Público
Público

Rivera: "Rajoy no es nadie para contar con los escaños de Ciudadanos"

El presidente de C's advierte al PP de que no lo tendrán fácil para pactar tras el 26-J si no se regenera el partido: "No quiero formar parte de un Gobierno chantajeado por quienes amenazan con tirar de la manta"

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. - EFE

MADRID.- "Nosotros no somos quién para hacerle las primarias al PP, pero tampoco él es quién para contar con los escaños de Ciudadanos". Así ha respondido, en una entrevista en Espejo Público, Albert Rivera a Mariano Rajoy, que ayer opinó que no sería bueno "ni para España ni para el PP" que él se retirara de la primera línea de la política "sólo porque lo diga Rivera".

El presidente de C's le ha contestado, así, con una clara advertencia de cara al 27-J (un día después de las elecciones): no será fácil pactar un Gobierno de derechas, aunque los conservadores lo den casi por hecho. De hecho, Rivera ha vuelto a insistir en su 'no' al equipo actual de Gobierno: "Rajoy ha decidido que el PP no se regenera y nuestra condición es la regeneración política", zanjó. 

La guerra entre ambas formaciones comenzó desde que los naranjas firmaron el pacto con el PSOE para investir presidente a Pedro Sánchez. El PP comenzó la campaña entonces arrimando a Rivera a los socialistas y presentándolos como una coalición. Unos ataques que ahora han rebajado, conscientes de que podrían ser sus futuros aliados.

En Ciudadanos, en cambio, no dejan de recordar a los conservadores que no está todo hecho. E, incluso, agradecen los ataques del PP ("larga vida a Rafael Hernando", ha sentenciado hoy Rivera) ya que eso les permite recuperar su mensaje de centro y dejar de ser "la marca blanca" de la derecha.

En este contexto, todo apunta a que los naranjas harán campaña intentando seguir arañando votos del PP. "No quiero formar parte de un Gobierno chantajeado por quienes amenazan con tirar de la manta", siguió el líder de C's, que enumeró varios de los casos de corrupción en que están inmersos los conservadores: del aforamiento de Rita Barberá en la Diputación Permanente del Senado al alcalde de Granada, pasando por Bárcenas o el más reciente lío de Miguel Arias Cañete y la amnistía fiscal a su mujer. "No quiero que el futuro de España esté en manos de gente que nos chantajea con la corrupción de hace 20 años", insistió.

Además, acusó a Rajoy de no haber entendido la situación actual, en la que es necesario "el diálogo, las cesiones y los acuerdos". "Quien criminalice el diálogo no está preparado para estos tiempos", continuó, reprochando a Rajoy que para él pactar sea "echarse en los brazos de alguien". "Entonces Suárez se echó en brazos de Carrillo; Carrillo, de González; y González, de Fraga", ironizó mentando la época de la Transición con la que él siempre se ha identificado. "Ciudadanos no jugará al miedo y a los bandos, sino a los acuerdos y la visión de Estado", adelantó.

No obstante, no quiso responder sobre posibles futuros pactos de Gobierno tras las elecciones del 26 de junio y, haciendo gala de su habitual discurso ambiguo, tras haber atizado a Rajoy, espetó: "No voy a criminalizar a quien puede ser un compañero de viaje -dijo en referencia tanto a PP como a PSOE-, pero sí pediré regeneración". En este sentido, abogó de nuevo por la gran coalición de "constitucionalisstas" y dijo que su única línea roja será Podemos. "El populismo y el separatismo no llegará al Gobierno mientras esté Ciudadanos", resumió.

Y, aunque negó haber firmado un acuerdo de 'no agresión' con Sánchez, defendió su gestión en el caso Besteiro -que finalmente dimitió como líder del PSdeG- y apoyó a los socialistas en su ataque de ayer a Podemos: "el muro de Berlín cayó en el 89". "No hay nada más viejo que el comunismo y el comunismo no es la solución a una sociedad globalizada", opinó. Además, acusó a Pablo Iglesias de ser un "prepotente" que "los días pares insulta a los votantes socialistas y los impares les tiende la mano para dejarles entrar en su Gobierno. Ya no pide vicepresidencias, ya tiene Gobierno", ironizó.

En la misma línea, acusó a la formación de morada de haber tenido un único objetivo en los últimos meses: "dar el 'sorpasso' al PSOE en lugar de formar Gobierno". "Muchas de las cosas que pedía el 15-M estaban en el acuerdo PSOE-C's, pero a Iglesias le convenía más repetir las elecciones", aseguró.

Asimismo, culpó también al PP de haber hecho una "pinza" con Podemos y retomó su mensaje inicial, al asegurar que 'agradece' los ataques del PP: "Ojalá su campaña sea convertir a C's en su enemigo público número uno y a Podemos en su amigo", concluyó.

Más noticias en Política y Sociedad