movimiento republicano y esperamos que se movilice bastante gente. Tenemos buenas expectativas", concluye la miembro del MAR Madrid.

Más noticias de Política y Sociedad