Público
Público

Elecciones Cataluña Podemos resiste en Cataluña pero no logra despegar en otras elecciones donde el marco territorial ahoga al ideológico

En Comú Podem saca 8 escaños, los mismos que obtuvo en 2017. La formación morada apostó su campaña a la defensa de las políticas progresistas y de la conformación de "un bloque histórico de izquierdas" por encima del conflicto territorial, pero los resultados electorales confirman la vigencia del marco instaurado en Cataluña desde prácticamente 2015.

14/02/2021.- La candidata de En Comú Podem, Jessica Albiach, acompañada entre otros por la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante su comparecencia ante los medios de comunicación para valorar los resultados en la elecciones catalanas celebradas hoy Do
La candidata de En Comú Podem, Jéssica Albiach, durante su comparecencia ante los medios de comunicación para valorar los resultados en la elecciones catalanas. Susanna Sáez / EFE

La emergencia económica, sanitaria y social provocada por la pandemia del coronavirus se presentaba como un elemento fundamental para cambiar las dinámicas electorales que se vienen dando en Cataluña desde prácticamente 2015, pero el 14F parece confirmar que el marco 'territorial' sigue todavía muy vigente. En Comú Podem ha sacado este domingo ocho escaños, los mismos que obtuvo en las últimas elecciones, en diciembre de 2017, y después de volver a apostar por una campaña centrada en las políticas progresistas y en defender la búsqueda de "un bloque histórico que una a las fuerzas de izquierdas".

Los resultados de los de Jéssica Albiach tienen varias lecturas a nivel estatal, en lo que se refiere al papel a desempeñar por el espacio que lidera Pablo Iglesias. En una comparativa con los comicios más recientes (Galicia y Euskadi) y con las tendencias electorales que arrojan las encuestas (donde Unidas Podemos se mantiene a la baja desde casi principios de 2020), En Comú Podem resiste.

En Euskadi Podemos perdió casi la mitad de sus escaños en las elecciones de julio del pasado año, mientras que en Galicia pasó de ser la segunda fuerza del Parlamento en 2016 (bajo la marca En Marea y con 14 escaños) a directamente no lograr entrar en 2020. Sin embargo, pese a que las tendencias arrojadas por los sondeos apuntaban a la baja, En Comú Podem mantiene los resultados que sacó el 21 de diciembre de 2017.

Esto supone un pequeño balón de oxígeno para el espacio confederal, si se tiene en cuenta que la debacle electoral en un fortín para Podemos como es Cataluña hubiera supuesto un antes y un después. Sin embargo, pese a resistir, los de Jéssica Albiach no han logrado despegar y, con la aritmética que dejan los comicios (con las fuerzas independentistas sumando una mayoría absoluta holgada), el "gobierno de izquierdas" en el que En Comú Podem sería la llave para que el PSC y ERC sumaran una mayoría absoluta parece más que alejado.

El objetivo de En Comú Podem en las elecciones era doble y pasaba por la conformación de un Gobierno de coalición progresista. Por un lado, se buscaba constituir un Ejecutivo que priorizara la política social frente a la estrategia territorial; por otro, se quería romper con la dinámica de los últimos gobiernos independentistas y dar un vuelco al escenario político catalán, monopolizado en este tiempo por el conflicto territorial, un marco del que solo se ha logrado salir, de forma coyuntural, tras la irrupción de la pandemia del coronavirus.

De hecho, la pandemia y sus graves consecuencias supusieron un refuerzo de contexto para las intenciones de un En Comú Podem que ha hecho de cuestiones como la batalla contra las privatizaciones en la sanidad catalana una auténtica bandera política. "La gente en Cataluña sabe la fortaleza de qué espacio político es necesaria para que pueda haber un Govern que haga políticas de izquierdas, que revierta las privatizaciones de la sanidad catalana y blinde la sanidad pública, que construya un escudo Social en Cataluña", defendió Albiach cuando arrancó la campaña, un discurso que ha mantenido hasta el último acto.

El Parlamento "más de izquierdas de la historia"

La defensa de los valores y de las políticas progresistas no es una novedad en las campañas que ha protagonizado el espacio confederal en los últimos años. Al contrario, los resultados electorales de este domingo vienen a confirmar que el escenario en el que el marco territorial (donde las formaciones independentistas y las autodenominadas constitucionalistas polarizan al electorado) no deja espacio al marco ideológico sigue estando muy vigente.

El primero en comprobarlo fue Xavier Domènech, candidato de los comunes en diciembre de 2017. Esas elecciones fueron forzadas por el Gobierno de Mariano Rajoy tras la declaración unilateral de independencia y la intervención de Cataluña a través del 155 de la Constitución. En esas elecciones, los de Domènech trataron de abrirse espacio electoral entre dos bloques radicalmente enfrentados a través de la defensa de los valores y políticas de izquierdas y su utilidad en Cataluña. Sin embargo, el resultado fue la pérdida de tres escaños y la constatación de que los sucesos que estallaron tras el 1-O acabaron por instalar un marco territorial muy polarizado en Cataluña.

Tras conocerse los resultados electorales, la candidata de En Comú Podem a la Presidencia de la Generalitat, Jéssica Albiach, ha insistido en que el gobierno de izquierdas entre el PSC y ERC es posible y ha anunciado que este mismo lunes hablará tanto con Salvador Illa como con Pere Aragonés. La candidata también ha destacado que este Parlament es "el más de izquierdas de la historia", si se suman los escaños de las formaciones progresistas (PSC, ERC, las CUP y En Comú Podem).

"Estas elecciones no iban de quién ganaba, sino de quién podía conformar una mayoría para gobernar. Muchos querían que desapareciéramos, pero hemos demostrado que somos fuertes. Es un primer paso y no nos conformamos, a partir aquí solo nos queda crecer y avanzar. Nos presentamos diciendo que queríamos un gobierno de izquierdas, y constatamos que hay una mayoría que quiere cambio. El gobierno de izquierdas es posible", ha defendido Albiach.

Más noticias