Público
Público

Sánchez pacta con Mohamed VI reabrir las fronteras de Ceuta y Melilla e iniciar una nueva etapa con Marruecos

El texto conjunto entre ambos países reafirma el apoyo del Gobierno a los planes de autonomía sobre el Sáhara Occidental. El líder del Ejecutivo califica como "día muy importante" la visita a Rabat, donde ha podido compartir un "iftar", la cena que rompe el ayuno del Ramadán, con el rey marroquí. 

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), se reúne con el rey Mohamed VI de Marruecos (d), en un encuentro en Rabat.
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), se reúne con el rey Mohamed VI de Marruecos (d), en un encuentro en Rabat. Mariscal / EFE

"Hoy es un día importante para España y para Marruecos". Así ha comenzado su intervención en rueda de prensa el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez tras su encuentro con el rey marroquí, Mohamed VI, en Rabat. El líder del Ejecutivo ha podido disfrutar también de un "iftar", la cena que rompe el ayuno en Ramadán, junto a integrantes de la Casa Real del país vecino. Entre los anuncios concretos pactados destaca la reapertura de las fronteras en Ceuta y Melilla y la reanudación de la Operación Paso del Estrecho. De este modo, se inicia "una nueva etapa" y "una hoja de ruta duradera y ambiciosa", tal y como llevaba días planteando Moncloa

Sánchez ha señalado que las relaciones bilaterales llegan a un "momento histórico" que aportará "normalidad" dentro de la "buena vecindad" y "sin cabida para los actos unilaterales". Unos términos muy parecidos a los usados en la carta que el presidente del Gobierno envió al monarca alauita el pasado 18 de marzo. 

La reapertura de las fronteras será progresiva para garantizar el flujo de personas y mercancías. La hoja de ruta prevé la creación de grupos de trabajo en diferentes materias como migración, educación, cooperación, economía y trabajo, entre otros. Y la nueva etapa culminará con una Reunión de Alto Nivel (RAN) que se debe celebrar antes de que acabe este año 2022. El último encuentro de este tipo tuvo lugar en 2015. 

Sánchez ha destacado que el acuerdo supone "cerrar un desencuentro" entre Marruecos y España. La crisis se inició especialmente a raíz del acogimiento humanitario en España del secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali. Poco después, Marruecos favorecía la llegada de miles de migrantes, muchos de ellos menores, a las fronteras de Ceuta. Este tipo de actos unilaterales son los que se pretenden evitar ahora con el nuevo acuerdo. 

El texto pactado no hace referencia explícita a una renuncia por parte de Marruecos de las reivindicaciones, históricos, de anexión de Ceuta, Melilla o Canarias. Tampoco a la integridad territorial, algo que sí estaba en la primera carta de Sánchez y en sus declaraciones públicas. "La soberanía está fuera de toda duda", ha señalado Sánchez en rueda de prensa al ser preguntado por estas cuestiones.  

España y Marruecos han rubricado un documento conjunto bajo el título "Nueva etapa del partenariado entre España y Marruecos". Incluye un preámbulo y 16 puntos concretos. "Basada en los principios de transparencia, de diálogo permanente, de respeto mutuo y respeto e implementación de los compromisos y acuerdos suscritos por ambas partes, esta nueva etapa responde al llamamiento de Su Majestad el Rey Mohamed VI, de inaugurar una etapa sin precedentes en las relaciones entre los dos países, y de Su Majestad el Rey Felipe VI de "caminar juntos para materializar una nueva relación", indica una de las partes.

"Corresponde también a la voluntad del presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, de construir una relación sobre bases más sólidas", añade el documento. Entre los apartados se incluye la reactivación "de la cooperación sectorial en todos los ámbitos de interés común: económico, comercial, energético, industrial y cultural, entre otros". También que "la facilitación de los intercambios económicos y las conexiones entre los dos países será objeto de una próxima reunión". 

Del mismo modo, ambos países se comprometen a iniciar conversaciones sobre la actualización del Tratado de Buena Vecindad, Amistad y Cooperación de 1991, "sobre la base de los principios, parámetros y prioridades que deben guiar sus relaciones bilaterales en los años venideros". Por último, se acuerda la designación de un "comité" encargado de la puesta en práctica de la declaración en un plazo de tres meses.

Apoyo a la autonomía en el Sáhara Occidental 

Respecto al Sáhara Occidental, se ha omitido cualquier tipo de referencia en la rueda de prensa. El texto conjunto sí lo menciona. "España reconoce la importancia de la cuestión del Sáhara Occidental para Marruecos, así como los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos en el marco de las Naciones Unidas para encontrar una solución mutuamente aceptable. En este sentido, España considera la iniciativa de autonomía marroquí, presentada en 2007, como la base más seria, realista y creíble para resolver este diferendo".

La Casa Real de Marruecos distribuyó un comunicado a media tarde en el que señalaba que Sánchez "ha reafirmado la posición de España sobre la cuestión del Sáhara, considerando la iniciativa marroquí de autonomía como la base más seria, realista y creíble para la resolución del diferendo".

El giro, o "un paso más", en palabras de Moncloa, de Sánchez respecto al conflicto saharaui ha levantado ampollas. No en vano, el viaje a Rabat se iniciaba esta mañana con el rechazo de todos los grupos parlamentarios, salvo el PSOE, a la estrategia seguida por el Gobierno en este asunto. El Frente Polisario y Argelia también han criticado con dureza las posiciones del Ejecutivo. 

Desde Moncloa se han afanado por explicar sus argumentaciones, señalando que toda solución debe darse en el marco de la ONU y ser mutuamente aceptada por ambas partes. Además, destacan el "factor EEUU" y las posiciones de otros países como Francia o Alemania.

A la audiencia asistieron, además de Sánchez y Mohamed VI, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares y el embajador de España en Rabat, Ricardo Díez-Hochleitner. Por la parte marroquí, el consejero de SM el Rey, Sr. Fouad Ali El Himma, el ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes Residentes en el Extranjero, Sr. Nasser Bourita, y la embajadora de SM el Rey en Madrid, Karima Benyaich. 

Más noticias