Público
Público

Los Verdes Europeos recuerdan a Sánchez su "responsabilidad histórica y legal" con el Sáhara y piden que rectifique

El propio presidente del Gobierno reconoció en un discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas en 2018 el derecho del pueblo saharaui a decidir su futuro. Ahora da un volantazo de 180º.

06/04/2022 Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene en una sesión plenaria, en el Congreso de los Diputados, a 30 de marzo de 2022, en Madrid. Eduardo Parra / Europa Press

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, viaja este jueves a Marruecos para certificar su relación con Marruecos después del repentino cambio histórico de su Ejecutivo sobre el Sáhara Occidental. Coincidiendo con su encuentro con el rey Mohamed VI, el Partido de Los Verdes Europeo y su filial en España, EQUO, le han enviado una carta expresando su "preocupación" y dejando patente que la nueva posición española contraviene numerosas resoluciones de la ONU.

El propio Sánchez reconoció en un discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas el derecho del pueblo saharaui a decidir su futuro apoyando una solución "justa, duradera y mutuamente aceptable, que prevea la libre determinación del pueblo del Sahara Occidental en el marco de las disposiciones conformes a los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas". En su programa electoral de 2019, el PSOE recogía la necesidad de promover una solución al conflicto de acuerdo con las resoluciones de la ONU, que garantizan el derecho de autodeterminación.

En un movimiento sorpresivo, el Partido Socialista ha enterrado esta posición haciendo suya la postura de autonomía que propone Rabat, calificándola como la "más realista, seria y creíble". "Es enormemente grave. Ni permite mejorar la situación en el terreno, empezando por las decenas de miles de personas refugiadas en los campamentos argelinos, ni tampoco permite cumplir la legalidad internacional y europea", reza la misiva a la que ha tenido acceso Público.

La nueva coreografía marcada por España pone en situación de aprieto a la UE, que durante décadas ha mantenido la misma postura sobre el Sáhara Occidental: el acuerdo en el marco de las resoluciones de la ONU. Josep Borrell, Alto Representante de Asuntos Exteriores de la UE y hombre de Sánchez en la capital comunitaria, echó un capote a Madrid afirmando que la nueva posición española no es incompatible ni contradice la postura comunitaria.

En los próximos meses, el Tribunal de Justicia de la UE debe emitir ahora un dictamen definitivo.

Todo ello coincide además con la histórica sentencia de la Justicia europea, que en septiembre tumbó los acuerdos de liberalización que la UE mantiene con Marruecos y que incluyen al Sáhara Occidental considerándolos ilegales porque no contaron con el beneplácito del pueblo saharaui. El fallo no dejaba a dudas: el Frente Polisario goza de reconocimiento a nivel internacional como representante del pueblo del Sáhara Occidental. La situación está en stand by y los busques europeos, principalmente españoles, siguen faenando en las aguas saharauis porque el Consejo de la UE recurrió la sentencia. En los próximos meses, el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) debe emitir ahora un dictamen definitivo.

Durante las cuatro décadas de ocupación, Bruselas se ha mostrado muy reacia a criticar cualquier abuso de Rabat, que se ha erigido como una especie de aliado intocable y uno de sus socios de preferencia del bloque comunitario. Sin embargo, la situación ceutí abrió un cisma en la relación. La Eurocámara emitió su primera crítica abierta en 24 años por el abuso de derechos humanos contra Marruecos. Pero tras enterrar el hacha de guerra, el triángulo Madrid-Bruselas-Rabat ha vuelto a cerrar filas.

De fondo, los Verdes europeos recuerdan la "represión violenta" que el Ejército marroquí sigue ejerciendo sobre el pueblo saharaui, los activistas locales de derechos derechos y las personas que siguen protestando por su derecho a la autodeteminación. La activista saharaui Sultana Jaya lleva meses denunciando torturas y allanamientos en su casa por parte de paramilitares marroquíes.

La carta firmada por Evelyne Huytebroeck y Thomas Waitz, coportavoces del Partido Verde Europeo Inés Sabanés y Florent Marcellesi, coportavoces de Verdes EQUO, exhorta a Sánchez hacer valer la "responsabilidad histórica y legal" de la ex colonia. "Como potencia administradora de facto, España juega un papel central en este conflicto", recuerda. El grupo ecologista establece una hoja de ruta para apuntalar una solución pacífica, justa y con respeto al Derecho Internacional basada en cinco pilares.

El primero es una celebración urgente de un referéndum justo para la autodeterminación del Sáhara Occidental, tal y como establece la Resolución 690 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de 29 de abril de 1991. También una política estricta de no reconocimiento de la anexión del territorio del Sáhara Occidental por Marruecos. La condena "enérgica" a las violaciones de derechos humanos y la liberación de los presos políticos; una estrategia ambiciosa y valiente para fortalecer la participación de la UE en la resolución del conflicto; el apoyo a la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO).

Más noticias de Internacional