Público
Público

La victoria "agridulce" de Urkullu: sacará adelante sus Presupuestos sin lograr ningún apoyo fuera del gobierno 

El pleno del Parlamento Vasco tratará este viernes las enmiendas formuladas por EH Bildu, Elkarrekin Podemos, PP-Ciudadanos y Vox. El sólido bloque conformado por PNV y PSE se encargará de que no prosperen.

Iñigo Urkullu
El lehendakari Iñigo Urkullu. Chema Moya / EFE

El Parlamento Vasco será escenario este viernes de un nuevo paso hacia la aprobación de los Presupuestos autonómicos. No se esperan allí grandes turbulencias, o al menos ese es el pronóstico que, con total certeza, manejan en el Ejecutivo de Iñigo Urkullu: la mayoría que le otorga su acuerdo con el PSE volverá a ser clave para avanzar hacia el sí definitivo que las Cuentas recibirán en febrero.

Ni la derecha ni la izquierda tendrán opciones de éxito en la votación de las enmiendas a la totalidad que se debatirán en el pleno. EH Bildu, Elkarrekin Podemos-IU, PP-Ciudadanos y Vox registraron tales propuestas frente al documento presupuestario del Ejecutivo vasco, que no ha logrado cosechar apoyos más allá de sus propios componentes.

"Lo interpretaría como una victoria agridulce", afirma Jule Goikoetxea, profesora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad del País Vasco e investigadora de la Universidad de Oxford. En tal sentido, sostiene que el PNV de Urkullu se encamina precisamente a reforzar esa tendencia de "depender menos de otros partidos y amarrarse al PSE" para sacar adelante sus proyectos.

"Está claro que no necesita el apoyo de nadie, pero en una democracia siempre es mejor tener apoyos: siempre es peor aprobar algo con el 51% cuando puedes hacerlo con el 70%", afirma Goikoetxea. 

El alejamiento más claro y significativo ha sido con EH Bildu. El grupo parlamentario abertzale, principal fuerza de la oposición, denunció que el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, había optado por "romper el diálogo" sin sentarse a valorar las propuestas de la coalición soberanista, lo que impidió cualquier mínimo acuerdo y agrandó aún más la brecha entre el PNV y EH Bildu.

"No nos necesita"

Tampoco hubo éxito con Elkarrekin Podemos-IU pese a los antecedentes que, al menos inicialmente, habían invitado al optimismo en las oficinas del Gobierno Vasco. En 2019, la formación morada –sin el apoyo de IU, que optó por desmarcarse– validó con sus votos los presupuestos de PNV y PSE, que entonces gobernaban en minoría.

Sin embargo, en esta ocasión no ha habido acuerdo con la coalición de izquierdas. "Hemos intentado mejorar la propuesta presupuestaria del Gobierno Vasco y por eso negociamos, pero no ha podido ser. El gobierno no nos necesita y no quería mover ficha", afirmó la portavoz de Elkarrekin Podemos, Miren Gorrotxategi.

Por su parte, la coalición PP-Ciudadanos también ha anunciado que rechazará los presupuestos, al igual que hará la única parlamentaria de Vox en Euskadi, Amaia Martínez. De esta forma, el Gobierno Vasco sabe ya que las Cuentas se aprobarán definitivamente en el pleno del próximo 11 de febrero con los únicos votos de PNV y PSE. Únicos, pero suficientes. 

Más noticias