Público
Público

Igualdad real y efectiva de las personas trans El PSOE recula y dice ahora que se abstendrá en la tramitación de la 'ley trans' en el Congreso

Si mantiene su abstención durante el Pleno de este martes, que aún podría cambiar, la norma no sería admitida a trámite ante el previsible voto en contra de PP y Vox. Los socialistas, estando en contra del texto, querían en un principio que se cursara la iniciativa parlamentariamente y modificar el articulado.

11/05/2021.- El secretario general del Grupo Socialista en el Congreso, Rafael Simancas, y la vicesecretaria general del PSOE y portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Adriana Lastra, a su llegada a la Junta de Portavoces de la semana
El secretario general del PSOE en el Congreso, Rafael Simancas, y la portavoz del grupo en la Cámara Baja, Adriana Lastra, a su llegada a una Junta de Portavoces. J. Hellín / Europa Press

Tres horas después de que fuentes de la dirección del grupo socialista confirmaran a Público que el partido "facilitaría" la tramitación de la ley trans en el Congreso de los Diputados, estas fuentes han señalado ahora que el PSOE "se abstendrá". Con este posicionamiento, que todavía podría cambiar durante el Pleno de este martes, y el previsible rechazo del PP y Vox, la norma presentada por ERC, Junts, Más País, CUP, Compromís y Nueva Canarias (que en esencia es el mismo anteproyecto que maneja la ministra de Igualdad, Irene Montero, y que la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, tiene bloqueado en el seno del Ejecutivo) no sería admitida a trámite.

Pese a asegurar que el PSOE facilitaría la tramitación de la proposición de ley, estas fuentes no habían aclarado si votarían a favor o se abstendrían. Si bien, esta segunda opción no posibilitaría que la norma fuera admitida a trámite en el Pleno de este martes, ya que solo los diputados de la derecha y la ultraderecha suman 140 escaños frente a los 69 síes confirmados hasta ahora (hace falta mayoría simple).

Asimismo, desde la dirección del grupo habían insistido en que no comparten el contenido de la proposición de ley, por lo que tendría que ser enmendada a lo largo de su travesía en el Congreso. Ahora, el partido asevera que "se abstendrá", aunque este posicionamiento podría cambiar durante el debate de la norma en el Hemiciclo.

ERC, Junts, Más País, CUP, Compromís y Nueva Canarias (todos ellos socios del Ejecutivo, excepto Junts y la CUP) elevaron la presión al registrar la norma (muy similar a la trabajada desde el departamento que dirige Irene Montero) en la Cámara Baja y obligar al PSOE a pronunciarse mediante votación sobre esta cuestión tan reclamada por el colectivo, que hizo huelga de hambre a las puertas del Congreso y se ha manifestado este fin de semana para protestar por la actitud de los socialistas hacia la ley. Y es que, este partido defendía hasta hace solo dos años el derecho a la autodeterminación de género, el principal punto de discrepancia entre las fuerzas que sostienen el Gobierno.

Además de estos grupos, tanto Unidas Podemos como EH Bildu, que optaron por no firmar la proposición legislativa para seguir apostando por la vía del ministerio de Montero, avalarán previsiblemente la medida con sus votos. Por su parte, coincidiendo con el Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, el PNV ha confirmado que también votará a favor de la norma. Por ello, todas las miradas irán dirigidas al PSOE.

Igualdad espera un impulso en las negociaciones

Para Unidas Podemos y para el Ministerio de Igualdad la votación de este martes en el Congreso no solo es un paso más para avanzar en el reconocimiento de derechos a las personas trans a nivel legislativo, sino que es una prueba de fuego para el PSOE y sus posiciones, a poco más de un mes para la celebración del Día del Orgullo Gay.

Más allá del sentido del voto de los socialistas, en Igualdad estarán muy atentos al discurso que se escoja para defender su posicionamiento, teniendo en cuenta que las negociaciones de la ley trans que se quiere impulsar desde el Gobierno siguen estancadas. Precisamente que estas negociaciones permanezcan abiertas en el Ejecutivo funcionaría como una garantía de que, tras admitir a trámite la norma el Congreso este martes, el texto no se quede en un cajón y se impida su avance legislativo. Al contrario, las dos normas serían compatibles y, llegado el caso, podrían converger en el Congreso y refundirse en un solo texto.

Irene Montero dejó muy claro este lunes durante un acto en Valencia que "la ley que mañana se debate en el Congreso de los Diputados y Diputadas es la ley del Ministerio de Igualdad, con algunas mejoras, pero es la ley del Ministerio de Igualdad, y pueden imaginarse lo que me apetece que pase, que es que se tramite y que tengamos cuanto antes una legislación en España que blinde los derechos de las personas trans". En esta línea, advirtió de que "por una vía o por otra, vamos a utilizar todas las herramientas legislativas a nuestro alcance para que sus derechos sean ley en esta legislatura, que es el compromiso que hemos alcanzado como Gobierno, que yo he alcanzado como ministra de Igualdad, que el Parlamento ya asumió en el año 2019 y, sobre todo, que es de rigor porque la sociedad española tiene una deuda con las personas trans".

Más noticias