Público
Público

Gobierno Sánchez llega a la investidura superando por la mínima al bloque de derechas

Si todo sale según lo previsto, el próximo 7 de enero se acabará el bloqueo político y Pedro Sánchez será elegido presidente. Tres faltas o equivocaciones de los votos negociados podrían hacer que la investidura no saliera adelante. Hay cierta incertidumbre sobre la posición de ERC tras las decisiones de la JEC.

Pedro Sánchez durante la pasada investidura fallida. CONGRESO

beatriz asuar

Los votos a favor y en contra de la investidura de Pedro Sánchez están tan ajustados que casi no se puede fallar. Con tres diputados que faltaran al pleno o que se equivocara en la votación, el socialista ya no sería elegido, y el bloque de derechas — pese a que se diera un empate — conseguiría que el candidato no sea presidente. Esto, además, teniendo en cuenta que no se dé un cambio a última hora en alguna posición tras las decisiones de la Junta Electoral Central de inhabilitar a Quim Torra e impedir que Oriol Junqueras pueda recoger su acta de eurodiputado.

Con estos números, Sánchez se enfrenta a la investidura más ajustada de la historia reciente y, pese a que los votos están cerrados, la tensión estará presente hasta el último momento. La incertidumbre gira en torno a la posición de ERC.

Las negociaciones se cerraron a última hora este viernes. Desde el acuerdo para el Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, el foco estuvo en ERC. Sin embargo, tras el acuerdo entre los socialistas y los republicanos catalanes, el PRC anunció su voto en contra y el PSOE necesitó asegurar la abstención del BNG en las últimas 24 horas antes del comienzo de la investidura.

Tras un viernes de conversaciones y reuniones de la propia ejecutiva de los gallegos y de su diputado Néstor Rego con el PSOE, ambas formaciones alcanzaron el acuerdo. Los socialistas ya tienen seis pactos firmados con distintas formaciones y diversos compromisos: Unidas Podemos, ERC, PNV, Compromís, Teruel Existe, Nueva Canaria y BNG. Aún más tarde, Coalición Canaria también anunció que se abstendría. 

Pese a las decisiones de la JEC, no se prevén cambios de última hora en la investidura

Lo previsto es que Sánchez no consiga la mayoría absoluta, pero sí que logre más síes que noes en la segunda votación de la investidura del próximo 7 de enero. Los votos a favor (167) vendrían del bloque que esperan que se consolide a lo largo de la legislatura para conformar una mayoría parlamentaria: 120 del PSOE, 35 de Unidas Podemos, seis del PNV, dos de Más País, uno de Compromís, uno de Nueva Canarias, uno de Teruel Existe y otro del BNG, más los votos de abstención de los 13 diputados de ERC, los cinco de Bildu y uno de Coalición Canaria. 

Los votos en contra están muy cerca de la mayoría a favor (164) y corresponden a los 88 del PP, 52 de Vox, 10 de Ciudadanos, ocho de Junts per Catalunya, dos de la CUP, dos de UPN, uno de Foro Asturias y uno de PRC.

Pese a todo, no se prevén sorpresas. El auge de la extrema derecha el pasado 10-N facilitó el acuerdo para el Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. Los socialistas, además, han trabajado durante siete semanas con diferentes dirigentes encabezando las negociaciones para atar todos los votos, incluyendo acuerdos que en el pasado no quiso aceptar. 

Sin embargo, hay cierto temor a que el discurso de las derechas cale en algún voto o a que las decisiones de la JEC cambien el sentido del voto de algún partido. Sobre todo, por un cambio en ERC ya que su ejecutiva se reunirá este mismo sábado para analizar las "consecuencias" de las decisiones de la JEC

Los diputados de ERC estarán este sábado en el pleno de investidura y no acudirán a la ejecutiva. Además, el partido no ha dado ningún indicio de que pueda influir en la investidura, aunque sí han explicado que se reunirán de forma extraordinaria para "coordinar la respuesta y valorar las consecuencias en el calendario político inmediato". Con la inhabilitación de Torra, se prevé que se convoquen las elecciones catalanas medianamente pronto y este anuncio siempre ha sido uno de los obstáculos para facilitar el Gobierno por miedo a perder fuerza en el independentismo.

Más noticias de Política y Sociedad