Público
Público

Urkullu y Sánchez consolidan el vínculo entre el PNV y el gobierno en un momento clave

El presidente se reúne durante una hora en La Moncloa con el lehendakari, el primer mandatario autonómico que pasa por su despacho. Desde el PNV aseguran que la colaboración con el Ejecutivo español “ya ha comenzado” en el Congreso.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del Gobierno Vasco, Iñigo Urkullu, durante una reunión. / LA MONCLOA

Es una de las tradiciones más populares del País Vasco. Cada víspera de San Juan, Euskadi se llena de hogueras que representan la llegada del verano. El adiós, aunque sea en los papeles, al invierno. El fin de una etapa y el inicio de otra. 72 horas después de ese acto simbólico, el lehendakari Iñigo Urkullu y el presidente Pedro Sánchez ha protagonizado otra imagen cargada de valor: Vitoria y Madrid han coincidido en la necesidad de abrir una nueva etapa de diálogo y colaboración que podrá abarcarlo todo. O casi todo.

Tras casi dos horas de reunión con el nuevo mandatario español, Urkullu ha comparecido en La Moncloa para realizar una declaración solemne. Había dudas sobre si aparecería el lehendakari en solitario o si estaría Sánchez junto a él. Finalmente, el lehendakari compareció en solitario, mientras que desde La Moncloa se optó por enviar una nota de prensa.

El lehendakari lo describió como un encuentro “cordial” que abre “una puerta a la relación institucional para garantizar una dinámica de trabajo estable y constructiva”. “Hemos avanzado ya en cuestiones concretas y prácticas, comprometiendo un nexo permanente de relación”, subrayó. De hecho, Urkullu salió de la reunión con un compromiso concreto bajo el brazo: se creará un grupo de trabajo que abordará las transferencias pendientes por cumplir, priorizando “el estudio de tres materias que se encuentran más avanzadas”, explicó Urkullu.

Entre los puntos que estarán sobre esa mesa de trabajo se encuentran la gestión de las autopistas A68 Y AP1, el Puerto de Pasaia, Prisiones y el régimen económico de la Seguridad Social. Sobre estos dos últimos puntos, incluidos en el pacto de gobierno de coalición entre el PNV y el PSE en Euskadi, el propio mandatario vasco admitió que se hará una “reflexión”, lo que significa que no se concretarán de manera inmediata. Asimismo, anunciaron que se convocará la comisión mixta de transferencias para el próximo mes de julio.

El objetivo del Gobierno Vasco es “encausar” este asunto, tal como ya había quedado patente en la reunión preparatoria que el pasado viernes mantuvieron el consejero de Autogobierno, Josu Erkoreka, y la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet. El almuerzo entre ambos fue todo un gesto respecto a lo ocurrido durante la etapa de Rajoy en La Moncloa: durante meses, Erkoreka esperó una reunión con Soraya Sáenz de Santamaría que nunca llegó.

Pasos concretos

De las palabras a los hechos. Una vez terminada la esperada reunión entre ambos líderes institucionales, se abre ahora un periodo cargado de expectativas sobre los pasos que el gobierno de Sánchez dará para avanzar en los puntos tratados con Urkullu. Uno de los temas más sensibles será el acercamiento de presos de ETA, tal como ya se encargaron de remarcar hace algunos días los representantes de las principales asociaciones de víctimas tras reunirse con el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, a quien advirtieron que saldrán a la calle si hay acercamientos de presos.

En torno a este punto, se prevé que el gobierno socialista dará pasos “graduales” y apegados al estricto cumplimiento de la ley ordinaria. O lo que es lo mismo, dejando a un lado la política de excepción empleada desde principios de los noventa contra los reclusos de ETA y de otras organizaciones de la izquierda abertzale. El presidente francés, Emmanuel Macron –con quien Sánchez se reunió en París el pasado sábado- ya ha empezado a hacerlo: hasta ahora, el gobierno del país vecino ha acercado a cárceles próximas al País Vasco a 14 de los 50 presos que se encuentran en territorio galo.

Sobre este punto, el lehendakari mostró su comprensión ante “las razones de cautela expuestas por el presidente”. Destacó además que había trasladado a Sánchez las distintas iniciativas desarrolladas por el Gobierno Vasco “en el ámbito de memoria, reconocimiento y reparación a las víctimas”. “Creo que es momento de avanzar en la convivencia normalizada, y he trasladado el respaldo mayoritario de las instituciones y de la sociedad vasca a las decisiones que se puedan adoptar en esta línea”, dijo Urkullu, quien avanzó además que había acordado con Sánchez “mantener una relación directa en materia de convivencia”.

Durante la reunión, el lehendakari también expuso la necesidad de “una política europea común que dé respuesta tanto a las necesidades de las personas migrantes como de las personas refugiadas y solicitantes de asilo desde los principios de corresponsabilidad y compromiso con los derechos humanos”. “He trasladado la disposición de Euskadi a compartir la acogida de las personas refugiadas y a desarrollar nuevas iniciativas” en esa materia, apuntó.

“Engrasar las relaciones”

En ese contexto, el encuentro de este lunes dibuja una nueva etapa de diálogo entre los gobiernos de Vitoria y Madrid que tendrá su réplica en el Congreso: tras permitir que la moción de censura contra Rajoy saliese adelante, el PNV resultará un aliado importante para el Ejecutivo de Sánchez. Fuentes nacionalistas señalaron a 'Público' que “la colaboración ya ha comenzado en el Congreso” y que confían que ese apoyo “sirva para engrasar las relaciones entre los gobiernos y avanzar en materia de autogobierno”.

Antes de abrirle la puerta a Urkullu, Sánchez recibió hace ya algunos días en La Moncloa al presidente del PNV, Andoni Ortuzar, junto a quien analizó el nuevo escenario abierto en España y se comprometieron a mantener conversaciones en torno a autogobierno y transferencias pendientes, lo que se blindaría en el marco de un acuerdo no firmado de “colaboración” en el Congreso. Una vez más, la formación de Ortuzar y Urkullu vuelve a centrar todas las miradas.

Más noticias en Política y Sociedad