Público
Público

Pablo Casado El silencio de Casado frente a la corrupción y su acercamiento a Vox lastran a un PP que ganaba terreno

La realidad política y mediática se ha dado de bruces esta semana con el triunfalismo de Pablo Casado, que ha tenido que hacer frente a dos problemáticas que acechan al PP desde hace años: la corrupción y su relación con la extrema derecha.

El presidente nacional del PP, Pablo Casado (c), saluda a un ciudadano durante su visita a Ceuta con motivo de la crisis migratoria que sufre la autonomía ceutí a raíz de la entrada de más de 10.000 personas producida los días 17 y 18 de mayo
El presidente nacional del PP, Pablo Casado (c), saluda a un ciudadano durante su visita a Ceuta con motivo de la crisis migratoria que sufre la autonomía ceutí a raíz de la entrada de más de 10.000 personas producida los días 17 y 18 de mayo. Reduan Dris / EFE

La realidad política, judicial y mediática se ha dado de bruces esta semana con el triunfalismo de Pablo Casado. El líder del Partido Popular se creció con las encuestas que sitúan a su formación a la cabeza por primera vez desde que llegó a la presidencia de la formación conservadora y ya reclamaba el fin de la legislatura. La arrolladora victoria de la madrileña Isabel Díaz Ayuso el pasado 4 de mayo impulsó a un Casado que perdió dos elecciones generales frente a Pedro Sánchez en 2019 y que hace apenas cuatro meses firmaba su peor resultado en Catalunya con tres escaños. 

Pero ahora el popular debe lidiar con dos problemas internos que acechan desde hace años al PP: la corrupción que le llevó a anunciar su marcha de la sede de Génova; y la relación con Vox, su principal competidor en la derecha, con el que coincidirá en la manifestación de Colón en protesta contra los indultos que previsiblemente concederá el Gobierno a los líderes del procés. En el equipo de dirección de Casado temen que estas cuestiones lastren su crecimiento.

Los conservadores quieren presentarse como un partido "con sentido de Estado" pero que sabe aprender de los "errores del pasado" y está "completamente renovado". Por eso hay voces preocupadas con el acercamiento de Casado a Vox después de escenificar una ruptura en octubre de 2020 y también con las posibles repercusiones que pueda tener el caso Kitchen, que investiga a varios exdirigentes de peso del PP.

Cospedal, la mujer que hizo posible la victoria de Casado 

Casado guarda silencio acerca de imputación de la exsecretaria general de su partido, María Dolores de Cospedal, en la causa que investiga el espionaje ilegal al extesorero del PP Luis Bárcenas durante el Gobierno de Mariano Rajoy. Un silencio que ha mantenido este jueves en Melilla en un acto pese a las preguntas de la prensa mientras simpatizantes del PP increpaban a las periodistas que las formulaban. Lejos de censurar esa actitud, el presidente del Partido Popular ha dicho que estaba "bastante de acuerdo con esos señores".

Hasta en dos ocasiones ha evitado dar explicaciones sobre la exministra de Defensa en el Ejecutivo de Rajoy y según recoge TVE han prohibido a otro periodista plantear una tercera cuestión sobre este asunto. Casado se la limitado a contestar que hace cuatro meses —tras la debacle catalana— ya dijo "que no iba a hablar de cuestiones que no me corresponde valorar, que nada tiene que ver con mi responsabilidad como presidente del PP y mucho menos con las preocupaciones que ahora tienen los españoles".

Pero lo cierto es que Cospedal está completamente vinculada a Casado porque sin sus compromisarios el conservador no lideraría el PP. La exnúmero dos de Génova se presentó como sucesora de Rajoy en el Congreso que se celebró en julio de 2018 tras la moción de censura de Pedro Sánchez, pero no obtuvo los apoyos suficientes. Su eterna rivalidad con la exvicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, le hizo aliarse con Pablo Casado para desbancarla. 

El presidente popular se lo agradecía con estas palabras: "Gracias María Dolores por todo lo que has hecho por este partido, por ser una candidata ganadora en Castilla La-Mancha, por ser una ministra y una consejera excelente, por ser quién ha dado la cara en las peores circunstancias por el partido. Muchas gracias", le espetó frente a un auditorio que irrumpió en aplausos.

Sí se han manifestado de manera clara en favor de Cospedal otros cargos del PP como el portavoz nacional, José Luis Martínez Almeida, el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo y la presidenta del comité de derechos y garantías de la formación, Andrea Levy, entre otros nombres destacados. Todos ellos han apelado a su presunción de inocencia y Levy ha precisado que no le han abierto un expediente sancionador porque en la actualidad no ejerce un cargo público. Sin embargo, los estatutos del PP indican que se debe abrir expediente "en cualquier forma de corrupción en el ejercicio de un cargo público o representativo", y Cospedal era secretaria general en el momento de los hechos.

Cargos del PP discrepan de llevar la oposición a las calles

Tal y como contó recientemente Público, cargos de peso del PP, algunos de ellos integrados en el equipo de dirección de Casado, mostraron su reticencia a acudir a la manifestación de Colón para evitar coincidir con el líder de Vox, Santiago Abascal, y porque creían que no les beneficiaba en nada presentar de nuevo una derecha divida en tres. El propio líder conservador había admitido, en privado, su rechazo a participar, pero finalmente acabó aceptando. 

Se llegó a celebrar una reunión a la que asistieron varios nombres destacados en la que se deliberó sobre si los conservadores debían o no acudir a la cita el próximo 13 de junio. Una de esas voces señala a Público que la mayoría de ellos estaban de acuerdo en que debían quedarse fuera por los motivos anteriormente citados, pero cree que finalmente Casado acabó aceptando porque creyó "que el coste de no hacerlo sería mayor".

En ese sentido, varios apuntan a que el PP debe limitarse a hacer oposición al gobierno de Sánchez a través de la acción institucional, los medios de comunicación y la justicia. Creen que recurrir a las manifestaciones callejeras puede "tensionar" a la sociedad en un momento en el que no se prevé que haya convocatorias electorales a corto plazo.

 

Más noticias