Público
Público

Rivera y Casado coinciden en que Sánchez "debe mover ficha" pero el PP ratifica su 'no'

Los 'populares' no cambian su postura: votarán no a la investidura del presidente del Gobierno en funciones. "El PP mantiene su posición, marcada por la coherencia, la firmeza y el sentido de Estado", han subrayado desde la formación

Publicidad
Media: 4
Votos: 2

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, junto a su secretario de Comunicación, Fernando de Páramo (2i), entre otros, a su llegada a la reunión que ha mantenido con el líder del PP, Pablo Casado, esta tarde en el Congreso de los Diputados tras la propuesta del partido naranja de abstenerse para facilitar la investidura de Pedro Sánchez a cambio de una serie de condiciones. EFE/ Fernando Villar

Tras aproximadamente dos horas de reunión, Pablo Casado y Albert Rivera instan a Sánchez a "mover ficha", en palabras de Ciudadanos. Sin embargo, los 'populares' no cambian su postura: "El PP mantiene su posición, marcada por la coherencia, la firmeza y el sentido de Estado", han subrayado fuentes de la formación conservadora, por lo que se desprende que el voto de la formación será negativo.

Mientras los 'naranjas' destacan que el encuentro ha sido "positivo", en el PP son más cautos: "Ha sido un encuentro cordial, en consonancia con la buena relación que mantienen Pablo Casado y Albert Rivera desde hace años". Aun así, destacan que "hay coincidencia en las reclamaciones a Pedro Sánchez sobre política territorial, constitucional y económica, tal y como el PP viene exigiendo públicamente desde hace meses".

Cs, por su parte, mantiene sus tres condiciones -ruptura del pacto en Navarra, aplicación del 155 y revertir las políticas económicas del PSOE- y esperan el compromiso del presidente del Ejecutivo en funciones a la oferta realizada por su líder este mismo lunes: "Ciudadanos le pide a Sánchez que rectifique y se comprometa públicamente y por escrito con las tres condiciones de Estado, claves para el futuro de España, si de verdad quiere desbloquear la situación".

¿Crees que la gente que nos ha votado lo ha hecho para que gobierne Sánchez?

"Está de campaña electoral, evidentemente", destaca una fuente conservadora con larga trayectoria en el Congreso a este diario.  "Sánchez lo ha descartado en seguida, no hay nada que hacer", alegaban desde la dirección del PP poco después de que la reunión de Rivera y Casado comenzara. En Génova la propuesta no ha sentado bien. "Ha llamado al presidente 10 minutos antes de comparecer en la prensa", prostestaban. Rivera, con esta acción, toma la iniciativa sobre el PP, lo que ha molestado, visiblemente, a los 'populares'.

En las filas conservadoras, hay quien piensa que Rivera "queda bien ante la opinión pública" y que ven lógica la reacción del líder de Ciudadanos: "La presión estaba sobre él, no sobre nosotros, ha sido inteligente y nos ha adelantado", consideran. Añaden, además, que Sánchez no aprobará aplicar el 155 "cuando a Cs le convenga" ni el cambio de Gobierno en Navarra: "No le interesa".

El PSOE, tras conocer el contenido del comunicado conjunto de PP y Ciudadanos, se remitió a una nota informativa anterior en la que, en referencia a la propuesta de CIudadanos, contestaba que en base a las condiciones puestas no había “obstáculo real”para una abstención técnica que posibilitara poner en marcha le legislatura. Por ello, invitaba a este partido a posibilitar la investidura de Pedro Sanchez, llamamiento que ahora hace extensivo al PP.

Rivera da aire a los críticos con las encuestas a la baja

El goteo de bajas que ha sufrido Ciudadanos por la estrategia impulsada por Rivera de vetar a Sánchez ha pasado factura en las filas del partido 'naranja'. Con esta estrategia, el dirigente ha conseguido que los cargos enmarcados en el sector crítico —como Luis Garicano, Francisco Igea— y aquellos que abandonaron el partido entre reproches —como Manuel Valls o Toni Roldán—aplaudan su decisión.

Este sector ya planteó, tras los comicios del pasado 28 de abril, la posibilidad de pactar una abstención o un apoyo a cambio de medidas, pero desde la dirección se negaron en rotundo. Fuentes cercanas a Rivera defienden que éstos les pedían votar a favor y entrar en el Ejecutivo, aunque esa propuesta no se trasladó públicamente.

El giro estratégico del partido 'naranja' coincide con su caída en las encuestas. Si se confirman los sondeos, que dan una tendencia a la baja, los de Rivera pasarían a ser cuarta fuerza y perderían, aproximadamente, el 25% de los escaños. De los 57 actuales pasarían a 35-40, superados en votos por Unidas Podemos.

Más noticias en Política y Sociedad