Público
Público

Presupuestos Generalitat Govern y 'comuns' cierran un acuerdo sobre impuestos que debe permitir incrementar la recaudación en 543 millones anuales

El entendimiento es un paso importante de cara a la aprobación de los presupuestos de la Generalitat del año próximo. Entre otras medidas, el pacto implica rebajar el IRPF a las rentas más bajas y aumentar a las rentas de entre 90.000 y 175.000 euros, eliminar algunas bonificaciones del impuesto de Sucesiones y crear nuevos tributos verdes.

La reunin entre Comuns i Govern sobre los presupuestos. EUROPA PRESS

Paso adelante en las negociaciones del Govern y los comuns para aprobar los presupuestos de la Generalitat de 2020. Ambas partes han llegado a un acuerdo en el ámbito de los ingresos, es decir, sobre la fiscalidad, que según ha asegurado el vicepresidente de el Ejecutivo y consejero de Economía, Pere Aragonès, debe permitir incrementar la recaudación anual en casi 543 millones de euros. En caso de que las cuentas salgan adelante, sin embargo, el próximo año el incremento se limitará a 173 millones, para que no se devengará un ejercicio completo.

El vicepresidente ha destacado que "hemos impulsado una reforma fiscal para elevar los ingresos de la Generalitat, conseguir una fiscalidad más justa, impulsar un crecimiento sólido y luchar contra la emergencia climática". Según añadió, el acuerdo fiscal en basa en tres ideas: "Progresividad, fiscalidad verde y fiscalidad justa". En la práctica implica rebajar el IRPF a las rentas más bajas e incrementarlo a las más elevadas, eliminar algunas de las bonificaciones del impuesto de sucesiones, crear nuevos impuestos ambientales e incrementar la tasa turística, entre otros.

El acuerdo se ha presentado después de la reunión que esta misma mañana han mantenido el mismo Aragonès, la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, y los secretarios de sus departamentos -Albert Castellanos y Meritxell Massó-, por parte del Govern; y los diputados Jéssica Albiach, David Cid y Susanna Segovia, por parte de Catalunya en Común Podem. El vicepresident subrayó que aprobar los presupuestos es una "necesidad de país", después de que no salgan adelante desde el 2017 y que han conseguido acordar que "contribuya más quien más ingresa y los sectores económicos que generan más beneficios".

A nivel concreto, el acuerdo implica cambios en seis tributos. En el IRPF, se incrementa el mínimo exento de 5.550 a 6.105 euros para los contribuyentes que ingresen un máximo de 12.450 euros, una medida que según Aragonès beneficiará "más de 200.000 contribuyentes". Para compensarlo, se crean dos nuevos tramos que afectan a las rentas altas. En concreto, se mantiene la tributación del 21,5% del tramo autonómico para las personas que ingresen entre 53.000 y 90.000, pero las que ganen entre 90.000 y 120.000 pasarán a pagar el 23,5%, dos puntos más que ahora. Además, los que ingresen entre 120.000 y 175.000 tendrán que asumir un gravamen del 24,5%, mientras que a partir de los 175.000 se mantiene el tipo del 25,5%. Los incrementos afectan unas 50.000 personas. Ambas medidas tendrán básicamente un efecto de justicia fiscal, porque el incremento recaudación apenas se sitúa en unos 18 millones.

Más impacto tendrá la modificación del impuesto de Sucesiones, en el que básicamente se eliminan algunas de las bonificaciones actuales, por lo que la recaudación crecerá en unos 190 millones anuales. El cambio implicará que se reintroduzcan coeficientes multiplicadores para que paguen más los contribuyentes que reciban una herencia y ya dispongan de un patrimonio elevado, y además se rebajará la bonificación para los familiares que no sean cónyuges, que oscilará entre el 60% con 500.000 euros y el 0% a partir de los 3 millones.

El tercer gran cambio está vinculado a los impuestos ambientales, con la creación de un nuevo tributo sobre las instalaciones que impactan al medio ambiente. En concreto, grabará la producción, almacenamiento o transformación de la energía eléctrica, y el transporte de energía eléctrica, telefonía y telecomunicaciones por los elementos fijos instalados del suministro de electricidad o de las redes de comunicaciones. En total, la previsión es que suponga una recaudación de 145,1 millones. La otra pata en fiscalidad ambiental es la implementación del impuesto sobre emisiones de CO2 en los vehículos, que cuando esté plenamente activo debería aportar anualmente 155,5 millones.

Los otros tres cambios fiscales son modificaciones en el impuesto de transmisiones patrimoniales para hacerlo más progresivo; aumentar la tarifa e implementar un recargo específico de la tasa turística, lo que se traducirá en casi 21 millones anuales, y, finalmente, subir los tipos del impuesto sobre bebidas azucaradas.

Aragonés ha destacado que el acuerdo sobre ingresos implica un "primer paso que nos debe permitir cerrar el acuerdo sobre los gastos", y también ha querido hacer hincapié en que la capacidad de actuación en materia fiscal de la Generalitat se limita al 15 % de los ingresos, ya que sólo pueden actuar en los impuestos cedidos o propios. El 85% restante, según ha declarado, "depende de un sistema de financiación injusto y que se ha demostrado absolutamente insuficiente".