Público
Público

OBSERVATORIO CONTINUO DE JM&A PARA LAS GENERALES

Un tripartito entre PSOE, Podemos e IU sacaría 550.000 votos más que PP+C's en las generales

El 'desk research' de JM&A para 'Público' sobre las próximas elecciones generales, una vez evaluados los resultados del 24M, muestran un claro giro hacia la izquierda del electorado. Más de ocho millones de votantes han dejado los partidos tradicionales o la abstención para abrazar a Podemos o C's

Publicidad
Media: 3.93
Votos: 29

El PP se queda en los huesos, aunque siga como más votado; el PSOE cae todavía más, pero sin estrellarse del todo; Podemos arrastra a los jóvenes, de un lado a otro del espectro ideológico; y Ciudadanos desangra a los conservadores y destruye a UPyD. En resumen, vuelco a la izquierda: PSOE, Podemos e IU sumarán en las próximas generales unos 555.000 votos más que PP y C's juntos.

Este es el panorama que se avecina en las elecciones del próximo otoño, según el análisis prospectivo del gabinete de estudios demoscópicos Jaime Miquel y Asociados, realizado para Público tras los resultados de las municipales y autonómicas, evaluando el escrutinio a la luz de los antecedentes electorales y efectuando un tracking de toda la demoscopia publicada, incluidos los dos barómetros del CIS, desde febrero de este año.

El PP perderá cuatro millones de votos y 71 escaños, con lo que no podrá sumar mayoría absoluta ni aunque C's y CiU aceptasen darle juntos apoyo

El estudio pormenorizado de las transferencias de votos realizado por JM&A permite identificar los flujos de electores de los que se nutren cada uno de los partidos, estimando el número exacto de sufragios en cada formación y desde dónde han llegado, de forma que se puede analizar en detalle el nuevo panorama político abierto por la emergencia de dos nuevas fuerzas en vertiginoso ascenso, tal como se puede ver en el gráfico interactivo superior.

De entrada, es revelador comprobar que el Partido Popular está perdiendo la confianza del electorado a pasos agigantados: se le van más de 4 millones de votos (el 37% de los que obtuvo en 2011), de los que 3,2 millones se escapan hacia C's o huyen a la abstención. Dejando al partido del Gobierno en el esqueleto de sus incondicionales, con sólo 118 escaños (-68) e incapaz de formar una mayoría absoluta ni siquiera con el hipotético apoyo de los 43 diputados de Ciudadanos y los 11 de CiU (que pierde 5), si pudieran ponerse de acuerdo en intentar salvar a la derecha española, algo ciertamente improbable.

La otra gran formación del bipartidismo también cae duramente, pero no se hunde del todo: la pérdida de más de 1,2 millones de votos (el 17,3% de los que tuvo el PSOE en 2011) se traduce en un descenso de sólo 15 escaños en el Congreso (queda con 95). Pero es evidente que la sangría socialista alimenta a Podemos, que obtiene de ahí precisamente 1,2 millones de sufragios, al tiempo que la formación de Pedro Sánchez se ve incapaz de atraer votantes de otros partidos... salvo del propio PP, al que sustrae casi 400.000 electores de centro-centro.

Por su parte, Podemos se queda lejos de sus expectativas iniciales pero confirma haberse convertido en el tercer partido de España en poco más de un año de existencia, por mucho que Ciudadanos tratase de adjudicarse esa tercera plaza en las municipales gracias a que la formación de Pablo Iglesias no concurrió con su marca a la batalla de los ayuntamientos. Pese a obtener el 17,1% de los votos (unos 4,4 millones, 600.000 más que C's), la formación morada se queda en los 58 escaños porque gran parte de sus seguidores se concentran en grandes urbes.

Al primar el voto de las zonas rurales, la Ley d'Hondt castiga exageradamente a Podemos, ya que con un 24,6% menos de votos (5,6 puntos menos) que el PSOE, ha de conformarse con un 39% menos de escaños (37 diputados menos) que los socialistas.

Estimación de JM&A para las generales de 2015

A diferencia de Podemos, Ciudadanos se nutre de los votantes de un solo extremo del espectro: la derecha, de la que proceden más del 70%

En cuanto al otro partido emergente –que no nuevo, ya que nació en 2006 de una plataforma creada hace diez años, aunque se hubiera limitado a Catalunya hasta ahora–, Ciudadanos, la estimación del Observatorio Continuo de JM&A para Público le otorga 43 escaños, con un 14,7% de los votos.

A diferencia de Podemos (cuya barra de transferencia de votos es un auténtico arcoiris porque atrae a electores desde todos los campos) la formación de Albert Rivera se nutre fundamentalmente de votantes de la derecha, ya que entre los procedentes del PP y los que huyen de UPyD suman 2,6 millones largos de sus 3,7 millones de sufragios totales (más del 70% de sus apoyos).

Así que es legítimo dar por supuesto que Ciudadanos intentará mantener a la derecha en el poder, igual que todos los acuerdos a los que ha llegado en los ayuntamientos han sido en favor del PP, por mucho que diera sus votos a la socialista Susana Díaz en Andalucía.

De lo que no cabe duda es que éste es el "año del cambio", puesto que tras el terremoto local del 24M que ha dejado cojo el poder ejecutivo del PP, el fin del bipartidismo llegará al Congreso de los Diputados como tetrapartidismo (ver gráfico siguiente, que se amplía al clicar en él) sin mayorías absolutas: la derecha no suma 176 escaños ni aunque se alíe con nacionalistas conservadores (algo harto inverosímil), pero la izquierda tampoco alcanza ese número mágico ni con el apoyo de todos los partidos soberanistas de ese extremo del espectro.

Evolución de partidos y etapa del bipartidismo

Pero esto es sólo el primer asalto del nuevo juego de tronos, y el futuro no pinta bien para los conservadores: casi el 35% de los que cumplieron 18 años en los últimos cuatro –por lo que podrán votar este otoño por primera vez– depositarán la papeleta de Podemos. En cambio, menos del 8% de ellos optarán por la del PP.

Ni siquiera el supuestamente joven partido Ciudadanos atrae más que uno de cada diez españoles recién incorporados al censo electoral; incluso menos que los que se inclinan por el viejo PSOE, que recibirá un 14% de apoyo entre los votantes novatos.

Se abre una nueva era, incierta como en todos los cambios sociales profundos, pero es casi seguro que no será derechista.

Más noticias en Política y Sociedad