Público
Público

El PSOE va a por Iglesias y personaliza en él la responsabilidad de que Rajoy siga en el Gobierno

Pedro Sánchez, César Luena o Isabel Rodríguez le señalan como “único responsable”, y dicen que no es lo que querían ni muchos dirigentes, ni la militancia de Podemos.

Publicidad
Media: 2.17
Votos: 6

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el secretario de Organización del partido, César Luena, tras las constitución formalmente hoy de la Diputación Permanente del Congreso de los Diputados. EFE/Zipi

MADRID.- Parafraseando a Serrat, entre el PSOE y Pablo Iglesias “hay algo personal”. Así, en los últimos días se ha intensificado una campaña de declaraciones de los máximos dirigentes socialistas en la que culpabilizan personalmente al líder de Podemos de que Mariano Rajoy siga hoy en el Gobierno y de que pueda haber nuevas elecciones. Pero excluyen de esta responsabilidad tanto a su partido como a sus dirigentes y militantes.

Primero fue el secretario de Organización del PSOE, César Luena, el pasado domingo, al afirmar que en España no esté ya en La Moncloa un presidente socialista tiene un culpable con nombres y apellidos, y citó a Pablo Manuel Iglesias, como se refiere siempre al secretario general de Podemos.

Pero Sánchez lo dejó más claro este miércoles, al afirmar que hoy podría existir en España un Gobierno progresista que recuperara la universalidad de la Sanidad Pública o los convenios colectivos. Y, añadió: “Pero todo depende de una persona, no de un partido, porque yo estoy convencido de que Podemos y, sobre todos sus votantes, lo que quieren es un Gobierno de cambio”.

Sánchez, insistió en que “el problema es que todo ello depende de una persona, que es el señor Iglesias” y, como lleva haciendo toda la semana, le pidió “humildad, generosidad y un último esfuerzo”.

No pasaron ni tres horas, y el PSOE salió en tromba con el mismo discurso centrado en Iglesias, lo que da a indicar que los argumentarios internos se distribuyeron con rapidez.

Así, Isabel Rodríguez, secretaria general del Grupo Socialista, indicó que le pide a Pablo Iglesias, “que se deje de obsesiones por los sillones y por las conspiraciones”, y le acusó de estar “pensando sólo en él mismo, en su futuro y los sillones que quiera ocupar”.

Parece que en esta recta final que no lleva a ningún sitio hasta la convocatoria de elecciones, el PSOE ha centrado su estrategia en deteriorar la figura de Iglesias y en hacer ver a la sociedad que, sin él, podría haber sido posible el llamado “Gobierno del cambio”.

Para el PSOE, sin la “cerrazón” y las “ocurrencias” de Iglesias se podría haber avanzado hacia el acuerdo, y le consideran el principal culpable de que no haya sido así.

Más allá de lo que esta campaña contra el líder de Podemos tenga de estrategia política de castigo a su imagen o de buscar la división interna en el 'partido morado', lo cierto es fuentes del equipo negociador creen que ha sido Iglesias el que ha boicoteado cualquier posibilidad de acuerdo.

En todo caso, todo apunta a que el PSOE ya está claramente en clave de precampaña, e Iglesias se ha convertido en un claro objetivo político, más allá de que sus relaciones con Pedro Sánchez y con parte del equipo negociador del PSOE estén bastante deterioradas.

A falta de 96 horas para que el jefe del Estado inicie la tercera ronda de consulta, lo que todo parece indicar es que un milagro de última hora para que hubiera Gobierno, ya sería mucho milagro.

Más noticias en Política y Sociedad