Público
Público

La “vejiga de titanio” de Crespo y la deuda del PP de Fraga que dejó de pagar a Gürtel

El ‘número dos’ de Gürtel denuncia las condiciones en las que permaneció detenido en 2009, en busca de la nulidad del proceso. Revela que el PP gallego dejó a deber dinero de a la trama y niega todo acto delictivo

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

El número dos de la trama Gürtel y ex secretario de organización del PP gallego, Pablo Crespo, junto a su abogado, Miguel Durán, a su llegada esta mañana a la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares. EFE

SAN FERNANDO DE HENARES (MADRID).- El ‘número dos’ de Gürtel, Pablo Crespo, ha intentado ilustrar al tribunal que juzga esta trama de corrupción las condiciones en las que fue detenido el 6 de febrero de 2009, dentro de unos calabozos donde no sabía si era de día y de noche y sin poder ir al servicio aunque tenga “vejiga de titanio”.

La defensa diseñada por su abogado Miguel Durán busca cargarse de razones para lograr la nulidad de la sentencia que dicte el tribunal, presidido por Ángel Hurtado. Sin embargo, todas las actuaciones realizadas en la fase de instrucción fueron confirmadas tras sus correspondientes recursos en contra, en especial tras la inhabilitación dictada por el Supremo contra el primer juez que llevó el caso, Baltasar Garzón.

Crespo definió los calabozos de Moratalaz (Madrid) como “peores que las mazmorras de la Edad Media”. Y su defensor se ha explayado este jueves en que ahondara en las condiciones de su detención para justificar el motivo por el que se niega a ratificar su declaración en la fase de instrucción. El tribunal ha dejado que dedique la mayor parte del interrogatorio a este relato, sabedor que buscan causas de nulidad en todo momento.

"No hice mis necesidades durante 24 horas, a lo mejor porque tengo una vejiga de titanio", ha explicado Crespo con ironía. Ha descrito la la comida en el calabozo como “asquerosa”, las “96 horas” que estuvo sin lavarse y los dos agentes que se comportaron de forma "verbalmente violenta". De uno de ellos repite siempre su identificador -el 81067-, que convoca como un mantra y recuerda que será citado como perito.

Tardó unas “80 horas” en ser puesto a disposición del juez Garzón, ante el que llegó “agotado” y no sabe si declaró “media hora u hora y media”… Pudo asearse en la cárcel de Soto del Real (Madrid), tres días después.

Los 125.000 euros que nunca cobraron del PP gallego


Antes de ser fichado por Francisco Correa, líder de la trama, Crespo fue secretario de organización del PP gallego de Manuel Fraga. Y ante el tribunal ha revelado que dicha formación dejó a deber 125.000 euros a la empresa Special Events porque consideró que los trabajos eran fruto.

Por ello, Crespo intentó que Álvaro Lapuerta, el tesorero del partido, y su sucesor Luis Bárcenas, gerente, mediaran ante la formación gallega para intentar cobrar esa deuda. Nunca lo lograron. 

Crespo ha negado que utilizara sus contactos políticos cuando pasó a trabajar con Correa.
Dejó su cargo por su cercanía con el secretario general del PP gallego, Xosé Cuiña, enfrentado a Fraga. Incluso piensa que el fichaje por las empresas de Gürtel perjudicó a Correa debido a la enemistad surgida entre el líder gallego y su eterno delfín.

En su línea defensa, ha negado todo "acto delictivo". Se limitó a ayudar a Correa y a transmitir sus órdenes en la reorganización de su fortuna oculta porque es su amigo, además de su jefe. Como empleado, cobraba unos 5.400 euros al mes en 14 pagas.

Más noticias en Política y Sociedad