Público
Público

las relaciones en la izquierda en Andalucía El PSOE de Díaz arremete contra Podemos Andalucía después de su rechazo a que Iglesias gobierne en coalición con Sánchez

La portavoz del PSOE de Andalucía, Ángeles Férriz, insinúa que lo que persigue Podemos es "reventar" la posibilidad de un gobierno progresista, mientras que el partido morado afirma que su objetivo es ser alternativa a PP y PSOE y no entrar en  Gobiernos con ellos

Publicidad
Media: 3.63
Votos: 8

Ángeles Férriz, portavoz del PSOE de Andalucía.

Las relaciones entre el PSOE de Andalucía y Podemos en Andalucía, desde su irrupción en el Parlamento en las autonómicas de 2015 han sido por momentos inexistentes, por momentos tensas, siempre desconfiadas, jamás cordiales. En aquel momento, el PSOE de Susana Díaz sumaba una mayoría hacia su derecha, con Ciudadanos, otra formación que se estrenó en aquellos comicios, y otra hacia su izquierda, con Podemos. Podía, por tanto, elegir. Después de más de dos meses de negociaciones complejas y tirantes de los socialistas con ambos partidos, Ciudadanos se avino a apoyar una investidura de Díaz. Y la expresidenta de la Junta firmó así un acuerdo con la formación de Albert Rivera que le permitió gobernar,  hasta que se pegó el batacazo en los comicios de diciembre pasado, durante tres años largos.

Las razones de que Podemos y PSOE no se pudieran  entender entonces, en 2015, difieren según a quién se pregunte. Mientras en las filas socialistas sostienen que no les quedó más remedio, para dotar de estabilidad a Andalucía, que pactar con Ciudadanos porque Podemos no quería ni en pintura un pacto de ninguna clase con los socialistas; en Podemos -hoy Adelante Andalucía, tras coaligarse con IU y otros partidos andalucistas- se argumenta por el contrario que ellos finalmente hubieran buscado alguna manera de hacer presidenta a Díaz, pero que era la propia Díaz la que no quería cerrar con ellos ningún acuerdo, como ya había demostrado expulsando del Gobierno a IU.

Las de 2015 fueron en efecto unas elecciones que se celebraron después de que Díaz rompiese el Gobierno de coalición con IU que se había formado en 2012. A Díaz no le había gustado que la dirección, coordinada por Antonio Maíllo, hoy portavoz de Adelante Andalucía en la Cámara, pudiese convocar un referéndum entre sus militantes para dejar el Ejecutivo si no se aprobaban cuatro leyes pactadas entre los dos socios. Como telón de fondo de esta ruptura, estaba la marejada que existía en IU de qué hacer ante la irrupción de Podemos, que en aquellas elecciones de 2015 sacó 15 escaños por los 5 de IU.

Las relaciones entre ambas formaciones quedaron además tocadas por la mala sintonía entre sus jefas de filas, Susana Díaz y Teresa Rodríguez. La tensión quedó sellada en una reunión en San Telmo, sede de la presidencia de la Junta, al poco de conocerse -lo hicieron durante aquellas negociaciones- de la que Rodríguez salió “estupefacta”, según el vocablo que ella misma eligió, después de que la expresidenta le hubiera echado una bronca en toda regla. Sonados fueron los enfrentamientos dialécticos entre ambas en todas las sesiones de control de la legislatura pasada.

Ahora, con el PSOE fuera del Gobierno, muchos analistas y diputados creían forzosamente que las relaciones entre ambos partidos iban a mejorar. Y, ciertamente, lo han hecho. Ya no son las relaciones entre un partido de oposición y otro de Gobierno, pero a pesar de la amenaza de Vox, a la que ambos combaten, no son lo estrechas que podrían llegar a ser. La única manera -si se mantienen los mismos partidos que hay hoy en el arco parlamentario andaluz y las mismas dinámicas: todo podría cambiar si en Madrid Sánchez y Rivera se entendieran tras las municipales- que tiene la izquierda de recuperar el Gobierno de Andalucía es algún tipo de entendimiento próximo entre el PSOE y Adelante Andalucía.

Tras más de tres meses en la oposición pervive cierta tirantez y desconfianza. Adelante Andalucía y PSOE oscilan así entre cierta sintonía en la labor de oposición a un gobierno de derechas sostenido por la ultraderecha, y las puyas de Adelante Andalucía a la gestión de los socialistas en la Junta. Los portavoces de la coalición de izquierdas no quieren que los andaluces se olviden de los tres presupuestos -con bajada de impuestos incluida- que aprobaron conjuntamente PSOE y Ciudadanos en Andalucía ni tampoco de la abstención de la gestora del PSOE, sobre la que Díaz tenía un claro ascendiente, en la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Y los socialistas quieren que Adelante se centre en criticar al nuevo Gobierno y en mirar hacia delante.

Reventar la negociación

En este contexto, después de la decisión del Consejo Ciudadano de Podemos en Andalucía, que prefiere, al contrario que Pablo Iglesias, la vía portuguesa -similar a la que usó Ciudadanos con Díaz- (llegar un acuerdo programático y apoyar al Gobierno de Pedro Sánchez desde fuera para pasar a la oposición, en lugar de hacer un Ejecutivo de coalición) la portavoz del PSOE, Ángeles Férriz, arremetió contra Adelante Andalucía en los siguientes términos: “Podemos Andalucía se ha caracterizado estos años”, según dijo, “por una actitud agresiva con el PSOE de Andalucía y una actitud permisiva con la derecha. Es la tónica que ha llevado en estos años y ya no nos sorprende”, según recoge Europa Press.

Férriz acusó a Podemos de querer, tras los resultados tan contundentes de las elecciones,"reventar" el diálogo con el PSOE. “Ya se pasó la anterior legislatura andaluza haciendo una pinza con la derecha contra el Gobierno socialista, una pinza que continúa en esta legislatura, blanqueando a la derecha, que hoy constituye el "pack" de PP, Ciudadanos y Vox”, manifestó Férriz, según recoge Europa Press.

Férriz remachó su argumento al expresar su “confianza en que en Podemos España impere el "sentido de estado" y su líder, Pablo Iglesias, facilite que un proyecto progresista pueda seguir desarrollándose en este país”.

En un tuit, Pdemos Andalucía replicó a Férriz: "El PSOE andaluz ha gobernado con Ciudadanos, les han entregado la política fiscal y le abrieron el gobierno a Rajoy... ¡pero la pinza es de Podemos! 😂😂😂 #Sinvergüenzas". 

Por la mañana, Pablo Pérez Ganfornina, secretario de Política de Podemos Andalucía, había manifestado: "Es una buena hoja de ruta beber de esa experiencia -la portuguesa-, que retrata al Gobierno de Sánchez desde fuera y nos otorga más capacidad de influir. Cuando el PSOE no esté dispuesto a hacer ciertas cosas la ciudadanía podrá ver que Podemos marca la diferencia”.

Entre los motivos esgrimidos para no entrar en el Gobierno, el secretaro de Política de Podemos en Andalucía expresó que Sánchez "ha dicho unas cosas en la oposición y ha hecho otras en el Gobierno" y que Podemos también sabe "lo que le pasa a la izquierda cuando entra en gobiernos socialistas”, según recoge Europa Press. Así, puso como ejemplo cuando IU cogobernó en Andalucía o el caso de Compromís en Valencia, a lo que añadió además la experiencia a nivel municipal.

"Cuando se entra en un gobierno con el PSOE se acaban gestionando sus recortes y miserias y es el PSOE quien consigue rentabilizar los éxitos del Gobierno", afirmó Pérez Ganfornina, quien defendió que Podemos nació como un proyecto para ser alternativa a PSOE y PP y no para entrar en gobiernos con estas formaciones.

Más noticias en Política y Sociedad