Público
Público

Los escándalos de la monarquía Sánchez, sobre la marcha del rey emérito: "Se juzga a las personas, no a las instituciones"

El líder del Ejecutivo asegura que "el Gobierno que yo presido considera plenamente vigente el pacto constitucional", y evita dar datos sobre el paradero del monarca o sobre si se van a destinar fondos públicos para sufragar su estancia o su seguridad, toda vez que está fuera del Palacio de La Zarzuela.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la habitual comparecencia antes de las vacaciones, en el Palacio de la Moncloa. EFE/Chema Moya
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este martes en La Moncloa / EFE

Cierre de filas en torno a la institución de la monarquía y "máximo respeto" a la "decisión" de la Casa Real de forzar la marcha de Juan Carlos I fuera de España a raíz de las informaciones e investigaciones que apuntan a supuestas irregularidades en sus finanzas. Esta es la posición que ha marcado el presidente del Gobierno este martes, una posición que, ha querido dejar claro, extiende al conjunto del Ejecutivo, después de que los ministros de Unidas Podemos criticaran la salida del rey emérito, que Pablo Iglesias calificó de "huida".

"En este país han habido casos de corrupción vinculados a partidos, agentes sociales… y no se los ha cuestionado. No se juzga a las instituciones, se juzga a las personas. El Gobierno que yo presido considera plenamente vigente el pacto constitucional", ha asegurado Sánchez, que ha comparecido para hacer el habitual balance de la actividad desarrollada por el Ejecutivo antes del inicio del periodo estival.

El presidente ha querido lanzar cinco mensajes claros, tanto sobre la marcha del monarca al extranjero (cuyo destino no ha sido tampoco desvelado por Moncloa) como sobre la institución monárquica y la posición del Ejecutivo. Sánchez ha afirmado que "el Gobierno manifiesta su absoluto respeto a las decisiones de la Casa Real", un "respeto" que ha motivado en que la decisión que se toma desde Zarzuela busca "distanciarse de supuestas conductas cuestionables y reprobables, que pueden ser objeto de investigación judicial, por parte de un miembro de la Casa Real".

En su segundo mensaje, el presidente ha querido diferenciar la institución monárquica de la figura del rey emérito, al recordar que los casos de corrupción de otras instituciones, como partidos o agentes sociales, no han derivado en un enjuiciamiento de la institución en sí, sino de las personas que cometieron las irregularidades.

También ha asegurado Sánchez que "la respuesta" a las informaciones sobre las supuestas irregularidadades de Juan Carlos I se corresponde con la de una "democracia vigorosa": "Los medios han puesto en conocimiento de la opinión pública las informaciones, los jueces actúan y la Casa Real marca distancia respecto a estas supuestas conductas irregulares".

El líder del Ejecutivo ha llevado a cabo una defensa de la monarquía desde dos ámbitos: por un lado ha defendido su "papel" en la historia y, por otro, la "necesidad de tener instituciones estables": "España necesita, sobre todo en un momento como el actual, estabilidad e instituciones robustas, con ejemplaridad, transparencia y regeneración. La línea marcada por la Casa Real en estas últimas horas es la adecuada", ha dicho sobre la necesidad de dotar de estabilidad a las instituciones.

Sánchez no responde si retirará el título de "emérito"

"Nosotros somos arquitectos de la Constitución, por eso reivindico la vigencia del pacto constitucional, y el papel de la monarquía era una de las claves de bóveda", ha defendido sobre la dimensión histórica de la institución. A pesar de ser preguntado en reiteradas ocasiones, el presidente del Gobierno no ha querido desvelar qué papel jugó el Ejecutivo (ni qué ministros estuvieron involucrados) en la salida de Juan Carlos I de España: "Los asuntos de los despachos entre el jefe del Estado y el presidente del Gobierno son discretos y confidenciales, y quedan en ese ámbito. Respeto la decisión de la Casa Real porque soy el presidente del Gobierno y porque creo en ello".

Tampoco ha querido aclarar si el Ejecutivo piensa en modificar el decreto que concedió a Juan Carlos de Borbón el título de rey emérito para retirarle las distinciones que recoge la modificación legislativa. Preguntado sobre el eventual coste para las arcas públicas del mantenimiento y la seguridad del monarca fuera de La Zarzuela, Sánchez se ha remitido a las partidas destinadas a Casa Real en los Presupuestos Generales del Estado (que, en principio, no contemplan la eventualidad de la salida del rey emérito de España).

El presidente ha asegurado en varias ocasiones desconocer el paradero del rey emérito. También ha sido cuestionado en varias ocasiones sobre las diferencias que se mantienen con Unidas Podemos en el asunto de la monarquía, y también sobre las críticas de los ministros del grupo confederal a la salida del rey y su afirmación sobre que desconocían que iba a marcharse del país: "Los gobiernos de coalición tienen una hoja de ruta y la nuestra es el acuerdo de investidura. Tenemos diferencias porque somos dos partidos distintos", ha dicho Sánchez.

"Lo más importante es que (Juan Carlos I) ha dicho que se pone a disposición de la justicia como cualquier otro español", ha concluido el líder del Ejecutivo.

Más noticias de Política y Sociedad