Público
Público

La mujer de Bárcenas: "No soy tonta" 

Rosalía Iglesias dice desconocer la "contabilidad excontable" del PP que llevaba el extesorero. Ignora los negocios de su marido, por los que está acusada de cooperadora necesaria. Se enfrenta a una petición fiscal de 24 años y 1 mes de cárcel. 

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 6

Rosalía Iglesias a su llegada este lunes a la Audiencia Nacional para declarar en el caso de la trama Gürtel/ EFE

MADRID.-  "Parece una estupidez, pero todo lo que él hace me parece bien". Rosalía Iglesias, la esposa de Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular, se ha presentado ante el tribunal de Gürtel como una mujer que no hace preguntas, ni quiere saber, ni conoce la fortuna oculta en Suiza, parte de la cual sería de su propiedad.

Al ser preguntada por su abogada sobre qué hacía ella cuando Bárcenas le daba a firmar documentos, Iglesias ha asegurado que todo lo que su marido hace le parece bien. "Yo... no quiero explicar, pero en fin, yo no soy tonta, pero si mi marido me dice... y desde luego no pongo jamás en cuestión, ni lo he puesto, documentos que requieran mi firma; él gestiona una cartera de valores mía y doy por hecho que son compraventa de acciones", ha respondido.

También desconocía la existencia de la caja paralela del PP que ha tildado de " contabilidad extracontable" -tal y como la definió su marido- antes de admitir que se enteró "a lo largo del procedimiento" del juicio de Gúrtel de que existía esta

Rosalía Iglesias desconocía cuándo estaba dentro de un banco suizo: "Entrábamos por el garaje, subíamos a los despachos" y a ella la sentaban en una sala de espera. Luego no preguntaba

Rosalía Iglesias era secretaria en la sede central del Partido Popular cuando conoció a Luis Bárcenas, en 1983. Y ha utilizado la misma expresión que él para definir esta caja paralela que mantenía su marido y Álvaro Lapuerta, el anterior tesorero.

Tras más de 30 años de convivencia, ella ha justificado su ignorancia de los negocios de Bárcenas porque nunca han hablado "de temas de trabajo. Tenemos una vida personal plena y hablamos de otras cosas. No es que no me interese, es que no es un tipo de conversación que tengamos nosotros".

La esposa de Bárcenas ha asegurado que desconocía la existencia de una cuenta en Suiza atribuida a ella por la investigación -con más de 177.000 euros-, así como todo conocimiento de los movimientos de dinero del extesorero.

Ni siquiera sabía cuándo entraba en un banco suizo

Por no saber, Rosalía Iglesias hasta ha dejado caer que desconocía cuándo entraban en un banco suizo, en Zurich:

"Yo entraba en un edificio, mi marido me decía que tenía una reunión. Entrábamos por el garaje, subíamos a los despachos, nos sentábamos en una sala de espera hasta que le llamaban. Yo me quedaba allí hasta que mi marido terminaba y nos íbamos".

En esas salitas de espera es donde ella, Rosalía Iglesias, aguardaba a que Luis Bárcenas terminara con sus negocios. Allí es donde le ofrecían "un café o una coca-cola", según dijo el extesorero. A la salida, no hablaban de nada de lo que había acontecido, según su versión salpicada de expresiones como "nunca", "jamás" y "ninguno". 

A preguntas de su abogada, Marta Jiménez, también ha negado haber tenido invitado en su casa a Francisco Correa, líder de las empresas de la trama Gúrtel, aunque ha reconocido que asistió a cenas en grupo en los lugares de veraneo donde coincidían. Ambos mantenían una "relación profesional".

-¿Sabe quién pagaba los viajes?”, le ha preguntado su abogada
- “Pues hombre, mi marido”, ha respondido.

Iglesias ha dicho que no conocía la agencia de viajes Pasadena, propiedad de Correa, que pagaba los viajes del PP y de sus altos cargos y de la cual la pareja disfrutó supuestamente de viajes gratis. Nunca fue a la agencia a sacar un billete. Aquí también se ocupaba Bárcenas, que es más aficionado a los viajes que ella: "los pocos viajes que he hecho sola, me sacaba los billetes mi marido”.

Rosalía Iglesias ha declarado una semana después del inicio de la declaración del extesorero del PP Luis Bárcenas en el juicio de la trama Gürtel 

La esposa de Bárcenas se ha acogido ante el tribunal a su derecho a no ser interrogada por la fiscal Anticorrupción Concepción Sabadell, quien le ha leído las preguntas que tenía para el interrogatorio para que queden registradas.

Iglesias sólo ha respondido a las preguntas de su defensa.

El presidente del tribunal ha impedido a la defensora de Iglesias que le pregunte sobre otros testimonios de otros procesados relativos a Correa y a sus negocios.

Iglesias se enfrenta a una petición fiscal de 24 años y 1 mes de cárcel como supuesta autora y cooperadora en los delitos de su marido.

Se la acusa de ser titular de una cuenta en Suiza y de tratar de justificar con un documento falsificado un ingreso de 560.000 euros en su cuenta de Caja Madrid en 2006 como ganancias procedentes de la compra venta de cuadros.

Durante la declaración de Bárcenas en el juicio, el extesorero quiso dejar a su mujer del conocimiento de dicha cuenta en Suiza: 

"A mi mujer no le interesan estos temas: no le interesan, no le han interesado nunca y siguen sin interesarle", afirmó después de asegurar que con ella no hablaba de trabajo ni de negocios; se limitaba a "llevar la casa".

Es más, Bárcenas mantuvo durante los tres días que duró su interrogatorio que él "hacía un churro" en el espacio de la firma de su mujer de sus declaraciones a Hacienda. Y ella accedía a firmar todos los documentos que le presentaba por la "confianza" propia que existe en un matrimonio.

Cambio de estrategia de Bárcenas

Luis Bárcenas reconoció en el año 2013 ante el juez de instrucción, Pablo Ruz, la existencia de la caja B y de los pagos de los empresarios. Sin embargo, su versión ha virado a la contabilidad extracontable al tiempo que ha cambiado su estrategia procesal hasta el punto de haber retirado su acusación contra el PP por el borrado de sus ordenadores.

El ex gerente y ex tesorero del PP afronta una petición de 42 años de cárcel y 88,8 millones de euros de multa en esta primera pieza del caso Gúrtel que se enjuicia en la Audiencia Nacional y que se centra en los negocios de las empresas de Francisco Correa entre 1999 y 2003.

Más noticias en Política y Sociedad