Público
Público

Urkullu se compromete a volver a suspender las elecciones si no hay garantías sanitarias en julio

El lehendakari confirmó a los partidos de la oposición que llamará a las urnas apenas unos minutos antes de su anunciada comparecencia ante los medios de comunicación. Lo hizo mediante un escueto mensaje de Whatsapp en el que notificó que había firmado el decreto de convocatoria electoral.

Urkullu anuncia elecciones
El Lehendakari Iñigo Urkullu en una imagen de archivo. EFE/ David Aguilar

El camino a las urnas ya está despejado. O al menos, se sabe cuál será su día D, que será un 12-J: el domingo 12 de julio Euskadi celebrará, por decisión del lehendakari, sus postergadas elecciones autonómicas. Así lo ha confirmado Iñigo Urkullu mediante una comparecencia ofrecida tras reunir de forma extraordinaria a su consejo de gobierno. Se ratificó así lo que ya se sabía a ciencia cierta desde primera hora de la mañana y se intuía desde hacía ya algunas semanas.

Valiéndose de su potestad, el lehendakari ha decidido emprender la vía electoral pese a no contar con el apoyo unánime de la oposición: EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU, primera y segunda fuerza política de la oposición respectivamente, habían remarcado en varias ocasiones que las elecciones no podían ser ahora una prioridad, tanto por razones sanitarias como de garantías democráticas. Urkullu no les ha hecho caso.

En su intervención, el mandatario vasco volvió a asegurar que julio es el mes apropiado para realizar las elecciones, inicialmente previstas para el 5 de abril y canceladas por la emergencia del coronavirus. "Es el momento adecuado para llamar a la ciudadanía a votar con todas las garantías", afirmó. 

En el ámbito de las razones estrictamente sanitarias, afirmó que el último informe de Salud Pública garantiza que julio será un mes propicio frente a las "incertidumbres asociadas al otoño". "Hemos superado la emergencia sanitaria", subrayó Urkullu. En esa línea, llamó a tener en cuenta "la menor incidencia de la pandemia en verano y el mayor riesgo en otoño" y subrayó que, en ese contexto, "se dan todas las condiciones para celebrar las elecciones". Subrayó además que "faltan 54 días" para celebrar la cita electoral.

Habló también de la situación "jurídica y legal" existente, con el Parlamento disuelto, para defender que "Euskadi tiene que celebrar elecciones", de manera que pueda contar con un Parlamento y un nuevo Ejecutivo constituidos para hacer frente a las medidas que deberán adoptarse en el marco de la crisis. Aseguró además que el Gobierno de Pedro Sánchez "coadyuvará" para que puedan celebrarse las votaciones con garantías.

El lehendakari ha anunciado además que este mismo lunes reunirá al consejo asesor del Plan de Protección Civil para levantar la emergencia sanitaria decretada hace ya más de dos meses en esta comunidad autónoma. En cualquier caso, aseguró que en caso de que "si se volviesen a reproducir las circunstancias" que dieron lugar a esa emergencia sanitaria, su compromiso será "volver a dejar sin efecto" la convocatoria electoral. Eso sí, aseguró que no tiene una fecha fijada para ese "plan B". "Tendría que volver a reunir a los partidos y ver si se reinicia o reanuda" la convocatoria, afirmó. En cualquier caso, destacó que la legislatura acabará oficialmente el 25 de octubre.

Del mismo modo, Urkullu ha dejado en manos de los partidos políticos la decisión sobre cuánto durará la campaña electoral. Básicamente, existe la posibilidad de que se reduzca a una semana. Equo Berdeak, que se presentará a las elecciones con el ex parlamentario José Ramón Becerra como candidato, ya ha pedido este mismo lunes que la campaña se limite a siete días de duración. 

"Serias dificultades"

La decisión del lehendakari volvió a levantar críticas por parte de las principales fuerzas políticas de la oposición. Según ha podido confirmar Público, el lehendakari informó a los portavoces de los partidos vía Whatsapp cuando solo faltaban unos minutos para su comparecencia. En un mensaje escueto, se limitó a informar oficialmente a los representantes políticos que acababa de firmar el decreto de convocatoria de las elecciones.

Tras la rueda de prensaEH Bildu sostuvo que este anuncio "responde a los intereses electorales del candidato Urkullu y de su partido". La formación soberanista advirtió que "van a existir serias dificultades para garantizar la igualdad de oportunidades en el desarrollo de una campaña electoral que va a ser crucial para que la ciudadanía reflexione el sentido de su voto".

En una nota enviada a los medios tras la rueda de prensa del lehendakari, la candidata de la coalición de izquierdas, Miren Gorrotxategi, lamentó que el jefe del Ejecutivo autonómico ha tomado su decisión "sin haber superado la pandemia, de forma absolutamente arbitraria y en favor, exclusivamente, de sus propios intereses personales y partidistas". "Bastante sufrimiento pesa sobre la ciudadanía para cargarle además con la confrontación electoral", afirmó.

En ese contexto, desde el PP señalaron que no hubo ninguna llamada ni mensaje a su candidato, Carlos Iturgaiz, para informarle sobre esta decisión. "Exigimos que se hagan con garantía sanitaria y electoral", afirmó el postulante de PP-Ciudadanos en un mensaje de audio. También criticó la "caótica" gestión del PNV en distintos asuntos. 

Por su parte, la candidata del PSE, Idoia Mendia, señaló que "una cita electoral abre siempre un tiempo nuevo". "Más que nunca Euskadi necesita un gobierno fuerte y estable para afrontar la crisis", subrayó. Distintas encuestas publicadas hasta ahora señalan que PNV y PSE, actualmente socios en el Ejecutivo autonómico y en las principales instituciones vascas, podrían sumar mayoría absoluta.

Equo, en tanto, volvió a reclamar que se incorpore en la convocatoria electoral "un criterio sanitario claro, público y objetivo" que permita "paralizar o reactivar las elecciones en caso de que las circunstancias sanitarias así lo aconsejen, en vez de suspenderlas". Ahí estará una de las claves de las próximas semanas. 

Más noticias de Política y Sociedad