Público
Público

Juicio independencia La secretaria judicial del 20-S asegura que pidió un helicóptero por "miedo" a salir entre los manifestantes 

Montserrat del Toro declara como testigo en la 12 sesión del juicio al 'procés', que enjuicia el Tribunal Supremo. En contra del repetido relato de la "salida saltando por los tejados", la secretaria judicial ha detallado que accedió al teatro colindante desde la segunda planta del edificio, tras pasar un "murete" de apenas "un metro", con el apoyo de un mosso d'esquadra.

Publicidad
Media: 2
Votos: 2

Cartel desplegado en la sede de la Consellería de Economía: "Welcome to the catalan Republic'. | SERGI BERNAL

Tuvo "miedo" a "lo que había fuera". La secretaria judicial que participó en el registro a la Consellería de Economía de la Generalitat el pasado 20 de septiembre de 2017, Montserrat del Toro, ha asegurado este miércoles que llegó a pedir a la Guardia Civil que le facilitase un helicóptero para abandonar esta sede, por su "miedo" a salir entre los miles de manifestantes que se concentraron a las puertas del edificio, en protesta por su registro por orden judicial. 

La concentración "se transformó en un tumulto de gente y era imposible salir", según la secretaria judicial

La letrada ha comparecido como testigo ante la Sala de Lo Penal del Tribunal Supremo, responsable de enjuiciar el procés, para trasladar su versión de lo ocurrido en un episodio de máxima relevancia. La protesta del 20-S es un puntal del relato sobre la supuesta violencia del procés que esgrime la Fiscalía, y del Toro ha hecho suyas las expresiones del Ministerio Público para referirse a esta concentración, que a su vez están copiadas del auto del juez instructor, Pablo Llarena. "Tumulto" es la más representativa, y la ha repetido en varias ocasiones.

Así, ha relatado que tuvo que descartar los tres planes que le ofreció la Guardia Civil -como interlocutora de los concentrados- para que abandonase el edificio. Todos implicaban salir por la puerta principal, y sin estos agentes a su lado, pero con la opción de verse escoltada por los Mossos-. Consideró que ninguno de estos planes permitiría garantizar su seguridad "personal y profesional", en referencia a las actas del registro y a otros documentos que portaba en una carpeta. "Tuve preocupación todo el día y miedo a partir de las 21.30", cuando la concentración "se transformó en un tumulto de gente y era imposible salir, porque no se podía transitar por la calle", relató. Pudo completar su labor, pero los detenidos que inicialmente iban a acompañarla durante el registro no llegaron a estar presentes.

Del Toro, al juez Sunyer: "Me tienes que sacar de aquí"

Del Toro, que ha pedido que no se difundiese su imagen, ha detallado ante el fiscal Javier Zaragoza cómo vivió esta jornada desde primera hora de la mañana: cómo había personas fotografiando el edificio, cómo los agentes de la Guardia Civil le recomendaron que no se acercara a las ventanas para que no captaran su imagen, y cómo, vista la imposibilidad de que un helicóptero aterrizase en una azotea plagada de antenas, llamó al juez instructor del Juzgado 13 de Barcelona, que precisamente estaba de guardia. El teniente de la Guardia Civil, apuntaba, le trasladó "que no había más opciones", que "no esperaban más ayuda". 

Por ello contactó con el juez, José Antonio Sunyer: "Me tienes que sacar de aquí", aseguraba haberle dicho. Así, la letrada de la administración de justicia ha relatado también que, tiempo después de los hechos, supo que el juez hizo llegar al major de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluis Trapero, que tenía apenas "treinta minutos" para facilitarle una salida del edificio. 

En contra del repetido relato de la "salida saltando por los tejados", la secretaria judicial ha detallado que accedió al teatro desde la segunda planta del edificio, tras pasar un "murete" de apenas "un metro"

Transcurrido este plazo, dos agentes de los Mossos vestidos de paisano se dirigieron a ella para ofrecerle que saliera por el edificio contiguo a la Consellería, el Teatro Coliseum. En contra del repetido relato de la "salida saltando por los tejados", la secretaria judicial ha detallado que accedió a esta zona desde la segunda planta del edificio, si bien requirió la ayuda de uno de los mossos para sobrepasar un "murete" de apenas "un metro", según sus palabras, y después para descolgarse de una pared. Permaneció en un camerino más de media hora: "El responsable del teatro se había arrepentido y no quería permitirme la salida por esta vía", denunciaba.

En concreto, del Toro pasó en la Consellería desde las 8.00 hasta pasadas las 00.00, ya el 21 de septiembre, cuando avisó al juez de que había logrado salir arropada por los agentes de los Mossos. No pudieron comer, más que unos bocadillos que les entregó una agente de la policía catalana pasadas las 16.00.

Pese a ello, no ha podido aportar datos sobre actos concretos de violencia: ha asegurado que podía percibir "un murmullo constante" desde el edificio, en referencia al ruido que hacían los concentrados, y que en torno a las 22.00 vio "el impacto de una botella de agua contra el cristal". "Había una avalancha de gente aplastada contra el cristal"., apostilló.

También denunciaba haber sufrido secuelas tras ese día, en el que sintió "estrés, ansiedad" y, "al final, miedo", e identificaba a los acusados Jordi Sánchez y Jordi Cuixart como los dos hombres que negociaron su salida con el teniente de la Guardia Civil. Y esto es particularmente importante, ya que puede ayudar a sustentar el relato de la Fiscalía, que acusa a ambos de un delito de rebelión y pide para ellos 17 años de cárcel.  

Más noticias en Política y Sociedad