Público
Público

El PP andaluz intenta reconciliarse con Vox y evitar el adelanto electoral

El Gobierno negocia con Vox la aprobación de la Ley del Suelo que la ultraderecha tumbó en plena crisis con Ceuta

El presidente de la Junta, Juanma Moreno (i), se reúne con el portavoz del grupo parlamentario de Vox , Manuel Gavira (d), antes de reunirse, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a 15 de junio de 2021, en el Palacio de San Telmo de Sevilla, Anda
El presidente de la Junta, Juanma Moreno (i), se reúne con el portavoz del grupo parlamentario de Vox , Manuel Gavira (d), antes de reunirse, con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a 15 de junio de 2021, en el Palacio de San Telmo de Sevilla, Andalucía, España. María José López / Europa Press

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, insistió este martes, a pesar de las cábalas políticas al respecto, tras la victoria de Juan Espadas en las primarias del PSOE, y de la presión de su socio, Vox, en que no quiere adelantar las elecciones en Andalucía y anunció que espera meter de nuevo en el Parlamento la Ley del Suelo, a más tardar este mes de julio, que la ultraderecha le tumbó hace unas semanas.

Esta ley es estratégica para el Gobierno andaluz por varios motivos. Por un lado porque le lanza un guiño a promotores y empresarios de la construcción, en un contexto de crisis generalizada, y, por otro, porque se ha convertido en un símbolo de las presiones de Vox para que PP y Ciudadanos cumplan todo lo firmado con ellos.

De este modo, además de resolver un problema con la patronal y sus aliados del mundo económico, con un pacto con Vox para esta norma, se abriría también una ventana para nuevos acuerdos, que, llegado el caso, podría dar también un nuevo presupuesto, para que Moreno pudiera, como quiere, según manifiesta, agotar la legislatura. Así, el PP y el Gobierno tratan de atraerse a Vox, de reconciliarse, y negocian con ellos "en primer lugar", según dijo el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo.

En realidad, lo de "en primer lugar", a la espera de saber qué tipo de oposición va a hacer Espadas, es un eufemismo. La única opción del Gobierno para aprobar esta norma, de inspiración aznariana, rechazada por organizaciones ecologistas, sindicatos y la oposición –para tumbarla, Vox votó a favor, al igual que el PSOE, de una enmienda a la totalidad de Unidas Podemos–, es la ultraderecha.

La presión xenófoba del partido de Santiago Abascal tras la crisis de Ceuta –la Junta acogió menores provenientes de la ciudad autónoma entre las admoniciones de Vox– se la llevó por delante.

"La Lista –así se conoce la Ley del Suelo– es una de las leyes más importantes que quiere aprobar este Gobierno en la primera legislatura del Gobierno del cambio", dijo Bendodo. "Si no es en la sesión plenaria de junio, será en las próximas semanas de julio" cuando entrará en el Parlamento, agregó, según recoge Europa Press. "Es una ley esperada y muy consensuada". "Vamos a poner toda la carne en el asador", remachó Bendodo.

El Gobierno quiere tramitarla por el procedimiento de urgencia, lo que llevaría, si hay acuerdo con Vox, a que pudiera aprobarse a más tardar en octubre, según fuentes parlamentarias.

El portavoz de Vox, Manuel Gavira, advirtió a Moreno que "difícilmente" va a poder encontrarles "como socios si lo que se tienden son puentes con el PSOE” tras la elección de Juan Espadas como candidato a la presidencia de la Junta, según recoge Europa Press.

Moreno aseguró que si no le fuerzan no habrá adelanto. Es decir, que si sigue contando con el apoyo ultra, la legislatura llegará a su término, tal y como ha venido afirmando la mano derecha de Moreno, el consejero de la Presidencia, Elías Bendodo, quien incluso ha llegado a dar la fecha de los comicios: el 27 de noviembre de 2022. "Yo soy contrario a cualquier proceso de adelanto electoral", dijo Moreno.

"No entiendo que a la izquierda y a la derecha, a ambos lados del Parlamento de Andalucía, me encuentro una actitud agresiva y de propiciar y poner palos en las ruedas para forzarme a un adelanto electoral. Creo que la izquierda y la derecha se equivocan porque no es el deseo de los ciudadanos y es tremendamente inoportuno", agregó Moreno, según recoge Europa Press. Moreno necesita los votos de Vox  para garantizarse la estabilidad.

Este es el contexto en el que el Gobierno negocia con la ultraderecha la Ley del Suelo. ​

Más noticias