Público
Público

Rivera pasa al ataque ante el temor de que PP y Podemos polaricen la campaña

El líder de Ciudadanos endurece el tono contra Rajoy e Iglesias con respecto al 20-D con el fin de permanecer visible y asegurarse, al menos, el cuarto puesto.

Publicidad
Media: 1.60
Votos: 5

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su intervención en El Ágora de 'El Economista', un foro empresarial ante el que desgrana las líneas generales de su programa para las elecciones del 26J. EFE/Javier Lizón

MADRID.- Iglesias es un "chamán vendehumos" y comunista que quiere para España el modelo de Venezuela y Grecia; y Rajoy un conformista, inmovilista, permisivo con la corrupción y que se ha convertido en un "podemita populista". Esos son algunos de los últimos calificativos que Albert Rivera ha dedicado a sus rivales políticos. El líder de Ciudadanos ha cambiado de estrategia con respecto al 20-D y, lejos de poner la otra mejilla cuando recibe un golpe, ha decidido lanzar él los primeros puñetazos.

El partido naranja no logra salir del cuarto puesto en las encuestas previas al 26-J, que le ofrecen -la mayoría- un número de escaños igual o incluso menor del que ya poseen (40 diputados). Los propios dirigentes de la formación reconocen que ya ni siquiera sueñan con gobernar, sino con permanecer, al menos, con un puesto de cierta relevancia en la formación de Gobierno.

Por ese motivo, el de intentar arañar algún voto más -bien del electorado de la nueva política (donde competiría con Podemos), bien del de la derecha (donde haría lo propio con PP)-, o, al menos, permanecer con los 3,5 millones de papeletas que obtuvieron en las pasadas generales, C's ha hecho autocrítica y ha cambiado de estrategia.

Así, tras haber elaborado un informe postelectoral para corregir los "errores" cometidos en la anterior campaña, no sólo han cambiado a casi el 30% de sus cabezas de lista -también entre arduas polémicas por el 'dedazo' de Rivera que se ha impuesto sin primarias- , sino que Ciudadanos ha pasado al ataque ante el temor de que la "pinza" PP-Podemos polarice la campaña y les deje fuera de los titulares.

Ambas formaciones, conservadores y morados, son los más beneficiados de los últimos sondeos que, en cambio, parecen 'castigar' el pacto fallido entre PSOE y C's. Contra ello, los naranjas arremeten contra "los extremos" que, en palabras de Rivera, se definen como "el cambio a peor" -en el caso de los de Iglesias-, o el "conformismo" de decir que todo va bien mientras sigue existiendo paro, corrupción, desafío soberanista en Catalunya o problemas con Europa a causa del déficit, -en el caso del Ejecutivo en funciones-.

Ellos, en cambio, mantienen intacto su mensaje de ser "el cambio sensato" ("el cambio a mejor", lo llaman ahora) pero su estrategia se ha endurecido. Prueba de ello es el propio 'spot' electoral. Si el de diciembre presentaba una cara amable -y hasta cursi - de Rivera buscando un futuro mejor para su hija Daniela, el de junio tira de tópicos para insultar tanto a Rajoy como a Iglesias. Al primero, por "no haber hecho nada"; al segundo, por ser el 'vago' que, además, deja siempre los cafés sin pagar en el bar.

El debate de este domingo en Salvados también ha sido una muestra de ello. En el segundo cara a cara entre Iglesias y Rivera, ambos habían abandonado el 'buenrollismo' para intercambiarse acusaciones como "jugar con las vidas de los refugiados" o hasta ser benévolos con regímenes que vulneran los derechos humanos, entre otras cuestiones. Ambos justificaron sus nuevas posiciones aludiendo al "tono habitual del debate parlamentario", pero fue el presidente de C's el que reconoció abiertamente que "algo ha cambiado" en los últimos cuatro meses y que, por ello, esta campaña se presenta más bronca y ruda.

Atrás quedan las críticas al intercambio de insultos e 'y tú más' de PP y PSOE, que ahora parecen haberse convertido en un mantra habitual también de Ciudadanos. Aunque, a tenor de los últimos sondeos, no estén dando los resultados que esperaban. El 26-J lo comprobarán definitivamente.

Más noticias en Política y Sociedad