Público
Público

PNV y PSE rechazan una iniciativa parlamentaria que pedía el fin de la monarquía 

Elkarrekin Podemos-IU y EH Bildu alcanzaron un acuerdo en el que reclamaban además "transparencia" en torno a la huida del emérito. Nacionalistas y socialistas vascos, que gobiernan en coalición, votaron en contra de ese texto junto a PP y Vox. El partido de Urkullu acusa a la coalición abertzale de haber impedido que se pudiese votar por puntos.

Iñigo Urkullu
El lehendakari Iñigo Urkullu durante el pleno de este jueves. EFE/DAVID AGUILAR

El intento de conseguir una declaración oficial del Parlamento Vasco en torno a los escándalos de Juan Carlos I ha fracasado. El PNV, cuyos votos resultaban esenciales, se ha posicionado en contra de la moción acordada entre Elkarrekin Podemos-IU y EH Bildu en la que se planteaba abogar "por el fin de la monarquía en el Estado español" y se reclamaba "total transparencia sobre la huida del rey emérito". La formación de Iñigo Urkullu se ha posicionado en el "no" junto a sus socios del PSE. En ese mismo bloque han coincidido con PP-Ciudadanos y Vox.

El debate sobre la Casa Real y su futuro había llegado de la mano de Elkarrekin Podemos-IU, que en agosto pasado –pocos días después de que se conociera que el emérito se había marchado del país– formuló una Proposición No de Ley "relativa a los presuntos casos de corrupción que afectarían al anterior jefe del Estado Juan Carlos de Borbón y a la monarquía".

En ese texto, la coalición de izquierdas planteaba instar al Gobierno de España a "retirar el título de 'rey' y tratamiento de 'majestad' a Juan Carlos de Borbón". El documento presentado por el parlamentario comunista Jon Hernández rechazaba además "la operación de lavado de imagen de la Casa Real para intentar proteger a la monarquía, un sistema heredero del franquismo, antidemocrático y machista".

"Hasta el tipo de huida de Juan Carlos de Borbón es execrable", afirmó Hernández, quien se refirió también a las vulneraciones a las libertades civiles y políticas en Emiratos Árabes Unidos, refugio actual del emérito. "El debate entre monarquía y república está en la calle y en la sociedad", subrayó el parlamentario de izquierdas, que mostró su apoyo a las plataformas que trabajan a favor de una consulta popular sobre el modelo de estado. 

EH Bildu registró una enmienda, en la que apostaba por la "abdicación de Felipe VI". Llamaba además a abolir los títulos reales, así como a suprimir "todas las referencias y alusiones a la corrupta monarquía borbónica", entre otros aspectos. "Los y las jóvenes de hoy ya no quieren ser príncipes ni princesas", afirmó la parlamentaria abertzale Jasone Agirre, quien destacó que la monarquía es algo ya "caduco" y "casposo".

En su intervención, Agirre citó la información de Público sobre el artículo del presidente de la Fundación Francisco Franco, Juan Chicharro Ortega, quien ha recordado al rey Felipe VI que está "en el trono" gracias al dictador. 

En las horas previas al pleno, Elkarrekin Podemos-IU y EH Bildu alcanzaron un acuerdo para presentar finalmente un texto común, en el que además de reclamar el fin de la monarquía y pedir transparencia absoluta sobre la huida de Juan Carlos I, recordaba que el emérito "está siendo investigado por delitos de corrupción, evasión fiscal y blanqueo de capitales", por lo que instaba "al esclarecimiento de esos supuestos delitos a través de las vías judiciales".

Para sacar adelante esa iniciativa, los grupos proponentes necesitaban al menos la abstención de los 31 escaños del PNV. No en vano, durante los últimos días hubo contactos entre Elkarrekin Podemos-IU y el grupo nacionalista para tratar de llegar a un acuerdo, algo que finalmente resultó imposible. En el turno de las votaciones, la iniciativa solamente fue respaldada por los dos grupos de izquierdas, mientras que PNV, PSE, PP-Ciudadanos y Vox votaron en contra.

"No tenemos rey"

La posición del PNV fue defendida y explicada por su portavoz, Joseba Egibar, quien acusó a EH Bildu de haber impedido que se votara la moción por puntos, ya que los nacionalistas estaban dispuestos a apoyar la parte relacionada con la "transparencia" en torno a las acusaciones que pesan sobre el rey emérito. 

Egibar dijo, por un lado, que existe una "tendencia de españolizar" la actividad política del País Vasco. "Este no es el lugar para debatir sobre esto", afirmó. Seguido, reivindicó un "principio": "Los vascos y las vascas no tenemos rey. Los reyes de España no son nuestros reyes. Ni el rey ni la reina. Ni el padre ni el hijo. Ni antes, ni después".  

En esa línea defendió que el PNV ha votado en Madrid a favor de que "se constituya la comisión de investigación" sobre las actividades del rey emérito. "Lo que no conseguimos allí vamos a experimentar y lo traemos aquí, con la idea de que vamos a crear un cerco de presión al Gobierno de Sánchez", criticó Egibar. 

Por su parte, el parlamentario del PSE Txarli Prieto mostró su "sorpresa" ante esta iniciativa y criticó la "incoherencia" de Elkarrekin Podemos-IU por estar "sentada en el Consejo de Ministros" y, al mismo tiempo, llevar este asunto al Parlamento Vasco. "¿No le parece más coherente hacer allí esa propuesta?", preguntó. "Esta iniciativa ni tan siquiera tiene la categoría de ocurrencia", sostuvo.

"Odio y animadversión"

Mientras tanto, Carmelo Barrio, portavoz del PP, dijo que se trataba de "otra iniciativa improductiva, alejada de lo necesario, manipuladora y distorsionadora de la realidad". "Otro producto del odio, de la animadversión y de una visión rupturista de nuestra sociedad", continuó, al tiempo que planteó en todo caso "retirar el título de vicepresidente" a Pablo Iglesias.

En su discurso, Barrio recurrió a ETA para atacar a EH Bildu y a una supuesta "república bolivariana" o el "hostigamiento a los no republicanos" para criticar a Elkarrekin Podemos-IU. Por su parte, Amaia Martínez, parlamentaria del ultraderechista Vox, también habló de ETA en su intervención, marcada por una cerrada defensa de la monarquía y duros ataques a Iglesias, a quien llamó "hombre mesiánico". 

Símbolos religiosos

Asimismo, el pleno del Parlamento Vasco de este jueves ha rechazado una iniciativa de Elkarrekin Podemos-IU en la que se reclamaba que el juramento oficial del cargo de lehendakari sea despojado de cualquier mención a Dios. También planteaba que el Ejecutivo autonómico "adopte las disposiciones necesarias para que los actos públicos oficiales sean exclusivamente civiles, sin connotaciones religiosas", explicó la portavoz de la coalición de izquierdas, Miren Gorrotxategi, que también planteó que el Gobierno Vasco "adecúe sus protocolos" para evitar que los "representantes eclesiásticos de cualquier confesión" sean invitados a actos institucionales.

EH Bildu presentó una enmienda a la totalidad que fue defendida por la parlamentaria Eva Blanco y en la que se apostaba en su lugar por instar al Gobierno Vasco a elaborar "una normativa sobre las libertades de conciencia, pensamiento y expresión para garantizar la cohesión social y proteger los intereses y sensibilidades de toda la ciudadanía, con la participación de los agentes de dicho ámbito". "Desde la defensa de libertad de conciencia, reivindicamos el laicismo para nuestro país", dijo Blanco, quien afirmó además que la iniciativa de la formación morada no era "prioritaria" ante los retos que Euskadi tiene hoy "como sociedad".

En ese contexto, el intento de llegar a un acuerdo entre Elkarrekin Podemos-IU y EH Bildu en este asunto no prosperó. En el turno de la votación, la mayoría de la Cámara rechazó ambas iniciativas.

Más noticias de Política y Sociedad