Público
Público

Programas electorales La derecha bajaría los impuestos a los ricos, la izquierda los subiría y el PSOE elude las reformas fiscales

PP, Ciudadanos y Vox prometen bajadas de impuestos que afectarían en su mayoría a las rentas altas. Podemos y Más País incorporan de diferentes formas subidas a los ricos, y el PSOE evita ahora grandes cambios fiscales.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 6

Los candidatos a la Presidencia del Gobierno en las elecciones del 10-N.

Los partidos de los bloques de la derecha y de la izquierda cada vez se encuentran en posiciones más antagónicas sobre el proyecto de país que proponen. La fiscalidad es uno de los puntos en lo que más se nota. PP, Ciudadanos y Vox prometen bajadas de impuestos que afectarían en su mayoría a las rentas más altas y no a las clases populares. Podemos y Más País incorporan de diferentes formas subidas a los ricos y a las grandes empresas. Mientras que el PSOE — que el 28-A se comprometió a una reforma fiscal — ahora evita grandes cambios en este sentido en su programa electoral. 

Las derechas: rebajas de impuestos a los ricos

El caso de Vox es el más claro en este punto porque sus propuestas afectarían positivamente a los ricos y negativamente a las rentas más humildes. La formación ultraderechista plantea una bajada del IRPF que obligaría a los mileuristas exentos a presentar la declaración de la renta y a pagar. Esto se haría subiendo del 20% al 22% el tipo lineal hasta los 60.000 euros anuales. Es decir, que todos los asalariados hasta esta renta pagarían lo mismo en el IRPF. La tributación sería del 30% para cualquier exceso de ese límite, sin fijar más tramos.

Los de Vox también prometen una reducción del tipo general del impuesto sobre Sociedades al 20% con una reducción del 5% en el caso de que los beneficios no se distribuyan y se mantengan en la empresa como reservas.

Casado dice que su reforma fiscal genera 16.000 millones de euros, pero no ha aportado medidas de ingresos para compensar la pérdida en la recaudación

El PP también promete una bajada masiva de impuestos, pero pocas medidas afectarían a las clases populares. Sobre el IRPF plantean una rebaja del tipo máximo "por debajo del 40%" (en la actualidad es del 45%). Una bajada de cinco puntos a lo largo de la legislatura, al igual que ocurriría con el impuesto de Sociedades que prometen bajarlo al 20%. 

Los conservadores mantienen su apuesta de la rebaja del Impuesto de Sociedades para bajar el tipo máximo del 20% y las supresiones de impuestos como los de sucesiones, donaciones y matrimonio. Estas medidas las confirmó el líder del PP, Pablo Casado, este martes en el Congreso de la Empresa Familiar. Los conservadores aún no han presentado su programa electoral, aunque la reforma fiscal ahora bautizada como 'Plan España' aseguran que es una calca de la propuesta de abril. Todo esto, asegura Casado, generarían 16.000 millones de euros, pero no se aportan las medidas ligadas a los ingresos que sería necesarias para compensar esta pérdida tan alta de recaudación.

Ciudadanos es más moderado, pero también haría rebajas. Aún no han presentado el programa electoral del 10-N, pero se prevé que no haya muchas diferencias al del 28-A y que se mantengan la bajada en el impuesto sobre la Renta de las familias y aboga por establecer un tipo marginal máximo en el IRPF del 44%.

El partido naranja también incluirá en su programa una de sus medidas estrellas: la supresión total del Impuesto de Sucesiones y Donaciones entre parientes directos y su reducción en el caso de transmisiones entre otros parientes, independientemente de las cantidades y propiedades que supongan. 

PSOE evita concretar parte de las reformas fiscales

El PSOE prometió el 28-A una reforma del IRPF, pero esta medida ahora ha desaparecido de su programa electoral al sostener que es una propuesta de Unidas Podemos y no de ellos. Así, abandonó la propuesta de subir el IRPF a las rentas más altas - una medida que no hubiera perjudicado a las clases medias - ya que en abril proponían una subida tan solo a los que cobran más de 140.000 euros al año. Ahora el programa se limita a defender una "mayor justicia fiscal" y una reforma de la fiscalidad sin concretar nada sobre las diferencias de rentas y los tramos. 

El PSOE no concreta la reforma y solo dice defender una "mayor justicia fiscal"

En declaraciones a los medios varios dirigentes como la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha dicho que se planteaban una subida del Impuesto de Sociedades hasta el 15% efectivo para las grandes compañías y el 18% para bancos y empresas de hidrocarburos; y la creación de las tasas Google y Tobin. Sin embargo, en su programa electoral publicado este miércoles no dan números ni datos. En el apartado de fiscalidad solo indican que su reforma permitiría superar "la anomalía de la escasa tributación de las grandes corporaciones, así como del sector financiero y de las grandes empresas tecnológicas, y la insuficiente e ineficaz fiscalidad ambiental (...) y permitirá reducir la carga fiscal de las pymes".

El PSOE no ha publicado su memoria económica - como el resto de partidos - pero aún sin conocer los números llama la atención la inversión que necesitan las medidas sociales que proponen y la falta de propuestas para recaudar y mantener los servicios públicos. 

Subidas de impuestos a los ricos: Podemos y Más País

Podemos quiere que se suban los impuestos del IRPF a las rentas más altas con una reforma tributaria progresiva. Se trataría de una subida las rentas por encima de 100.000 euros que contribuirían con un 47% y se ampliaría al 55% para las rentas superiores a 300 000 euros anuales. Al mismo tiempo, se reduciría el tipo del primer tramo no exento del IRPF —el tramo más bajo— al 18 %.

Además, sobre el Impuesto de Sociedades proponen establecer un tipo efectivo mínimo del 15 % sobre el rendimiento neto positivo para los grupos empresariales, que se ampliaría hasta el 20 % para las entidades financieras y empresas de hidrocarburos y reducirlo del 25% al 23% a las pymes. Sobre esto, también quieren reformar el régimen de exenciones para evitar que se utilicen paraísos fiscales solo permitiéndose en el caso de que se haya contribuido ese 15% efectivo en otro país.

Podemos propone una reforma progresiva del IRPG y un impuesto a las grandes fortunas

Los de Iglesias también recuperaron para su programa una de las propuestas que Pedro Sánchez se negó a firmar en el pacto presupuestario: el impuesto a la banca con un recargo del 10% en el Impuesto de Sociedades. 

Y proponen más nuevos impuestos. Uno sobre los beneficios de las grandes empresas por contaminar que consistiría en un tipo agravado en el Impuesto sobre Sociedades. Otro impuesto a las grandes fortunas con el fin de recaudar un un 1 % del PIB de patrimonios superiores a un millón de euros.

Mientras que Más País se compromete a establecer nuevos tramos adicionales en el IRPF para las rentas más altas, aunque no concretan sobre las cantidades que se establecerán estos tramos sí que apuntan desde el partido que se añadirían a partir de los 60.000. Sí ponen más importancia en la equiparación fiscal de las rentas de capital y trabajo para acabar con el "tratamiento fiscal privilegiado" que se de a las rentas de capital sobre trabajo desde la reforma de 2006.

Más País quiere subir las rentas de capital y ahorro de más de 50.000 euros y aplicar un nuevo impuesto a las grandes fortunas 

Esto consistiría en subir las rentas de capital y ahorro que superen lo 50.000 euros. La otra novedad del apartado fiscal es un nuevo impuesto a las fortunas particulares con más de 2,5 millones de euros con una tasa entre el 1,7 y el 2% sobre la riqueza individual, con carácter progresivo y a través del impuesto de patrimonio. Lo llaman "Impuesto a los ultrarricos" y se calcula que se obtengan con esto unos 10.000 millones anuales.

También especifican la revisión del régimen fiscal de las SOCIMIS sobre las que proponen establecer un tipo efectivo del 15% para "los beneficios no distribuidos por la entidad" quedando exentas las "rentas obtenidas de inmuebles arrendados a precios asequibles de alquiler regulados" y se establece el tipo efectivo del 15% para los beneficios no distribuidos de las SICAVS.

Sobre el impuesto de Sociedades proponen establecer un tipo efectivo mínimo del 15% sobre el beneficio contable de los grupos empresariales y disminuir el tipo nominal para las pequeñas empresas del 25% al 23. Además, aspiran a "recuperar el rescate bancario" y para ello proponen incrementar en 10 puntos el tipo impositivo de las entidades financieras en el impuesto de sociedades. Y sobre el Impuesto de Patrimonio subiendo al 3% a las 6.000 personas con más de seis millones de patrimonio.

Más noticias en Política y Sociedad