Público
Público

Los planes del secretario general del PSOE Sánchez planea adelantar el Congreso del PSOE en cuanto haya Presupuestos

Todo apunta a que el 40º Congreso Federal del partido podría celebrarse en otoño. El líder socialista busca reforzar aún más su liderazgo y hacer un partido completamente a su medida. Habrá una Ejecutiva más corta y con caras nuevas.

De izquierda a derecha, Oscar Puente, Cristina Narbona, Pedro Sánchez, Adriana Lastra, José Luis Abalos, José Luis Rodríguez Gómez de Celis y Carmen Calvo, durante el acto de clausura del Congreso Federal del PSOE. /EFE
De izquierda a derecha, Oscar Puente, Cristina Narbona, Pedro Sánchez, Adriana Lastra, José Luis Abalos, José Luis Rodríguez Gómez de Celis y Carmen Calvo, durante el acto de clausura del Congreso Federal del PSOE. /EFE

Desde que se superó la sesión de investidura, en las filas socialistas se empezó a hablar de adelantar el Congreso Federal. El próximo mes de junio se cumplirán tres años desde la celebración del 39º Congreso y, a partir de esta fecha, ya se puede celebrar el máximo cónclave socialista con carácter ordinario, lo que significa renovación de órganos y estatutos del partido.

Para muchos, la llegada al Gobierno de Pedro Sánchez conducía a un reforzamiento aún mayor de su liderazgo con un Congreso de alfombrar roja para el líder socialista que termina de pertrechar un PSOE completamente a su medida. De hecho, el debate se aceleró internamente cuando Pablo Iglesias también adelantó la Asamblea Ciudadana Estatal a marzo.

En principio, se barajó este mismo verano, pero ahora todas las fuentes consultadas, se cree demasiado precipitado esa convocatoria y apuntan al otoño como la fecha probable, siempre que finalmente Sánchez no cambie de opinión y se incline por adelantar el Congreso.

Uno de los motivos para que se mire al otoño es que el líder socialista quiere ir a este Congreso con la seguridad de que habrá una legislatura larga y de ello depende que salgan adelante los Presupuestos Generales del Estado. En unos meses se conocerá si habrá unas nuevas Cuentas del Estado y, en el caso de que salgan adelante, Sánchez sabe que la legislatura tendrá entonces un largo recorrido.

También influye en que se espere hasta después del verano el hecho de que este año habrá tres citas electorales (Galicia, País Vasco y, casi con toda probabilidad Catalunya), pero ninguna de ellas está todavía fijada.

Un PSOE sin fisuras

El objetivo del Congreso no es otro que reforzar el liderazgo de Sánchez y que cuente con un apoyo orgánico en el partido completamente fiel a la línea del Gobierno. No es que ahora Sánchez no lo tenga, pero el líder socialista está empeñado en una unidad interna sin fisura alguna.

Para ello, el líder socialista buscará una Ejecutiva más corta que la actual en cuanto al número de miembros y en la que sólo estarán gente de su absoluta confianza. Es previsible que haya caras nuevas, porque una de las deficiencias actuales del funcionamiento del partido es que los miembros más destacados de la Ejecutiva están en el Gobierno o en sus aledaños.

A día de hoy, todo indica que Sánchez irá a un Congreso de aclamación, que es lo que se busca, sin un candidato alternativo que se vislumbre. Esto supondrá que el dirigente socialista podrá estar una década al frente del partido -salvo los ocho meses tras su destitución en el Comité Federal de octubre de 2016- al que llegó tras ganar unas primaria en julio de 2014, cuando todo el mundo apostaba porque iba a tener un liderazgo breve.

Además, el adelanto del Congreso también significará el adelanto de los Congresos regionales, que siempre se celebran a continuación del federal. Aunque en la mayoría de las federaciones hay paz interna, sí podría tener especial importancia en el PSOE de Andalucía para aclarar definitivamente si Susana Díaz sigue al frente de los socialistas andaluces y volverá a ser la candidata a la Junta de Andalucía en 2022 o tendrá que competir con un candidato alternativo.