Público
Público

Torra advierte en Madrid de que responderán a la sentencia del 'procés' si no es "absolutoria": "Lo volveremos a hacer"

En un desayuno informativo, entre críticas al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y sin presencia de ministros, el president de la Generalitat vuelve a reclamar diálogo, sin concretar los próximos pasos para "trazar en firme el camino hasta alcanzar la independencia". Insinúa que no asistirá a su juicio ante el TSJCat por los lazos amarillos, el 25 de septiembre, al coincidir con un importante debate en el Parlament de Catalunya.

El president Quim Torra durant una conferència a la Universitat Catalana d'Estiu, a Prada de Conflent. Govern

"Lo volveremos a hacer". Quim Torra, president de la Generalitat, se ha servido este jueves de uno de los eslóganes más utilizados en los últimos meses en la órbita independentista, para advertir en Madrid de que responderán a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés, en el caso de que no sea absolutoria. "La sentencia, si no es absolutoria, nos llevará a una nueva etapa", afirmaba el president, incidiendo en que esta etapa tocará "trazar en firme el camino hasta alcanzar la independencia".

Si la sentencia es condenatoria, apuntaba Torra, se abrirá una nueva etapa en la que deberán "trazar en firme el camino hasta la independencia"

En un desayuno informativo celebrado en la capital, Torra no ha concretado en qué consistirá esa "nueva etapa", justificándose en que hoy por hoy los grupos independentistas intentan "consensuar" su hoja de ruta: se ha limitado a afirmar que será "no violenta, pacífica", "de desobediencia civil". "Si es condenatoria", incidía, "no aceptaremos esta sentencia", "lo volveremos a hacer".

Este eslogan fue popularizado por Jordi Cuixart, líder de Òmnium Cultural, procesado en la causa sobre la que en las próximas semanas se pronunciará el Tribunal Supremo. El mismo tribunal que tiene su sede a apenas un kilómetro de donde Torra ha pronunciado su conferencia, el hotel Villa Magna de Madrid, y cuyo fallo dejará una profunda huella en el ecosistema político. 

El discurso del president llega además un día después de su encuentro en Bruselas con el expresident Carles Puigdemont, tras el que ambos han llamado al independentismo a reaccionar ante la sentencia del procés, así como a participar en la Diada, el 11 de septiembre. 

En esencia, su intervención ha consistido en un repaso al relato de cómo las formaciones soberanistas catalanas decidieron apostar por el independentismo, ante un Estado español que limitaba sus capacidades, sin olvidar cómo el Tribunal Constitucional perisiguió el Estatut, o cómo se han judicializado las consultas del 9-N y del 1-O.

Eso, sin olvidarse de enfatizar la negativa del Gobierno español a dialogar, su decisión de aplicar la "dura ley" en lo que respecta a Catalunya. También ha incidido en que en Catalunya no hay "ningún problema de convivencia". "Lo que hay es un problema de democracia", sentenciaba.

Y, si bien Torra se ha visto arropado por una nutrida representación de su Govern y del grupo parlamentario de JxCat en el Congreso de los Diputados, no había ministros del Gobierno en funciones escuchándole.

Insinúa que no asistirá a su juicio por coincidir con un debate en el Parlament

En otro orden de cosas, el president ha insinuado que no asistirá a la primera de las dos sesiones de su juicio ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJCat), por su decisión de mantener lazos amarillos colgados en edificios públicos en periodo electoral, y en contra de las órdenes de la Junta Electoral Central (JEC).

La vista está señalada los días 25 y 26 de septiembre, y el primero coincide con el Debate de Política General en el Parlament de Catalunya, un pleno decisivo, y el primero del curso político. Así, Torra ha señalado que debe "ser fiel al mandato democrático del pueblo catalán". "Quien tiene un problema aquí es el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, no yo", sostenía.

Así, cuestionado por si solicitará al Tribunal que modifique este calendario, Torra ha respondido que no piensa "pedir nada". "Si funciona la separación de poderes", "todo el mundo sabe qué tiene que hacer", zanjaba.

No ve "motivo" para cambiar el no a Sánchez

Por otro lado, el president ha incidido en que los diputados de su formación en el Congreso de los Diputados volverán a votar no a la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, al no apreciar ningún "motivo" para modificar esta posición. 

El presidente en funciones incluyó el martes entre las 370 medidas propuestas a Unidas Podemos para buscar su apoyo el rechazo explícito al referéndum catalán, que anteriormente no aparecía en el programa del PSOE. "La propuesta de Pedro Sánchez es peor que una no propuesta", afirmaba Torra, en relación a sus planes para Catalunya. Entre otras cosas, a Sánchez le ha reprochado que reclamara explicaciones por las cargas policiales del 1-O desde la oposición, pero que no haya aprovechado su estancia en el Gobierno para disculparse. Ningún miembro del Gobierno seguía en ese momento sus palabras desde la sala.

Más noticias de Política y Sociedad