Público
Público

Parlamento de Andalucía Susana Díaz afirma que "se equivocó" al permitir que gobernara el PP en 2016 y que Pedro Sánchez "acertó" al negarse

La secretaria general del PSOE de Andalucía le dice a Juanma Moreno (PP) que el PSOE se abstuvo "por generosidad con España":  "Queríamos que España tuviera un Gobierno y pensábamos que su partido, cuando le tocara a la inversa, pondría a España por delante de sus intereses. [Pero] nos habrían llevado a cuarta, quintas votaciones hasta que sumaran con la ultraderecha para alcanzar el Gobierno. España le preocupaba muy poco".

Susana Díaz, en el Parlamento de Andalucía. Europa Press
Susana Díaz, en el Parlamento de Andalucía. Europa Press

raúl bocanegra

Susana Díaz, secretaria general del PSOE de Andalucía, en medio del debate parlamentario de este martes por la tarde con el presidente Juanma Moreno (PP), quien había dedicado buena parte de su intervención a arremeter contra Pedro Sánchez, pronunció las siguientes palabras: "Yo me equivoqué y Pedro Sánchez acertó ¿Sabe por qué? Porque a la hora de la verdad...".

En ese momento, fue interrumpida por los gritos provenientes de la bancada del PP. La presidenta del Parlamento, Marta Bosquet (Ciudadanos) intervino para pedir silencio. Díaz ironizó: "Esta es la mesura, la moderación" que defiende el PP, que forma un gobierno que "chilla, insulta y ofende cuando escucha lo que no quiere oír", dijo. 

Luego, retomó el discurso y explicó lo que quería decir –destacar la incoherencia del PP, que acepta los votos del PSOE para gobernar, pero cuando la situación es al revés, no ayuda a la gobernabilidad–: "Yo me equivoqué y Pedro Sánchez acertó porque lo hicimos [abstenernos] por generosidad con España, queríamos que España tuviera un Gobierno y pensábamos que su partido, cuando le tocara a la inversa, pondría a España por delante de sus intereses. [Pero] nos habrían llevado a cuarta, quintas votaciones hasta que sumaran con la ultraderecha para alcanzar el Gobierno. España le preocupaba muy poco", le dijo Díaz a Moreno.

División interna

El PSOE se partió en dos en los meses de septiembre y octubre de 2016, cuando, con 85 diputados por 137 del PP, que entonces dirigía Mariano Rajoy, ante la perspectiva de unas terceras elecciones, la bronca interna sobre la conveniencia o no de la abstención para facilitar el arranque de la legislatura, desembocó en un comité federal –televisado prácticamente en directo– que acabó forzando la dimisión de Pedro Sánchez, el entonces secretario general.

Ese fue uno de los momentos más dolorosos para los militantes socialistas, de uno y otro bando, en la etapa moderna del partido y dejó secuelas que hoy aún perduran en las agrupaciones del PSOE. Díaz era la abanderada en aquel entonces de quienes creían que lo mejor para el partido y para el país era sacar a Sánchez –quien quería ir a un congreso federal a las puertas de las terceras generales– y facilitar con una abstención a cambio de nada el arranque de la legislatura. 

Hoy, Sánchez, mediante la formación de un Gobierno de coalición con Podemos y la firma de acuerdos con partidos regionalistas, nacionalistas e independentistas, como ERC, ha logrado evitar unas terceras elecciones.

El PP de Pablo Casado, con 88 por 120 del PSOE, no ha movido un dedo para evitar esos pactos y facilitar la gobernabilidad. 

Juanma Moreno le replicó a Díaz que estaba "irreconocible": "Ha perdido sus principios para rendirle pleitesía" a Sánchez, dijo.