Público
Público

El movimiento vasco de pensionistas pone el foco en la "dramática" situación de las residencias

Tras entregar un informe a la Fiscalía, el colectivo se moviliza este sábado en Bilbao para denunciar la realidad que se vive en esos centros. En las últimas semanas han muerto más de 60 personas usuarias, la mayoría en Bizkaia.

Pensionistas en Bilbao
Manifestación del Movimiento de Pensionistas de Bizkaia realizada el pasado 24 de agosto en Bilbao. EFE

La lucha por unas pensiones dignas tiene ahora otro componente. El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia (MPB), uno de los impulsores de esta marea que se extendió por todo el Estado, ha añadido a sus puntos reivindicativos la grave situación de las residencias de personas mayores, donde siguen sumándose nuevos fallecimientos. Las movilizaciones, adaptadas a la nueva normalidad, apuntan también a denunciar lo que ocurre en esos centros.

"En Bizkaia es dramático", afirma a Público el portavoz del MPB, Jon Fano. Seguido, actualiza las cifras de muertes en las residencias vizcaínas –las más golpeadas de Euskadi– en esta segunda ola de la pandemia. Hasta este viernes se contabilizaban 61 fallecimientos en la Comunidad Autónoma Vasca, de los cuales 44 se habían registrado en esta provincia. Según datos oficiales, 336 personas usuarias han muerto en los centros de Bizkaia desde que empezó la crisis.

"Entre otras cosas, reclamamos un uso generalizado de las pruebas PCR y una atención individualizada y personalizada para todas y todos los residentes", afirmaba Fano pocas horas después de conocer el número de muertes con los que se cerraba la semana y a pocas horas de volver a movilizarse en Bilbao para denunciar, precisamente, esta cara de la pandemia.

Será la segunda manifestación del movimiento de pensionistas en menos de un mes –el pasado 24 de agosto se movilizaron en Bilbao, coincidiendo con la suspendida Semana Grande– y será también otra movilización marcada por las medidas de seguridad para evitar contagios: habrá cuatro hileras de manifestantes y entre cada persona se mantendrá una distancia de dos metros.

Del mismo modo, el movimiento de pensionistas vascos también ha retomado las concentraciones habituales de los lunes, que llegaron a convertirse en un símbolo de esta lucha y que a día de hoy se realizan en alrededor de 70 municipios vascos.

"Incomprensible"

En la convocatoria de este sábado también tomará parte Babestu, la Asociación de Familiares de Usuarias y Usuarios de Residencias. "Nos resulta incomprensible que a día de hoy, en la segunda ola de la pandemia hayan fallecido en las residencias de Bizkaia 44 personas y haya trescientos contagios entre usuarios y personal de las residencias", destacaba el MPB en un comunicado. En tal sentido destacaba que "es evidente que los protocolos de prevención, detección temprana, e inspección no se realizan o no funcionan".

Lamentaba además que "las medidas de protección interpersonal no son suficientes", al tiempo que advertía que "no se ha dotado a los centros de los recursos materiales y de personal necesarios para garantizar la salud de las personas usuarias".

De la calle a la Fiscalía

Estas reivindicaciones no solo cogen formato de movilización, sino que también han sido llevadas hasta el despacho de la Fiscal Superior del País Vasco, Carmen Adán. El pasado día 7, una delegación del MPB se reunió con la representante del Ministerio Público, a quien entregaron "una amplia documentación preparada en torno a los problemas e irregularidades observadas en residencias". El movimiento de pensionistas también ha aportado esa documentación a la Fiscalía alavesa y al Ararteko (Defensor del Pueblo).

En el caso del encuentro con Adán, el MPB lo catalogó como "una reunión cordial en la que la Fiscal Superior de la CAV señaló que había leído con detenimiento los documentos" aportados previamente.

Según relata el colectivo de pensionistas en un boletín informativo, la fiscal también señaló que "veía ciertas dificultades a algunas de las demandas" y que a la hora de abordar determinados problemas referidos a las residencias y a los servicios socio-sanitarios estaba "subordinada" a la Fiscalía General del Estado. Las reivindicaciones continuarán ahora en la calle. 

Más noticias de Política y Sociedad