Público
Público

La oposición arremete contra el "perjuicio" a las políticas de igualdad en Andalucía por los acuerdos de PP, Cs y Vox

El presidente, Juanma Moreno, afirma: "La violencia contra la mujer debe terminar, tiene que terminar, y va a terminar".

Protesta en Sevilla durante la huelga feminista. / RAÚL BOCANEGRA
Protesta en Sevilla durante la huelga feminista. Imagen de archivo. –RAÚL BOCANEGRA.

La llegada de Vox, un partido que ha negado la existencia de la violencia machista, al Parlamento de Andalucía y el poder y la influencia que ha adquirido en la política andaluza, gracias a sus acuerdos con el PP, primero, y con Ciudadanos, después, formaciones que gobiernan en la Comunidad, ha llevado a un retroceso en el debate público sobre el feminismo y la igualdad en Andalucía.

La llegada al poder de Juanma Moreno, el primer presidente no socialista de la Junta de Andalucía, de la mano de Vox, vino acompañado de una manifestación feminista, contra la que la derecha lleva tiempo cargando, y que ayer tuvo un remedo: centenares de mujeres, convocadas por Feminismos Diversos rodearon de forma simbólica el Parlamento de Andalucía, el lugar de donde "salen las leyes".

Los pactos presupuestarios entre los tres partidos de la derecha se han saldado con la introducción en todos ellos de alguna cláusula antifeminista del gusto de Vox que, tanto PP como Ciudadanos le han concedido.

Este año, la aprobación del presupuesto vino acompañada de un acuerdo para llevar a cabo una auditoría de las políticas feministas.

El anterior se pactó un innecesario teléfono de violencia intrafamiliar, que defiende como si fuera propio la mismísima consejera de Igualdad, Rocío Ruiz, (Ciudadanos).

Incluso, el mismo presidente, Juanma Moreno (PP), se ha llegado a deslizar por la pendiente del desprecio al tejido feminista en un debate parlamentario con el portavoz de Vox, Alejandro Hernández, lo que provocó las quejas del Consejo Andaluz de Participación de la Mujer, un órgano mixto de la Junta en el que participan representantes de las asociaciones feministas.

Al inicio de la legislatura, el tejido asociativo que se ocupa de las mujeres sufrió además un severo recorte de proyectos debido a la Intervención de la Junta, que eliminó la financiación a más de 200 proyectos que habían superado una primera criba. El desconcierto en el tejido feminista fue morrocotudo.

Carmen Marchena, portavoz de Mujeres Supervivientes dijo este lunes a Europa Press a las puertas del Parlamento que desde la llegada de Vox a la Cámara había "recortes económicos": "Muchas entidades se han visto desprotegidas al contar con menos recursos para luchar por la igualdad y combatir la violencia de género".

El Gobierno de Moreno tiene cinco consejeras de once sin contar al presidente y es por tanto, en su formalidad, paritario. Pero los cargos más relevantes del Ejecutivo, su núcleo duro, y las portavoces de los tres partidos, PP, Cs y Vox, están ocupados por hombres. El vicepresidente es Juan Marín, y el consejero de la presidencia, Elías Bendodo, –los viceconsejeros de ambos, poderes fácticos en la administración, en la gestión del día a día, también–. El consejero de Hacienda es Juan Bravo, y el de Economía, Rogelio Velasco. En manos de mujeres han quedado Empleo, Cultura, Agricultura, Igualdad y Fomento. Y los portavoces parlamentarios de Vox PP y Ciudadanos, los encargados de desarrollar los acuerdos en la Cámara, son respectivamente Alejandro Hernández, José Antonio Nieto y Sergio Romero.

Cómodo con Vox

Moreno mantuvo, sin embargo, este lunes una posición institucional en la entrega de los premios Meridiana, que cada año entrega la Junta de Andalucía. En algunos campos, como el de la igualdad, existe una contradicción evidente entre lo que el presidente pregona cuando le toca y las políticas que ejecuta su Gobierno y, sobre todo, la cancha que le da a Vox, la falta de combate de sus postulados.

Así, Moreno, aunque habló de "feminismo inclusivo", dijo también que "hay que combatir el machismo todos los días del año de manera directa y contundente" y ha manifestado que es "insoportable" la lacra de la violencia de género, que, a su juicio, "nos destroza como sociedad", además de "causar dolor y repugnancia", lo que le ha llevado a subrayar que "la violencia contra la mujer debe terminar, tiene que terminar, y va a terminar".

"No existen más diferencias entre las mujeres y los hombres, por el hecho de serlo, que el prejuicio, la ignorancia y la insensibilidad", siendo éstas "las claves del machismo, que tenemos que combatir todo el año", si bien ha argumentado que "hoy es el mejor día para que todos los andaluces proclamemos que, efectivamente, queremos ser y somos una sociedad de personas justas, libres e iguales", agregó Moreno. Ese "es el gran objetivo, como sociedad plena, que tenemos que alcanzar, y que es nuestro deber, tanto moral, como social y personal, contribuir tanto como sea posible a avanzar en ese objetivo, todos y cada uno de nosotros", remachó, recoge Europa Press.

La oposición arremetió contra Moreno. La secretaria general del PSOE de Andalucía, Susana Díaz, apeló a la unidad "de todos", de hombres y mujeres, para "luchar por una sociedad que merezca la pena, con las mismas oportunidades y libertades", frente a "los pasos atrás, como los que se han dado en estos dos años con el gobierno de las derechas y reclamó a la Junta "que no deje caer al Consejo Andaluz de Participación de la Mujer, que retome las ayudas a las asociaciones de mujeres, que no ceda en el chantaje del veto parental y que no blanquee la violencia de género".

Los socialistas han presentado una Proposición No de Ley, que se debatirá en el Parlamento, en la que persiguen que al presidente Moreno deje de presidir el Consejo. "Sé que algunos querrían silenciarnos, pero no nos vamos a callar porque esta igualdad la estamos consiguiendo juntos y defendemos esa igualdad en que la creemos y queremos que las sociedad que dejemos a nuestros hijos sea manifiestamente mejor, donde la igualdad sea real", incidió Díaz.

Por su parte, la dirigente de IU Andalucía y portavoz del grupo parlamentario Adelante Andalucía (Unidas Podemos por Andalucía) en la Comisión de Igualdad, Ana Naranjo, afeó a Moreno la "falta de voluntad política para poner en marcha medidas que fomenten la igualdad y que estén convenientemente financiadas". "Está muy cómodo en ese pacto entre PP, Cs y Vox que ha supuesto un perjuicio objetivo para la igualdad entre hombres y mujeres", agregó la diputada.

En un comunicado, Naranjo agregó: "Las mujeres tenemos más motivos que nunca para defender la igualdad en Andalucía, ya que se están juntando las décadas de políticas neoliberales que han recortado el sistema público y que nos perjudican mayoritariamente a las mujeres, con el pacto en Andalucía de PP, C’s y Vox que ha permitido que el discurso del odio, la xenofobia, el racismo y la desigualdad se haya colado en las instituciones y las decisiones del Gobierno andaluz".

Naranjo señaló algunas medidas como la retirada de ayudas del Instituto Andaluz de la Mujer, retrasos injustificados de las ayudas al alquiler para víctimas de violencia de género y el cierre durante meses de más de 100 comedores escolares en toda Andalucía.

Más noticias de Política y Sociedad