Público
Público

El PSM se va de la sede de Callao que abrió Tomás Gómez

Está negociando rescindir el contrato que tenía hasta 2019 y busca un local más modesto por las cercanías de Ferraz

Publicidad
Media: 1.25
Votos: 4

Tomás Gómez, en la entrada de la sede del PSM, en Callao / EFE

La decisión política está tomada, y ahora sólo falta solucionar los problemas logísticos. La Gestora del PSM, con el visto bueno de Ferraz, ha acordado irse de la suntuosa sede de Callao que abrió el ex secretario general del PSOE Tomás Gómez en 2009.

El motivo oficial es la delicada situación económica por la que atraviesa el partido madrileño, así como que se considera innecesaria y poco operativa la actual sede para las necesidades que tiene esta formación política.

Pero, detrás de este motivo, hay también un deseo de borrar cualquier vestigio de Gómez, que fue quien hizo de dicha sede la bandera de su liderazgo en Madrid —aún se recuerda aquel cartel gigantesco con su foto y la palabra "Invictus"—, en contra de muchas opiniones internas, que no veían la necesidad de tener una sede socialista en el centro de la ciudad y en el mismo Palacio de la Prensa.

El traslado se quiere hacer lo más pronto posible, pero hay varios problemas sin resolver. Gómez firmó un contrato por diez años de alquiler —actualmente se está pagando algo más de 15.000 euros mensuales— y se está negociando para rescindirlo.

El otro asunto es dónde irse. La que sería la sede natura del PSM en la calle Miguel Fleta de Madrid, está actualmente alquilada, y los socialistas madrileños quieren seguir cobrando dicho alquiler para paliar el estado de sus maltrechas arcas.

Por tanto, se está buscando un local bajo, como menos metros que la actual sede de Callao —donde hay dos plantas con casi 1.000 metros cuadrados— y mucho más económico. Incluso, se quiere que sea cerca de la actual sede federal.

Ferraz, que ahora es quien lleva las cuentas del PSM, está realizando estas gestiones, en coordinación con la gestora que se creó en Madrid. Parece que todas las gestiones están avanzando bien, y se calcula que el traslado podría empezar a realizarse en unas semanas.

En cuanto a la continuidad de la gestora, que tiene un mandato de seis meses aunque prorrogable, todavía no hay tomada una decisión sobre si se convocará un Congreso para elegir a los nuevos dirigentes del partido cuando pase dicho plazo, o se ampliará el mismo otros seis meses.

La decisión, a buen seguro, estará muy condicionada por el resultado que obtenga el PSM en las próximas elecciones del 24 de mayo. Hasta entonces, Ferraz no se va a pronunciar.

Más noticias en Política y Sociedad