Público
Público

El PP evita pronunciarse sobre su nueva condena judicial: "Ya hemos dicho lo que teníamos que decir"

El partido liderado por Pablo Casado mostró el pasado mes de febrero su intención de mudarse de la sede de Génova pero la condena por sus obras ha llegado antes

Sede nacional del Partido Popular en la madrileña calle Génova. E.P./Ricardo Rubio
Sede nacional del Partido Popular en la madrileña calle Génova. Ricardo Rubio / EUROPA PRESS

Pacto de silencio. Es la máxima del Partido Popular (PP) sobre los casos de corrupción que le afectan. El último, el conocido este jueves tras una sentencia de la Audiencia Nacional. "Sobre esa cuestión ya hemos dicho todo lo que teníamos que decir", han transmitido a este medio fuentes oficiales de la dirección nacional que lidera Pablo Casado

La intención de Casado durante su mandato al frente del PP ha sido tratar de desvincularse de cualquier pasado relacionado con la corrupción. Y esto, incluye la sede. "No debemos seguir en un edificio cuya reforma se está investigando esta misma semana en los tribunales", dijo en febrero de este año el líder de los populares. Anunciaba así la intención de cambiar la histórica sede de Génova, cuyas obras fueron pagadas, según la justicia, con dinero negro. 

Pero la sentencia judicial ha llegado antes que la mudanza. El partido no ha podido todavía efectuar la venta aunque sí ha dado pasos para hacerlo, encargando este mes de octubre a una consultora, Colliers, que se hiciera cargo del proceso. El número 13 de la céntrica calle de Génova, en Madrid, es la sede nacional del partido desde febrero de 1983. 

Casado también anunció aquel mes de febrero que no volvería a responder preguntas relacionadas con casos de corrupción "del pasado". "No podemos seguir pagando facturas de cuestiones que ni conocemos. Cualquier conducta no ejemplar no forma parte del patrimonio a defender del PP", destacó ante su dirección nacional. Además, achacó al extesorero Luis Bárcenas sus malos resultados electorales en comicios como los de Catalunya, evitando la autocrítica. 

El presidente del PP ha seguido firme en su estrategia de evitar casos de corrupción que él considera pasados. Por ejemplo, no se pronunció acerca de la situación de la exsecretaria general María Dolores de Cospedal en la Operación Kitchen pese a las preguntas de los periodistas en varias ocasiones. 

"Yo hace cuatro meses dije que no iba a volver a hablar de cuestiones que no me corresponde valorar, que nada tienen que ver con mi responsabilidad como presidente del PP y mucho menos tienen que ver con las preocupaciones que ahora tienen los españoles y la necesidad de soluciones que hoy hemos venido a aportar", dijo este verano en Ceuta al ser preguntado por Cospedal. La estrategia, al menos hoy, continúa. 

El PSOE exige responsabilidades

Por su parte, desde el PSOE han exigido "responsabilidades" y "explicaciones" al partido que lidera Pablo Casado. "No hablamos de un PP nuevo y otro anterior, estamos hablando del mismo PP anclado en la corrupción", ha dicho Héctor Gómez, portavoz de los socialistas en el Congreso. El dirigente del PSOE ha reclamado también que los populares expliquen qué medidas van a tomar tras esta nueva sentencia judicial.

Desde las filas de Podemos, la ministra de Derechos Sociales y secretaria general del partido, Ione Belarra, se ha referido esta cuestión en un mensaje en Twitter. "El PP pagó las obras de su sede con la caja B y hoy la Audiencia Nacional condena a Bárcenas y al propio partido por ello. Es la segunda vez que el PP es condenado por corrupción. Lo mejor para la democracia es que la ciudadanía los mantenga lo más lejos posible del Gobierno", ha escrito. 

Cs también se ha mostrado duro con los populares. El portavoz del partido naranja en el Congreso, Edmundo Bal, ha destacado en rueda de prensa que esta asunto, "no por esperado es menos escandaloso". "El PP debe asumir su responsabilidad y devolver el dinero a los españoles. Que haga una donación por el mismo importe de lo que costaron esas obras", ha añadido. 

Más noticias