Público
Público

PP Andalucía Rajoy precipita la carrera electoral en Andalucía para cerrar el paso a Cs

El presidente apremia al PP andaluz, con 170.000 afiliados, a exhibir músculo y “experiencia” frente al “oportunismo” de la formación naranja. El candidato de Arenas a la Alcaldía de Sevilla logra el aval implícito de Génova frente al aspirante de Zoido

Publicidad
Media: 1.75
Votos: 4

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su inetervención en la clausura del acto. EFE

El presidente del Gobierno ha activado este sábado en Sevilla la maquinaria electoral para las municipales de 2019, y lo ha hecho otorgando su apoyo implícito al candidato de Javier Arenas para la Alcaldía hispalense, el concejal Beltrán Pérez, a quien ha sentado a su derecha. Arenas es el gran hacedor del acto de hoy en Sevilla, una convención municipal de distritos que ha mutado en el primer gran mitin de campaña del PP en Andalucía.

Arenas es el soporte en Génova de la nueva dirección del PP de Sevilla, que le llama "padre", y hoy ha recibido al presidente del Gobierno con un partido movilizado y tensionado para convencer a Rajoy de que confíe el cartel electoral del Ayuntamiento de Sevilla a su candidato frente al de Juan Ignacio Zoido, olvidando que el hoy ministro de Interior fue el alcalde de Sevilla con una mayoría más abrumadora (20 concejales).

Rajoy ha desembarcado en Sevilla y se ha encontrado a un partido movilizado, envuelto en una atmósfera electoral como si los comicios fueran pasado mañana. Desde el minuto uno, el presidente del PP ha notado la ansiedad de los dirigentes andaluces por ganarse su bendición como cartel electoral: Beltrán Pérez aspira a ser confirmado como candidato a la Alcaldía de Sevilla; y Juanma Moreno, presidente del PP andaluz, que necesita toda la maquinaria del partido para repuntar en las encuestas frente al avance imparable de Ciudadanos. Moreno se lleva el aval explícito de Rajoy, pero con Pérez no ha querido pillarse los dedos, aunque los arenistas han recibido al aspirante a gritos de "alcalde, alcalde, alcalde".

Rajoy ha llegado escoltado por dos ministros andaluces, Juan Ignacio Zoido y Fátima Báñez, y junto al coordinador general del PP, Fernando Martínez Maíllo. Pero el verdadero hacedor del acto de hoy es Arenas, el hombre que lo controla todo en el PP de Sevilla, y que ha sentado a su izquierda a la presidenta de los populares sevillanos, Virginia Pérez, y a su derecha a Beltrán Pérez.

Estos dos jóvenes políticos arenistas doblaron el pulso al otro PP de Sevilla, el que hasta hace un año presidía Juan Bueno con el beneplácito de Zoido. Todas estas fisuras internas se han tapado para recibir a Rajoy "con un partido unido, fuerte y dinámico". Beltrán Pérez, que no cuenta con las simpatías de la dirección del PP andaluz para ser cartel electoral en las municipales de 2019, se ha autoproclamado candidato delante de Rajoy la plana mayor del partido. Los asistentes al acto le han gritado "alcalde, alcalde, alcalde", ante la cara impasible de Zoido y de Moreno.

Rajoy ha pedido a los suyos movilización absoluta durante un año y medio, hasta las urnas

El acto de hoy es una convención de distritos del PP de Sevilla (11 presidentes de distritos y 150 coordinadores de junta de barrios), una convocatoria menor de fin de semana que ha mutado en el primer gran acto de campaña electoral para las europeas, andaluzas y municipales de 2019. Así lo ha reconocido Rajoy que, al margen de la designación de candidatos, ha pedido a los suyos movilización absoluta durante un año y medio, hasta las urnas.

"Tenemos que dar la batalla barrio a barrio y casa a casa, este acto es un magnífico inicio formal de lo que tenemos que hacer en los próximos meses. Dependemos de vosotros y de nosotros, la batalla se da barrio a barrio, casa a casa y a todas las horas del día, todos los días de la semana", ha dicho un exultante Rajoy. Ni él ni el presidente del PP andaluz han mencionado por su nombre a la gran amenaza de Ciudadanos, pero el presidente sí se ha referido a la formación de Albert Rivera: "Hay que luchar contra los populistas y también hay que plantar cara a los oportunistas, que todo hay en la viña del Señor", ha dicho, arrancando aplausos del público.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d), junto al líder del PP andaluz, Juan Manuel Moreno (i), durante la clausura de un acto del PP de Sevilla. EFE

En realidad la convención de hoy es el segundo acto electoral que organizan los populares andaluces esta semana. Hace tres días, Moreno reunió a su equipo en el centro de la ciudad para lanzar su primera promesa electoral, a un año y medio de las autonómicas: la creación de 600.000 empleos netos cuando sea presidente de la Junta. "Lo que promete Juanma se puede hacer, claro que se puede hacer. Yo dije en la última campaña que se iban a crear medio millón de empleos", le replicó Rajoy, que hizo explícita su confianza en el líder del PP andaluz como candidato para las autonómicas (muchos lo han puesto en duda tras ver el retroceso que vaticinan las encuestas internas).

"Tenemos que estar preparados para las andaluzas, debemos elegir a los mejores candidatos. Para cumplir esta tarea, habéis convocado este acto y me parece magnífico", reiteró. Y ha remachado: "La única batalla perdida es la batalla que no se da. Os los dice uno que en esto tiene experiencia, ahora que hay tantos que llegan a esto sin experiencia", fue su último dardo a Rivera.

En Andalucía se dan circunstancias distintas al resto de España: aquí el PP se mantiene como la fuerza más votada en unas generales

El PP ha sido el primer partido en iniciar la campaña electoral, obviando todas las veces que Susana Díaz ha descartado un adelanto electoral. Rajoy ha venido a Sevilla porque necesita afianzar a su electorado ante el auge de Ciudadanos y en Andalucía se dan circunstancias distintas al resto de España: aquí el PP se mantiene como la fuerza más votada en unas generales, aporta 25 diputados populares al Congreso, tres más que el PSOE de Susana Díaz.

Además la formación naranja aquí, que sustenta al Ejecutivo andaluz, aún no ha despuntado en las encuestas como en otras partes de España, y su cabeza visible, el portavoz del grupo Juan Marín, no tiene el tirón mediático de Albert Rivera o Inés Arrimadas. El PP de Andalucía es una de las agrupaciones más potentes del partido, acredita 170.000 afiliados. Moreno ha negado hoy que su formación esté "desgastada" tras 35 años siendo alternativa frustrada de Gobierno, como le reprocha Ciudadanos, y ha asegurado que en el último año se han afiliado otras 5.937 personas.

Rajoy ha cerrado el acto prometiendo que en su agenda aún está la reforma del modelo de financiación autonómica, frente a las críticas de los barones territoriales del PSOE (y algunos del PP) que creen que el presidente del Gobierno ha enterrado esa promesa.

Más noticias en Política y Sociedad