Público
Público

Juicio al procés Nueva bronca de Marchena a las defensas: "Si declaro impertinente una pregunta no me pueden decir que estoy errando"

Es el segundo enfado del magistrado presidente de la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo con el letrado Jordi Pina en apenas una semana. El abogado de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull sostuvo que Marchena estaba "errando" cuando le interrumpió para rechazar la procedencia de sus preguntas al penúltimo testigo de la jornada. 

Publicidad
Media: 3
Votos: 3

La presidencia del tribunal que juzga en el Supremo a los dirigentes del procés: Andrés Martínez Arrieta, Manuel Marchena y Juan Ramón Berdugo. EFE/J.J.Guillén

Nuevo rapapolvo de Manuel Marchena a las defensas del juicio a los líderes del procés. El magistrado presidente de la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo ha abroncado por segunda vez en menos de una semana al letrado Jordi Pina, a cargo de las defensas de Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull.

Casi al final de la sesión de tarde de este jueves, el abogado replicó a Marchena que estaba "errando", cuando el magistrado le interrumpió para rechazar la procedencia de sus preguntas al penúltimo testigo de la jornada. "Cuando declaro la impertinencia de una pregunta, usted no me puede decir que estoy errando", cortaba el presidente de la Sala. "No vamos a invertir ni un minuto más en investigar un hecho que escapa a la competencia del tribunal", apostillaba.

Al inicio de la causa las defensas reconocían la elegancia del magistrado;  transcurridos dos meses, se les antoja evidente que Marchena está perdiendo la paciencia

En concreto, Marchena había afeado a Pina que insistiera en sus preguntas al testigo, un policía nacional, a cuenta del infarto que sufrió un hombre "de avanzada edad" en uno de los colegios electorales de Lleida, durante la jornada del referéndum soberanista del 1 de Octubre de 2017. El testigo, al mando de la intervención en ese centro, fue quien primero practicó técnicas de reanimación al hombre que sufrió el desvanecimiento. "Llevamos ya 10 minutos intentando explicar cómo ocurrió ese incidente". "El tribunal lo lamenta", decía Marchena, recordando que no era su "objeto" dilucidar cómo llegó a producirse este episodio, y que estos hechos están siendo investigados en otra causa.  

"Creo que su señoría está errando", fue el comentario de Pina. "¿Que estoy qué?". "Errando", respondía el letrado, para verse cortado por el "No, no, no no" del presidente de la Sala.

De hecho, si al comienzo del juicio todas las partes, incluso las defensas, reconocían la elegancia del magistrado en todas sus intervenciones, transcurridos dos meses de juicio se les antoja evidente que Marchena cada vez manifiesta tener menos paciencia. 

De hecho, se da la circunstancia de que sólo unos minutos antes, esta vez ante preguntas del abogado Benet Salellas, del equipo legal de Jordi Cuixart, Marchena ya había soltado un rapapolvo. El letrado preguntó a otro testigo si la Policía Nacional intervino en un colegio de Girona por ser el centro al que acudían las hijas del expresident de la Generalitat Carles Puigdemont, entonces aún president.  "Es una pregunta de pura conjetura y usted lo sabe", zanjaba.

Más noticias en Política y Sociedad