Público
Público

Perpiñán, centro del universo político catalán por un día

La capital de la Catalunya Nord acoge este sábado el primer acto masivo del Consell per la República, con las intervenciones del expresidente Carles Puigdemont y los exconsejeros Toni Comín y Clara Ponsatí. Decenas de miles de personas asistirán a una cita en la que se reivindicará la estrategia del exilio de confrontación con el Estado español.

Manifestació independentista a Perpinyà coincidint amb la Diada de la Catalunya Nord del 2018. ACN
Manifestación independentista en Perpiñán, en una imagen de archivo. / ACN

El Parque de las Exposiciones de Perpiñán será el escenario del acto político más masivo que se haya celebrado nunca en la Catalunya Nord. El regreso a tierras catalanas -aunque administrativamente francesas- de Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí congregará a decenas de miles de personas en un evento que reivindicará la estrategia del exilio y de confrontación judicial con el Estado. Organizado por el Consell per la República (CxR), el acto llegará sólo tres días después del arranque de la mesa de diálogo entre los gobiernos catalán y español para abordar el conflicto político y parece difícil que en algún momento no sobrevuele el ambiente preelectoral que ya se vive en Catalunya.

Aunque los principales oradores serán los tres eurodiputados de Junts per Catalunya (JxCat), todas las fuentes consultadas aseguran que no se convertirá en un mitin de partido. Esto no significa, sin embargo, que no existan matices importantes a la hora de valorar la "transversalidad" del Consell, el organismo con sede en Waterloo (Bélgica) y que encabeza Puigdemont. Sí que hay un consenso absoluto en que habrá un desembarco masivo de catalanes del sur a la capital norte-catalana. Entre los asistentes confirmados está el presidente del Govern, Quim Torra. La ANC y Òmnium Cultural -que no forma parte del CxR- han contratado casi 600 autocares para este fin de semana y el sector turístico del Rosellón se frota las manos, con el cartel de completo colgado en buena parte de los establecimientos de Perpiñán, pero también de municipios como Cervera o Rivesaltes.

El acto arrancará formalmente a las 12.00 horas y tendrá las intervenciones en directo de un representante de la delegación de la Catalunya Nord del Consell per la República y los tres eurodiputados de JxCat, que pudieron acceder al cargo gracias a la sentencia del pasado diciembre del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre Oriol Junqueras. También se escucharán las voces de presos, exiliados y otros represaliados políticos a través de vídeos o cartas.

Comín: "Es una mala noticia para España que nos acercamos a sólo 25 kilómetros de la frontera, cuando había intentado neutralizarnos"

¿Pero cuáles son los grandes objetivos del evento? Los define el exconseller de Salud, Toni Comín: "Es un acto que servirá de confirmación de la estrategia del exilio y para celebrar nuestras victorias judiciales en Europa. Es una mala noticia para España que nos acercamos a sólo 25 kilómetros de la frontera, cuando había intentado neutralizarnos políticamente encarcelándonos o intentando que en el exilio quedáramos aislados, y resulta que estamos políticamente más vivos que nunca".

El también vicepresidente del Consell per República añade que la elección del escenario responde a la voluntad "de agradecer la función que está haciendo la Catalunya Nord como retaguardia del movimiento independentista y que ya se vio el 1 de octubre [fue donde se escondieron las urnas que se utilizarían en el referéndum]". Finalmente, en declaraciones a Público Comín destaca que la cita del sábado es una especie "de inicio del retorno definitivo a casa que algún día haremos como ciudadanos libres".

"Hacer visible la represión"

El representante de ERC en el Consell, Isaac Peraire, opina que el acto sobre todo debe servir "para hacer más visible la represión y que no podrán estar en él Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Raül Romeva, Carme Forcadell, ... Son tan relevantes los que estarán como los que no". Para el también vicesecretario general de Vertebración Territorial y Partido Abierto de la formación, Esquerra "siempre está, siempre ha estado y siempre estará a la hora de apoyar a las personas exiliadas y represaliadas y en denunciar la situación que sufren".

Peraire: "Son tan relevantes los que estarán como los que no"

Otro miembro del gobierno del CxR es Guillem Fuster, portavoz de Poble Lliure, una de las organizaciones que participa en la CUP, que, en cambio, como tal no forma parte del organismo del exilio. Para Fuster, el evento es importante porque "permite el retorno a tierras catalanas de un grupo de exiliados gracias a la victoria judicial europea", porque "supone el acto más importante del Consell desde su creación" y porque es un paso para "abrir una vía clara y contundente de confrontación con el Estado".

¿Un organismo transversal?

"El Consell per a la República no es un juguete de Puigdemont, es una herramienta de todo el espacio soberanista", asegura una fuente de la delegación de la Catalunya Nord del organismo, convencida de que la cita de Perpiñán "no se convertirá en un acto político de partido ". También lo ve así, la Asamblea Nacional Catalana (ANC), qué a través de su vicepresidente, Pep Cruanyes, comenta que se pretende "poner en evidencia la situación del exilio y lo que representa. Será transversal, porque la represión y el exilio lo son". La entidad independentista se ha implicado a fondo en la organización del evento, ya que más allá de la contratación de autocares también aportará voluntarios que formarán parte del servicio de orden.

El expresident catalán Carles Puigdemont (c) acompañado por los exconsejeros Clara Ponsatí y Toni Comín | EFE

Comín destaca que "el Consell siempre ha tenido la vocación de ser transversal. De hecho, es el organismo más transversal que hay hoy en el independentismo. Que intervengamos nosotros es porque se da la circunstancia de que somos los únicos componentes del exilio que podemos bajar a Perpiñán porque al ser eurodiputados tenemos inmunidad ". Peraire matiza la opinión del exconseller al afirmar que "hay espacios donde hay más voces que en el Consell per la República, esto es un hecho. Por ejemplo, no están ni Òmnium Cultural ni la CUP". Demòcrates o la ANC, en cambio, sí que forman parte del organismo presidido por Puigdemont.

Con todo, el dirigente de Esquerra recalca que no espera que el acto se transforme en una especie de mitin de partido. La formación de Oriol Junqueras contará con representantes en Perpiñán, si bien sus principales dirigentes no irán. "Desde el punto de vista de ERC necesitamos construir grandes consensos y todos los elementos que nos ayuden a generarlos serán bienvenidos. Si el acto de Perpiñán sirve para fortalecernos y ser más fuertes, será fantástico para ganar complicidades y tejer alianzas ", concluye Peraire.

Dudas sobre la mesa de diálogo

El inicio, tres días antes, de la mesa de diálogo entre gobiernos será uno de los elementos que marcará el acto de Perpiñán. Sobre este asunto, en un comunicado previo el CXR le reclamó al Ejecutivo de Pedro Sánchez que "detenga la represión, esté abierto a abordar el derecho a la autodeterminación del pueblo de Catalunya" y que acepte que los posibles acuerdos "sean validados internacionalmente por un mediador independiente". Para Guillem Fuster, "no es contradictorio" que el sábado se hable de "confrontación con el Estado" y, al mismo tiempo, se defienda la "necesidad de una negociación política". Ahora bien, el portavoz de Poble Lliure considera que la mesa no llega después de que el independentismo "haya provocado que el Estado ceda en alguno de los parámetros de resolución del conflicto".

Pep Cruanyes (ANC) también se muestra escéptico y opina que para que la negociación pueda avanzar el Estado "debe abandonar la represión política". "Aunque el nuevo Gobierno hable de desjudicialización de la política, esto debe traducirse en cambios de actitud en la Fiscalía, la Abogacía del Estado o fuerzas y cuerpos de seguridad que, de momento, no se han notado", añade.

Más allá de los discursos estrictamente políticos, el acto también se quiere utilizar para dar visibilidad "y proyección" al Consell per la República, en palabras de Toni Comín. Para Guillem Fuster, significará "la culminación de la primera fase de legitimación del CxR y la apertura de una segunda etapa. Llevamos meses trabajando en los consejos locales en el interior [de Catalunya] y ya hay unos 120 de activos, formado por tejido asociativo comprometido con la construcción de la República siguiendo el mandato del 1-O y está el trabajo de internacionalización que se ha llevado a cabo. A partir del sábado se trata de que la gente vea que el Consejo avanza [ahora tiene unos 90.000 adheridos] y que lo promocione como una herramienta válida de institucionalidad para la confrontación con el Estado".

Sea como sea, para decenas de miles de personas Perpiñán adquirirá un nuevo significado inequívocamente político a partir de este sábado. Habrá tiempo, sin embargo, para comprobar si este redescubrimiento del Norte contribuye también a hacer tejer nuevos puentes entre dos territorios que desde hace tiempo viven casi de espaldas.

Más noticias de Política y Sociedad