Público
Público

Pacto Sanidad covid-19 Gobierno y PP rebajan el tono en la búsqueda de un gran pacto por la Sanidad

"Si fuéramos capaces de ponernos de acuerdo en las cuestiones más importantes, sería el mejor modo de contribuir a lo que necesitan los ciudadanos, que tienen una imagen tirando a lamentable de nosotros", ha dicho la exministra Ana Pastor.

Ana Pastor (PP), Meritxell Batet (PSOE) y Gloria Elizo (Unidas Podemos), miembros de la actual Mesa del Congreso. - Óscar J.Barroso - Europa Press
Ana Pastor (PP), Meritxell Batet (PSOE) y Gloria Elizo (Unidas Podemos), miembros de la actual Mesa del Congreso. - Óscar J.Barroso - Europa Press

marta monforte

Pablo Casado ha hecho una enmienda a las posiciones de los pasados meses y ahora defiende llegar a pactos con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, tras las presiones externas e internas, con la intención de demostrar que el PP es un "partido de Estado", diferenciándose así también de Vox. Pese a que el líder del PP votó en contra de las dos últimas prórrogas del estado de alarma, los populares han refrendado este jueves el decreto de la nueva normalidad y desde hace unas semanas el conservador ha hecho hincapié en la necesidad de un pacto en el ámbito sanitario, al que ha denominado 'Pacto Cajal'.

"No hay nada que me gustaría más después de 20 años en esta Cámara que hubiera un gran pacto por la Sanidad. No nos pondremos de acuerdo en algunas cosas, pero si fuéramos capaces de hacerlo en las más importantes, sería el mejor modo de contribuir a lo que necesitan los ciudadanos, que tienen una imagen tirando a lamentable de nosotros", han sido las palabras de la exministra Ana Pastor, diputada del PP, durante la exposición de las conclusiones del grupo de Trabajo de Sanidad y Salud Pública que ha tenido lugar este jueves.

"Venimos con voluntad de acuerdo y compromisos concretos, la ciudadanía nos está mirando. Nuestro grupo viene con ánimo de consenso para establecer pilares de fortalecimiento en el sistema de salud nacional y enmarcado en la defensa del estado autonómico", ha dicho, por su parte, la portavoz sanitaria del PSOE, Ana Pietro. "El consenso es fundamental porque lo exige la ciudadanía y debemos hacer un esfuerzo aquí para llegar a él", ha manifestado también la portavoz de Unidas Podemos, Rosa María Medel.

Tras la exposiciones, el texto base elegido para un acuerdo de todos los grupos ha sido el documento presentado conjuntamente por los partidos que forman la coalición de Gobierno, PSOE y Unidas Podemos. En una votación de tipo ponderada (extrapolando los votos de los miembros del grupo de trabajo a los que tendría en el Pleno de la Cámara), la propuesta de ambas formaciones ha obtenido 155 votos a favor y 107 abstenciones, frente a los 99 favorables y 167 abstenciones que ha obtenido el segundo texto más votado, el del PP.

El documento de Sanidad es el en el que hay más esperanzas puestas de sumar al PP, en una búsqueda de un gran pacto tras la llegada de la pandemia a España. Desde la puesta en marcha de la comisión en el PSOE han insistido en que cualquier acuerdo que no pase por los de Pablo Casado corre el riesgo de no ser estable, por lo que las conversaciones entre el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y la popular Ana Pastor han sido frecuentes. Este miércoles se reunieron los equipos de la presidencia y del PSOE con los del PP en el Congreso, donde se aplazaron a "seguir hablando en los próximos días".

Los compromisos del Gobierno: aumentar la inversión y reforzar la atención primaria

Uno de los compromisos del Ejecutivo es el de aumentar "la inversión pública en sanidad hasta alcanzar al menos la media europea en porcentaje del PIB estabilizado al final de la legislatura. Todo el incremento se destinará a sanidad pública de gestión directa", reza el documento. "El objetivo prioritario es acabar con la temporalidad estructural. Los profesionales sanitarios son un gran activo y hay que buscar fórmulas concretas para acabar con la temporalidad", ha explicado Prieto.

La apuesta por reforzar la atención primera ha sido también la principal reclamación de todos los grupos, y se encuentra recogida en el documento de PSOE-UP. "Se debe llevar a cabo una planificación a medio plazo sobre las necesidades de profesionales en atención primaria basadas en indicadores de la población (envejecimiento, ruralidad, vulnerabilidad social y económica, dispersión, etc.)".

"La atención primaria es la hermana pobre, que puede ser muy resolutiva pero no se le ha planteado el apoyo que necesita", ha inquirido Pastor. "Un cuarto de los recursos de sanidad deben ir a la atención primaria. Hay que dotarla de prestigio", ha señalado el diputado de Ciudadanos Guillermo Díaz.

En el documento presentado por el Ejecutivo también se propone una eliminación progresiva, pero total, del copago farmacéutico, que empezará por incrementar el número de colectivos exentos de la tasa, "en función de situación socioeconómica, discapacidad y otros criterios sanitarios" y el aumento, "con carácter general las plantillas de la sanidad pública hasta situarnos en la media de médicos/as y enfermeros/as por habitante de los países desarrollados".

El PP mantiene el doble discurso y critica la "errada gestión" del Gobierno

El documento presentado por el PP critica la falta de previsión del Gobierno de coalición, al que acusa de "minimizar las alertas internacionales" de la magnitud de la pandemia, siguiendo la línea argumental que ha mantenido el líder del PP hasta ahora. "Las autoridades españolas marcaron una estrategia nacional erróneamente basada en un escenario de muy pocos casos", señala el documento. "Las decisiones sobre la estrategia epidemiológica del Gobierno de España han sido, en demasiadas ocasiones, erráticas y dubitativas", prosigue.

Los populares señalan en dicho documento que "las consecuencias de esta errada gestión de la crisis han sido dramáticas" y critican que "la coordinación entre administraciones públicas tampoco funcionó adecuadamente durante la pandemia". Un reproche que se ha repetido durante la exposición final de los grupos parlamentarios por parte de formaciones como Ciudadanos o Esquerra Republicana. "Ha habido una mala coordinación y fallos de comunicación. También de gestión del mando único", ha expresado el diputado de ERC Francesc Xavier Eritjà.

También critican que la compra de material "llegó tarde y la centralización de la gestión de la compra fue una decisión carente de sentido" y que las administraciones "no tuvieron indicaciones claras a seguir y a la población se le lanzaron mensajes, como por ejemplo los referidos a la utilización de mascarillas, que fueron desmentidos con posterioridad a golpe de Real Decreto".

Aun así, en el apartado final, señalan que para que el Sistema Nacional de Salud "pueda seguir siendo uno de los mejores del mundo y uno de los pilares fundamentales de nuestro estado del bienestar, es necesario llevar a cabo reformas estructurales además de dotarlo con los recursos necesarios. Este debe ser un compromiso de todos que nadie debe eludir y por eso ahora más que nunca todas las fuerzas políticas deberíamos alcanzar un Pacto de Estado por la Sanidad", zanjan.

Más noticias de Política y Sociedad