Público
Público

Euskadi y Galicia suspenden las elecciones autonómicas 

La jornada electoral del 5 de abril en ambas comunidades queda suspendida por la crisis del coronavirus. El lehendakari Iñigo Urkullu y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, han tomado esta decisión tras mantener sendas reuniones con los líderes políticos de sus respectivos territorios.

Urkullu anuncia adelanto
El lehendakari Iñigo Urkullu en una foto de archivo. EFE/ David Aguilar

alba tomé sueiro

-danilo albin

Nadie sabe a esta hora si el 5 de abril se podrá pasear por Bilbao o Santiago de Compostela. Lo que sí está claro es que ese día no habrá urnas, ni mesas electorales, ni proclamación de ganadores y lamentos de perdedores. El presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, han coincidido en acordar este lunes la suspensión de las elecciones autonómicas hasta que la vida vuelva a la normalidad.

En sendas reuniones mantenidas con los líderes del resto de formaciones políticas, ambos mandatarios se han inclinado por la cancelación de la jornada electoral ante la gravedad de la situación creada por el coronavirus.

Hasta nuevo aviso

En Euskadi, que se encuentra en estado de emergencia sanitaria desde el pasado viernes, Urkullu ha dado el paso tras las dudas mostradas inicialmente, lo que provocó una situación particular: únicamente el PNV se quedó como el único partido que oficialmente no suspendió la precampaña, aunque en la práctica no realizó ningún acto en los últimos días.

Todos esperaban a la reunión de este lunes, en la que el lehendakari y los representantes de PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos, PSE, PP y Equo acordaron postergar las votaciones hasta nuevo aviso. Así se ratificará en el consejo de gobierno que se celebrará este martes, siguiendo lo pactado con las formaciones políticas.

Los líderes de los distintos partidos coincidían en una conclusión evidente: no existen condiciones para desarrollar las elecciones bajo unos mínimos de seguridad y normalidad. De hecho, la campaña electoral tendría que haber comenzado este viernes a las 00.00, en plenas restricciones al movimiento de personas por el estado de alarma.

En una nota conjunta dada a conocer tras la reunión, los firmantes señalan que "en la actual situación de Declaración de Emergencia Sanitaria y Estado de Alarma no pueden celebrarse las Elecciones al Parlamento Vasco con las debidas garantías, tanto para la salud pública como para el ejercicio del derecho de sufragio".

"En consecuencia, procede dejar sin efecto, mediante Decreto del Lehendakari, la convocatoria de Elecciones al Parlamento Vasco del próximo 5 de abril. Esta decisión se adoptará y publicará en el Boletín Oficial del País Vasco antes del inicio de la campaña electoral este jueves a las 24:00", subraya la declaración.

En ese contexto, se establece que "la convocatoria de Elecciones al Parlamento Vasco se activará una vez levantada la Declaración de Emergencia Sanitaria", remarcando que "se realizará de forma inmediata, oídos los partidos políticos, y por Decreto del Lehendakari".

También en Galicia

Poco después han llegado idénticas noticias desde Galicia. Núñez Feijóo ha comparecido tras una larga videollamada con las principales fuerzas políticas gallegas: PSdeG-PSOE (Gonzalo Caballero), Galicia en Común-Anova Mareas (Antón Gómez-Reino),  BNG (Ana Pontón) y Ciudadanos (Beatriz Pino).

El líder del PPdeG ha calificado la reunión como "fluida" y "positiva" y ha explicado que los grupos han coincidido en la suspensión de las elecciones gallegas previstas para el 5 de abril, pero que discreparon en fijar una nueva fecha, ya que Feijóo cree que, de momento, "todos debemos de estar a otra cosa".

De esta manera, la precampaña se retomará y reactivará "tal y como se dejó". Mientras que no finalice el estado de alarma las elecciones gallegas "no se pueden celebrar", tampoco mientras que no finalice el "estado de emergencia sanitaria". Por el momento, Feijóo anuncia que desconoce si van a coincidir con Euskadi, y recuerda que le gustaría como en los años anteriores pero que a día de hoy no hay respuesta. "No puedo confirmarlo", esgrimió.

Asimismo, también reconoce las diferencias con el País Vasco en la evolución del coronavirus y en que, una vez que se reactiven las elecciones en Euskadi, retomarán de nuevo el periodo de 54 días desde la fecha electoral al contrario que Galicia.

Al dejar sin efecto las elecciones autonómicas, los comicios gallegos se reavivarán de acuerdo con una "nueva normativa en construcción" y que mañana, martes, se pondrá a disposición de los partidos para su evaluación, según informó Feijóo. "A partir de mañana se buscará una fórmula jurídica dentro del estado de incertidumbre a través de un decreto remitido a la Junta Electoral", añadió y prevé "si es posible" tenerlo para antes del jueves.

"Por más diferencias que pudo haber en un pasado, me quedo con la respuesta del Gobierno y con la reunión de hoy". El presidente de la Xunta explicó que desde el Ejecutivo autonómico seguirán las instrucciones del Gobierno estatal y que en cuanto a la situación del covid-19 en Galicia, el principal problema actual son las "protecciones", por lo que trasladarán a Pedro Sánchez distintas propuestas haciendo hincapié en: material sanitario y equipamientos, asistencia social, protección civil, ampliación del fondo de contingencia o apertura de líneas de "liquidez extraordinarias", entre otras.

El Presidente de la Xunta también pidió a Sánchez un estudio sobre la previsión del comportamiento del covid-19 en las próximas semanas en función del modelo chino, coreano, italiano o madrileño. De momento, señala que "no es necesario" hacer uso de los hospitales privados en Galicia y han "preavisado" a todos los centros concertados o privados de la sanidad gallega, pero que por ahora "hay aforo y personal". A día de hoy, en la comunidad hay 239 contagiados y 3 fallecidos.

En cuanto al resto de partidos, todos coinciden en la necesidad del refuerzo de medidas sanitarias y económicas y mostraron su disposición ante la Xunta de Galicia. El líder de los socialistas gallegos anunció que, a la hora de fijar una nueva fecha electoral, se puede contemplar el 27 de septiembre como "referencia" ya que ese día se cumplen 4 años desde los últimos comicios. "No hablamos de una nueva convocatoria electoral, sino de un aplazo", añadió Caballero, "estamos abiertos a cualquier escenario". También el socialista trasladó la necesidad de fortalecer el "diálogo social" con los trabajadores.

Por su parte, Gómez-Reino (Galicia en Común-Anova-Mareas) lleva en cuarentena desde el jueves al mediodía por haber presentado síntomas y está a la espera del resultado. Tras la reunión con el resto de grupos políticos, cuenta que es "fundamental" el consenso entre el conjunto de fuerzas con representación parlamentaria y aseguró que todas están actuando con "total lealtad".

Gómez-Reino puso el foco en los apoyos en lo referente a la asistencia telefónica y agregó que mañana, tras el informe jurídico de la Xunta de Galicia, el resto de grupos "tomarán decisiones". Además, contempla que hay cuestiones pendientes como el voto rogado o el voto por el correo que "hay que tener en cuenta" para reactivar las elecciones.

Mientras tanto, la líder del BNG, Ana Pontón, anunció que en la vídeo llamada de esta mañana con los demás candidatos a la presidencia de la Xunta trasladó 40 medidas y pidió consensuar una "fecha orientativa" para las elecciones.

Asimismo, Pontón propuso "blindar" Galicia y evitar que los gallegos se trasladen a otros lugares de la comunidad. Además, incidió en la necesidad de establecer medidas contra la violencia machista por en confinamiento de las casas. De esta manera también reclamó que continúe la actividad parlamentaria, ya que el Parlamento quedó disuelto el pasado 11 de febrero, y confía que en la reunión de este martes haya un acuerdo al respecto, porque la Cámara gallega "no puede funcionar a medio gas".

Más noticias de Política y Sociedad