Público
Público

La emergencia del coronavirus De no tener oposición a estar en la cuerda floja: así ha perdido apoyos el Gobierno en el Congreso con el estado de alarma

En la votación de la primera prórroga del estado de alarma, el 25 de marzo, la medida del Gobierno fue respaldada con más de 320 votos a favor y ninguno en contra. Si el PP abandona el 'sí', el estado de alarma habría perdido casi la mitad de sus apoyos en poco más de un mes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante su comparecencia este miércoles en el Congreso de los Diputados. EFE
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una comparecencia en el Congreso / EFE

El 25 de marzo el Gobierno solicitó por primera vez la prórroga del estado de alarma decretado el 14 de ese mismo mes para hacer frente a la emergencia sanitaria de la covid-19. La votación en el Congreso no dio lugar a dudas: una amplísima mayoría consideraba necesario prorrogar esta situación excepcional, por lo que la petición del Ejecutivo obtuvo 321 votos a favor (de 350 diputados) y ningún voto en contra.

Poco más de un mes después de esa primera prueba, el estado de alarma decretado por Pedro Sánchez va camino de perder casi la mitad de sus apoyos iniciales. Desde principios de abril, varias formaciones han incrementado su rechazo a las medidas y a la estrategia del Ejecutivo en la lucha contra el coronavirus, una situación que se ha traducido en una mayor debilidad parlamentaria del PSOE y de Unidas Podemos.

Sin embargo, el apoyo del PP, segunda fuerza en la Cámara Baja, garantizaba la viabilidad del estado de alarma, sostenida por los dos partidos más grandes de la Cámara, ya que solo entre los de Sánchez y los de Pablo Casado suman 209 diputados. El anuncio de los conservadores de este lunes sobre la posibilidad de que puedan abandonar el 'sí' en la próxima votación acerca el decreto hacia la cuerda floja y deja muchas incertidumbres sobre la fortaleza real del Gobierno en el Congreso en un momento crítico.

Un cambio de posición del PP supone de facto una sangría notable en los apoyos al estado de alarma, pero lo realmente importante es a dónde van a parar los votos de los 87 diputados de Casado. Para ser autorizada, la prórroga precisa de una mayoría simple (más votos a favor que en contra), por lo que las abstenciones, aunque son importantes para marcar posiciones críticas, solo son determinantes en la medida en que resten votos al 'sí' o al 'no'.

En este caso, el Grupo Popular se ha posicionado a favor de la prórroga en las tres votaciones celebradas, y un cambio de posición hacia la abstención debilitaría la fuerza parlamentaria del Gobierno en este sentido, pero no pondría en peligro el estado de alarma. En cambio, si los de Casado se sumaran al 'no', el Ejecutivo se vería obligado a conservar casi todos los apoyos restantes, y nuevos movimientos en los partidos más pequeños que hasta ahora estaban en el 'sí' podrían acabar tumbando el estado de alarma en nuevas votaciones.

Hasta ahora, la pérdida de apoyos del Ejecutivo ha sido gradual. El 25 de marzo, la primera votación se saldó con 321 votos a favor (PSOE, PP, Vox, Unidas Podemos, Más País, Compromís, BNG, Ciudadanos, PNV, Navarra Suma, Coalición Canaria, PRC, Teruel Existe, Nueva Canarias, Foro Asturias) y 28 abstenciones (ERC, JxCat, Bildu, CUP). Esto se traduce en que casi un 92% de los diputados de la Cámara Baja respaldaron de forma explícita la prórroga.

El 9 de abril tuvo lugar una segunda votación, donde la unanimidad de la primera prórroga se rompió con un doble riesgo para el Ejecutivo: el estado de alarma no solo perdía apoyos, si no que lo hacía a medida que el 'no' ganaba fuerza. El resultado de esa votación fue de 270 votos a favor (PSOE, PP, Unidas Podemos, Más País, Compromís, BNG, Ciudadanos, PNV, Navarra Suma, Coalición Canaria, PRC, Nueva Canarias, Foro Asturias, Teruel Existe), 54 votos en contra (Vox y la Cup) y 25 abstenciones (ERC, JxCat, Bildu).

En ese momento respaldaban la prórroga de forma explícita más de un 77% de los diputados, mientras que más de un 15% estaban en contra. La última votación se celebró el 22 de abril, hace apenas dos semanas y, aunque en esta ocasión Sánchez no perdió apoyos, las filas del 'no' se reforzaron con los 8 diputados de JxCat, que se sumaron a los de Vox y la Cup. Con 269 votos a favor, 60 en contra y 16 abstenciones, el Congreso autorizó extender el estado de alarma hasta el 9 de mayo.

En ese momento, el apoyo a la prórroga cayó por debajo del 77%, mientras que los votos en contra ya superaban el 17%. Con todo, la ventaja continuaba siendo muy holgada. La próxima votación se celebrará este miércoles, y los de Casado ya han anunciado que "en los términos en que la conocemos no podemos apoyar la prórroga al estado de alarma".

Aunque no ha especificado cuál será su posición final, en principio no se espera un voto en contra del PP en la sesión del miércoles. En este caso, si los votos del Grupo Popular se situasen en la abstención, la votación se saldaría con 173 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, Cs, PNV, Más País, Coalición Canaria, Compromís, BNG,  PRC, Nueva Canarias, Teruel Existe), 77 en contra ((Vox, ERC, que ha anunciado este lunes su 'no', JxCat y la CUP) y 100 abstenciones (PP, Bildu, Navarra Suma, Foro Asturias).

La prórroga del estado de alarma estaría respaldada por menos del 50% de los diputados del Congreso. Hace poco más de un mes, este apoyo superaba el 90%. Formaciones como Ciudadanos también han dejado en el aire cuál será el sentido de su voto el próximo miércoles.

Más noticias de Política y Sociedad