Público
Público

Sánchez va al “choque de trenes” en las primarias del PSOE

Se sigue “temiendo” al ex secretario general por ser difícil saber hasta dónde podría llegar y si, además, pudiera resultar determinante en eso que tanto él como Patxi López denominan “coliderazgo”

Publicidad
Media: 2.44
Votos: 18

La presidenta de la Junta de Andalucía y líder del PSOE-A, Susana Díaz, junto a la eurodiputada Elena Valenciano, y el ex secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, en sus respectivos actos políticos de este sábado en Cádiz y Sevilla. EFE

MADRID/SEVILLA.- Pedro Sánchez ha abierto en canal las primarias del PSOE al anunciar su candidatura de nuevo a la Secretaria General del partido de cara al 39º Congreso, lo que abre nuevos escenarios en el proceso y, muchos, de ellos, no son los que ahora puedan parecer.

Las apuestas se inclinaban más bien porque el osado Sánchez no daría el paso. Sobre todo porque la Comisión Gestora estaba en su contra, a lo que se sumó el “tapón” que supuso la inmediata presentación de Patxi López al proceso y por sus ausencias prolongadas a nivel mediático, sólo rotas desde sus lacónicos tuit donde decía que estaba hablando con mucha gente y que seguía reflexionando sobre su candidatura.

Pues habló, reflexionó, y se decidió a dar un paso al frente en la misma Sevilla. Si hubo una vez una jugada para intentar desanimar a Sánchez en todos los frentes para que no diera el paso, fracasó estrepitosamente, lo que es otra causa más de preocupación en la Gestora.

Esa supuesta jugada lo que viene a demostrar es que está claro que a Sánchez se le sigue temiendo como rival, por ser difícil conocer hasta dónde podría llegar si de verdad es el “héroe” de esa militancia que ganaba asambleas locales mayoritariamente votando “no es no” y que nunca fueron escuchadas, o si al final había más de la mitad del censo de firmas pidiendo un Congreso de forma inmediata.

El exsecretario general del PSOE Pedro Sánchez, saludando a su llegada al Parque Tecnológico de Dos Hermanas (Sevilla), donde ha anunciado que se presentará a las primarias, en un acto con militantes que ha reunido a más de 2.000 simpatizantes. EFE/Julio Muñoz

Sánchez también inquieta porque conoce ya muy bien el partido tras dos años y medio al frente del mismo, se ha dedicado en cuerpo y alma a recorrer sus agrupaciones, y su mala relación con parte de los ahora desaparecidos “barones” es inversamente proporcional a la que tiene con la militancia.

Por eso, no es baladí que presentara las primarias del PSOE no sólo como un plebiscito en lo ideológico, sino también en lo orgánico. De hecho, se autoproclamó el “candidato de la militancia”, que es donde cree que está su fuerza.

El otro precandidato Patxi López le mostró su respeto y le dio la bienvenida al debate y al proceso en un tono de sosiego. Además, Sánchez también habló de buscar un “coliderazgo” en el PSOE, un término que primero empleó Patxi López, y al que se ha sumado inmediatamente Sánchez. Fórmulas de cómo compartir el poder hay muchas, pero más interesante está entre quiénes.

Pero no parece que se mostrara igual de tranquilo el PSOE de Andalucía. La federación más potente del partido ha asumido ya que las primarias no serán ni un paseo triunfal de su candidata, ni habrá elección por aclamación, ni habrá un duelo pacífico a la vieja usanza y, además, tendrá que subirse a debatir con Sánchez cara a cara.

Es decir, una pelea a campo abierto, que es un escenario al que Díaz no está acostumbrada, no le gusta y no controla.

El órdago de Sánchez no altera la hoja de ruta de Díaz, que anunciará si se presenta cuando se abra el proceso de primarias

También en el entorno del PSOE-A se teme que haya calado el relato político de Sánchez al definir las primarias en clave plebiscitaria, con dos opciones para la militancia: un PSOE de las bases “coherente y creíble”, y “un PSOE de las élites dispuesto a pactar con el PP”.

En principio, lo ocurrido augura un pulso a dos entre Sánchez y Susana Díaz, y de paso carga toda la presión sobre Patxi López para que se incline hacia un lado u otro, y su decisión puede ser determinante, aunque que nadie dé por hecho que el vasco quiera estar fuera de la carrera. Dependerá de los próximos acontecimientos.

La presidenta andaluza y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, durante las jornadas de conmemoración del 130 aniversario de la constitución de la agrupación socialista de Alcalá de los Gazules (Cádiz). EFE/Román Ríos

Así que se avecinan unas primarias a cara de perro, un “choque de trenes” que la Comisión Gestora quería evitar para que se tome conciencia del peligro que supone que se ahonde en una división interna más profunda si cabe en el partido que ni siquiera el Congreso Federal podrá resolver.

En todo caso, lo ocurrido no alterará a Díaz su hoja de ruta y anunciará “cuando toque” sus intenciones de liderar el partido, esto es, cuando se abra oficialmente el calendario de primarias.

Casi con toda seguridad los dos candidatos, más si da el paso Susana Díaz, contarán con avales suficientes para concurrir al proceso, pero aún no se descartan mas sopresas.

Más noticias en Política y Sociedad