Público
Público

Termómetros en recepción, gel en lugares de paso y otras claves de la reapertura de los hoteles

Los borradores con propuestas que manejan patronal y sindicatos y el Gobierno para la reapertura de los establecimientos turísticos recogen diversas medidas a implementar caso a caso

El CSIC elaborará el protocolo con las medidas para poder abrir playas y piscinas este verano
El sector turístico vive con incertidumbre la desescalada. 

raúl bocanegra

El efecto de la emergencia sanitaria debido a la covid-19 ha tenido un impacto muy profundo sobre el sector turístico –hoteles y alojamientos, restaurantes y bares– en el corto plazo y aún están por ver las consecuencias del parón sobre una de las fortalezas de la economía española en el medio y largo plazo.

Por ejemplo, solo en Andalucía, las previsiones del Gobierno que dirige Juanma Moreno (PP) son demoledoras en términos de empleo y también de dinamismo económico. El departamento de Turismo ha elaborado unas horquillas en función del comportamiento de aquí a fin de año, que prevé la destrucción de entre 157.000 y 163.000 puestos de trabajo y la caída en los ingresos de entre 15.100 y 15.700 millones de euros, lo que podría suponer una caída, solo por los efectos de la pandemia sobre el turismo de hasta el 9% del PIB.

Esos cálculos de la Junta implican que en junio haya ya algo de movimiento entre provincias y Comunidades Autónomas y que a partir de octubre se reactive la llegada de turistas internacionales. Sin embargo, la incertidumbre es hoy máxima, y el riesgo de que se acabe por perder el año está ahí. Así lo creen agentes del sector consultados por Público.

En principio, el próximo lunes, hoteles, restaurantes, y bares podrán reabrir al público en aquellas zonas en las que el Gobierno de España decida que entran en la llamada fase 1 de la desescalada.

El documento que hizo público la semana pasada el Ejecutivo preveía la apertura de terrazas y también de hoteles sin utilización de zonas comunes y con restricciones, por ejemplo, en restauración, entre otras actividades, desinfección y refuerzo de normas de salud e higiene.

Las patronales y los sindicatos CCOO y UGT han venido trabajando con el Gobierno en la elaboración de protocolos para garantizar la seguridad y la higiene en el trabajo y también para los clientes desde el momento en que se abran.

Todo está a expensas de lo que decida finalmente el Ministerio de Sanidad, que deberá aprobar las condiciones y los requisitos definitivos para la reapertura, pero el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE), ya tiene unas bases, unos criterios mínimos que cada establecimiento deberá decidir cómo aplicar mediante la conformación de un comité, en el que deberá haber presencia de los trabajadores.

Lo que sigue son las principales propuestas de patronal y sindicatos recogidas por el ICTE en un borrador que ha publicado la web especializada en turismo hosteltur y cuya veracidad ha confirmado Público en fuentes sindicales.

Servicios de recepción y recogida

Los hoteles deberán determinar el aforo máximo de la zona de recepción y asegurar la distancia entre clientes y con los empleados.

Si no puede mantenerse esta separación con los empleados, deben establecerse las medidas de seguridad adecuadas, como pantalla protectora o mascarilla.

En la zona de recepción y acogida se debe contar con solución hidroalcohólica.
Se fomentará el pago con tarjeta u otros medios electrónicos y la desinfección del TPV tras cada uso en el que exista contacto.

Si se utilizan tarjetas o llaves, éstas deben depositarse en un recipiente con desinfectante al finalizar la estancia o tras cada uso si se depositan en recepción.

El equipo informático y cualquier otro elemento de uso (un teléfono) deberá desinfectarse al inicio y al finalizar la jornada. Se recomienda el uso de auriculares y cascos de uso individual.

Debe disponerse de un termómetro sin contacto con el fin de realizar las comprobaciones oportunas en caso de clientes con sintomatología compatible con Covid-19.

Los mostradores deben limpiarse y desinfectarse al menos diariamente,
considerando la mayor o menor afluencia de clientes.

Cafetería y restaurante

En el caso de los bufés, preferentemente, será un empleado el que sirva los alimentos con mascarilla, pantalla y guantes, manteniendo siempre el distanciamiento y dar preferencia, a los materiales y objetos desechables. Además, se deben ejecutar fórmulas como el bufé asistido con pantalla de protección, emplatados individuales y/o monodosis tapados (también con pantalla de protección), entre otras. 

En el caso del room service los camareros deben hacer uso de guantes y mascarilla al acceder a la habitación tanto para servir como para retirar el servicio. Se recomienda al cliente el uso de mascarilla si no se puede guardar la distancia de seguridad.

El camarero debe usar guantes, portar mascarilla si no puede mantener la distancia de seguridad y todo el material de vajilla (incluidas bandejas y campanas cubreplatos) se higienizarán mediante lavavajillas o equivalente.

Se debe definir un protocolo para la retirada de los residuos, del que se informará al cliente.

Habitaciones

Debe analizarse la reducción de textiles, incluidas las alfombras, en la habitación, objetos de decoración y amenities. La papelera del baño debe contar con tapa, doble bolsa y accionamiento no manual.

Las mantas y almohadas en los armarios deben encontrarse protegidas.

Desinfectar el secador de pelo (incluido el filtro) y las perchas, en caso de que no se ofrezcan precintadas, a la salida del cliente.

Debe limitarse el servicio de plancha.

Se recomienda eliminar la papelera de la habitación con el fin de que cualquier pañuelo, mascarilla, etc. se concentre en una única papelera con tapa.

Zonas de uso común

Especial atención a la limpieza y desinfección de las zonas de uso común.

El establecimiento debe determinar los aforos de los distintos espacios comunes.
Los aseos de uso común deben contar con dispensadores de papel de secado o secador de manos. Se deben evitar las toallas, incluso las de uso individual.

El establecimiento debe disponer de gel hidroalcohólico en lugares de paso y
en aquellas instalaciones de uso intensivo por los clientes. Puede considerarse
la instalación de gel hidroalcohólico a la entrada/salida del aseo. 

Los dispensadores de papel, gel y jabón deben limpiarse periódicamente,
atendiendo al nivel de uso.

Las papeleras deben contar con una apertura de accionamiento no manual y disponer en su interior de doble bolsa interior.

Gimnasios

Si no puede garantizar la distancia de seguridad en este tipo de instalaciones, se recomienda cerrar la instalación temporalmente y ofrecer otras alternativas a los clientes. Por ejemplo, tablas personalizadas de ejercicios para realizar en zonas exteriores.

Se debe definir el aforo para asegurar la distancia de seguridad, también entre máquinas.

Las clases colectivas o grupales deben garantizar un espacio al margen del profesor. Las posiciones deberían marcarse en el suelo y deben evitar los ejercicios que conlleven contacto.

Se debe asegurar un periodo sin actividad entre sesiones de clases colectivas para acceder a la limpieza y desinfección de las salas.

Tras la utilización de cada una de las máquinas entre clientes, se procederá a su limpieza y desinfección.

Se retirarán los elementos comunes como pueden ser pesas, bolas de fitness o mancuernas, entre otros, si no es posible la desinfección entre el uso por un cliente y otro.Si no se puede garantizar la distancia de seguridad en este tipo de instalaciones, se recomienda cerrarlas temporalmente.

Ascensores

Determinar la capacidad máxima. Se aplicará la norma de no compartirlos entre personas de diferentes unidades familiares, salvo que se haga uso de mascarillas.

Piscinas

Para las piscinas, se determinarán las directrices y recomendaciones a aplicar de acuerdo a los resultados del informe científico solicitado al CSIC sobre comportamiento del Covid-19 en el agua de piscinas tanto exteriores como cubiertas.

Áreas de recreo infantiles

En caso de poder ser utilizadas, si la autoridad competente lo permite y
siguiendo siempre sus indicaciones, se mantendrá un programa de mayor
frecuencia de limpieza y desinfección tanto de las áreas como de los juegos e
instalaciones. 

Las personas responsables del cuidado de los niños observarán una higiene personal elevada con lavado y desinfección frecuente de manos.

Animación

Las actividades de animación deben diseñarse y planificarse de tal forma que permitan controlar los aforos y respetar la distancia mínima de seguridad entre personas. En caso contrario, se deberá utilizar mascarilla.

El desarrollo de actividades de animación atenderá a la normativa
dictada por la autoridad competente en cada momento en relación al
número de personas que puedan participar.

En cualquier caso, debe desinfectarse el material utilizado en las actividades de animación después de cada uso.

Medidas informativas

Se debe informar a los proveedores y a los clientes de las medidas que les afecten directamente como el uso de mascarilla, lavado de manos, distancia de seguridad...

En el establecimiento se debe colocar cartelería con las medidas preventivas implantadas y las pautas a seguir por los clientes; indicación y marcación de posiciones respetando la distancia de seguridad en recepción, en la entrada al restaurante y otros espacios comunes, así como información sobre los centros de salud y hospitales más cercanos.

Plan de limpieza

Se marcarán pautas para mantener una ventilación y renovación de aire
adecuadas, con especial atención a limpieza de filtros y rejillas.

Se reforzará el servicio de limpieza mediante desinfecciones diarias.

Uso de productos de limpieza desinfectantes en condiciones de seguridad, por ejemplo, dilución recién preparada de lejía. 

En las habitaciones, se debe contemplar de forma específica el aireado, el reemplazo de toallas y de lencería de cama, atendiendo a las frecuencias establecidas según categoría hotelera.

El personal de limpieza y departamento de pisos debe utilizar un equipo de protección individual adecuado dependiendo del nivel de riesgo que se considere en cada situación. Como mínimo, el personal debe utilizar mascarilla y guantes. Los guantes deberían ser de vinilo/acrilonitrilo. En caso de uso de guantes de látex, éstos deberían emplearse sobre otros de algodón.

Una vez finalizada la limpieza, y tras despojarse de guantes y mascarilla, el
personal de limpieza debe realizar una completa higiene de manos, con agua y
jabón.

Los planes de trabajo y asignación de número de habitaciones a limpiar por el personal del departamento de pisos se harán con la supervisión y bajo los criterios de evaluación de riesgos del servicio de prevención del establecimiento, teniendo
en consideración la sobrecarga de trabajo que los procedimientos puedan suponer
respecto al personal disponible. Se estudiará reforzar este servicio con la contratación de personal

Organización del personal

En caso de que existan turnos, éstos deben planificarse, siempre que sea posible, de forma que se concentren los mismos empleados en los mismos grupos.

Se deben proporcionar EPI (equipo de protección individual) adecuados previa evaluación de los riesgos laborales.

Si no puede asegurarse la desinfección del sistema de control horario con contacto (huella, dígitos), en caso de que lo hubiere, debe implementarse un método que evite el uso de una misma superficie por parte de distintos empleados. Si se opta por la desinfección tras cada uso, debe asegurarse la disponibilidad de una solución hidroalcohólica.

El hotel debe determinar, en función la modalidad de uniforme, el tipo de limpieza a aplicar y su frecuencia de lavado. Se recomienda que el establecimiento se haga cargo del lavado de ropa de trabajo del personal junto con la lencería propia. 

Instalaciones para uso del personal

En el caso de habilitar comedor para el personal, será necesario aumentar los turnos de comida para que coincida el menor número posible de personas, lo que puede implicar el ajuste temporal de su duración o su distribución. Se debe establecer un aforo que permita guardar la distancia mínima de seguridad y un estado óptimo de higiene.

Se deben colocar carteles que recuerden el lavado de manos antes y después de pulsar los botones en las máquinas de vending y café.

La ropa de calle debe guardarse en bolsa de plástico o porta traje para que no haya contacto entre la ropa de calle y la de trabajo, y se recomienda la instalación de taquilla.

Más noticias de Política y Sociedad