Público
Público

Comisión para la Reconstrucción El Congreso elige el documento económico de PSOE y Podemos como base para un acuerdo pero critica su falta de concreción

El grupo de trabajo de reactivación económica de la comisión para la reconstrucción ha aprobado que el documento acordado entre los de Sánchez y los de Iglesias, que finalmente no incluyó un impuesto a las grandes fortunas, sea el texto base para un acuerdo entre todos los grupos. El PP manifiesta su voluntad de pactar, pero avisa de que habrá "líneas rojas".

Comisión para la Reconstrucción Congreso
Imagen de archivo de una reunión de la comisión para la reconstrucción / EFE

alexis romero

El grupo de reactivación económica de la comisión de reconstrucción del Congreso ha elegido este jueves el documento presentado por el PSOE y Unidas Podemos como el texto base para un acuerdo de todos los grupos. En una votación de tipo ponderada (extrapolando los votos de los miembros del grupo de trabajo a los que tendría en el Pleno de la Cámara), la propuesta ha obtenido 156 apoyos, frente a los 86 que ha obtenido el segundo texto más votado, el del PP.

Sin embargo, pese a que será el documento sobre el que se trabaje el acuerdo final en materia económica, el contenido del texto no ha logrado convencer a la mayor parte de los grupos, que consideran que es demasiado inconcreto, ambiguo y "obvio". El miércoles, los de Pedro Sánchez y los de Pablo Iglesias protagonizaron unas negociaciones de última hora que dieron lugar al documento presentado ante la comisión, que se registró apenas unos minutos antes de que el plazo determinado venciera.

El principal escollo que alejaba a los dos partidos del Gobierno de un acuerdo definitivo era la propuesta de Unidas Podemos de incluir entre las medidas un impuesto a las grandes fortunas como elemento necesario para recaudar los ingresos que harán falta de cara a la reconstrucción económica y social tras la emergencia sanitaria del coronavirus.

Ni la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, ni la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, veían con buenos ojos la creación de este impuesto, y finalmente terminó por caerse de las negociaciones y del documento en el que ambas formaciones desgranaban su política económica y fiscal para la reconstrucción.

Este jueves, ya en la comisión, algunos grupos han criticado la renuncia a esta tasa. "El esfuerzo fiscal lo tienen que hacer quienes más capacidad y posibilidades pueden aportar a la reconstrucción en nuestro país. No se habla de los mecanismos fiscales dirigidos a grandes fortunas o grandes empresas", ha lamentado la diputada de Más País Inés Sabanés.

Tampoco en Bildu ha gustado que en el documento que se preveía mayoritario no estuviera presente este impuesto: "Nos parece una decepción que no se haya incluido. Creemos que quienes más tienen más tienen que pagar. Toca que su patriotismo se transforme en liquidez económica. La crisis de 2008 es el ejemplo perfecto de lo que no hay que hacer", ha defendido el diputado de la formación vasca Oskar Matute.

Especialmente duro se ha mostrado en la comisión el diputado de ERC Joan Margall: "No sabíamos cómo actuaría Podemos, si tendríamos delante al Podemos de las plazas o al de perfil bajo; ha sido al del perfil bajo. El autodenominado Gobierno más progresista de la historia tira un impuesto a las grandes fortunas teniendo la necesidad que tenemos y teniendo una mayoría para aprobarla".

Podemos: Los hechos son importantes, también los acuerdos

Desde Unidas Podemos han defendido que uno de los objetivos de la Comisión para la Reconstrucción Económica y Social es el de lograr grandes acuerdos entre los grupos, y que han puesto el consenso como un eje prioritario en la elaboración del documento. "Esperamos que este documento sea una base para el acuerdo de todos los grupos. Los hechos son importantes, pero también los acuerdos", ha asegurado la diputada del grupo confederal Isabel Franco.

"Se trata de llegar a acuerdos, pero la reconstrucción económica no significa poner los mismos ladrillos que ya estaban, sino de hacer una economía, un sistema de cuidados y un país mejor, más fuerte. Y para eso vamos a necesitar el acuerdo de la mayoría de las fuerzas políticas. Este es el espíritu de este borrador, que sienta unas bases que vamos a seguir trabajando", ha precisado la parlamentaria.

Si las críticas a la retirada del impuesto a las grandes fortunas ha sido una dinámica recurrente entre los grupos de la izquierda, también se han producido críticas al documento que han sido comunes a todos los partidos presentes en la comisión, que han acusado una "falta de concreción" y precisión en el borrador defendido por el PSOE y Unidas Podemos.

El PP buscará el "mayor acuerdo posible" pero avisa de que no se puede "acordar por acordar" y de que mantendrá "líneas rojas" en las negociaciones

"El documento parece una proposición no de ley. Poco valiente, poco concreto", ha asegurado la portavoz de Coalición Canaria, Ana Oramas. "Me ha recordado un poco a la carta de los Reyes Magos. Hay muchas medidas que pueden ser positivas, pero el que mucho abarca, poco aprieta. Creemos que tenía que haber más concreción, porque ya venimos de suficientes pactos de Estado y planes generales, necesitamos concreción", ha añadido la diputada del PNV Idoia Sagastizabal.

Para el diputado de JxCat Ferrán Bel, "es un documento de cuarenta páginas de una sucesión de proposiciones no de ley, de diferentes aspectos de un programa electoral, todavía más genérico y con falta de concreción absoluta y alarmante. Hay que subsanarlo en el plazo de enmiendas. Está lleno de obviedades".

Uno de los objetivos a la hora de desarrollar el documento era el de tratar de atraer en el trámite de enmiendas al PP a un gran acuerdo en el Congreso. Tanto desde el PSOE como desde Unidas Podemos han defendido que el hecho de que el documento no sea exhaustivo responde a la necesidad de que todos los grupos puedan hacer aportaciones para alcanzar un mínimo consenso.

"El documento es el marco sobre el que trabajar, hemos puesto la música y ahora hay que concretar la letra. Acordemos lo máximo posible sobre los mayores temas posibles, pero que no sean temas puntuales los que no permitan el acuerdo", ha insistido el diputado del PSOE Pedro Casares, que ha defendido que el texto es más un "marco" que una relación de propuestas concretas.

El PP también ha querido mostrar su disponibilidad al acuerdo, pero ha advertido de que mantendrán "líneas rojas" en las negociaciones: "Estamos en disposición de llegar a acuerdos, pero el objetivo no es acordar por acordar. Habrá que buscar aquello que nos una, no acordar aquello que nos separa. El mejor acuerdo es el que se localiza en el centro de las posiciones políticas en las que estamos cada uno, pero hay líneas rojas sobre las que no vamos a poder pasar. Intentaremos el mayor acuerdo posible", ha avanzado la diputada del PP Elvira Rodríguez.

Más noticias de Política y Sociedad