Público
Público

Mariano Rajoy regresa a la plaza de registrador conservada por su íntimo amigo durante 28 años

Francisco Riquelme, registrador en Elche y sustituto del expresidente, es propietario de una gran finca de 55 hectáreas en (Abanilla) Murcia dedicada al cultivo de cítricos.

Publicidad
Media: 2.89
Votos: 18

El presidente del PP, Mariano Rajoy, al abandonar el Congreso tras la moción de censura que le desalojó del Gobierno. REUTERS/Sergio Perez

Mariano Rajoy sólo trabajó 25 meses como registrador de la propiedad y, ahora, regresa a su plaza en Santa Pola (Alicante) que un íntimo amigo ha cubierto durante 28 años. El expresidente del Gobierno ha anunciado este viernes que deja su acta de diputado y volverá al registro de Santa Pola de cuya plaza es titular.

Siempre ha causado extrañeza que Rajoy optara por no pedir la excedencia cuando en 1981 saltó a la política. Hubiera podido continuar ascendiendo por antigüedad en el escalafón del cuerpo de haberlo solicitado. Sin embargo, optó por los servicios especiales y conservó la plaza de Santa Pola, mientras ascendía en el escalafón por antigüedad al tiempo que ejercía de político.

Su sustituto en el Registro de Santa Pola desde 1990 ha sido Francisco Riquelme, su íntimo amigo.

Francisco Riquelme, registrador de Elche es también empresario y propietario de una gran finca de 55 hectáreas en Abanillas (Murcia), dedicada al cultivo de cítricos, como limones o mandarinas. Es habitual que Rajoy visite esta finca.

Riquelme creó la empresa Inlimur días antes de que Rajoy solicitara los servicios especiales tras ser elegido diputado en 1990 y le recomendara para el puesto. Es dicha empresa inmobiliaria la propietaria de la finca de cítricos. Su capital social suscrito supera los 1,8 millones de euros.

Fue en la boda de un hijo de Riquelme donde se grabó el famoso vídeo viral de Rajoy de comienzos de año, en el que aparece bailando al son de ‘Mi gran noche’ del cantante Raphael.

La mitad de los beneficios, para los registradores

En las sustituciones de un registro, la mitad de las ganancias van a parar a las arcas del Colegio de Registradores de España y la otra mitad, al sustituto. Así consta en los estatutos de dicho cuerpo de funcionarios que gestionan los registros con empresas privadas.

Las comisiones de servicios como la que ha disfrutado Rajoy suelen ser concedidas para cubrir una plaza de un registrador durante un tiempo limitado, aunque en esta ocasión ha durado 28 años.

En estos 28 años, las ganancias del Registro de Santa Pola se han repartido así: la mitad para el Colegio de Registradores y la otra mitad para Riquelme.

Se da la circunstancia de que el Registro de Santa Pola tuvo unas ganancias muy elevadas durante la burbuja inmobiliaria estimados de unos 300.000 euros al año, según fuentes jurídicas.

Por ejemplo, si se estudia la declaración de ingresos realizada en el Congreso por Beatriz Corredor, exministra socialista y registradora de Majadahonda (Madrid), se comprueba que la política declara unos ingresos de 24.750 euros mensuales en este destino.

Además, el registro de Rajoy es una oficina liquidadora. Esto es, a las ganancias como registrador hay que añadir un 5 al 10% de beneficio de dinero público proveniente del cobro de impuestos, como Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Mariano Rajoy deberá permanecer un año en la plaza de Santa Pola antes de solicitar un nuevo destino gracias a la antigüedad que ha ganado en estos 28 años dedicado a la política.

El Reglamento Hipotecario obliga a los titulares a residir en la localidad del registro, por lo que es previsible que traslade a Santa Pola su residencia.

Más noticias en Política y Sociedad