Público
Público

El Gobierno Vasco afronta el trámite de Presupuestos sin nuevos apoyos a la vista

El Ejecutivo de Iñigo Urkullu prevé aprobar el proyecto en el Consejo de Gobierno del próximo día 15. De momento no hay señales de posibles respaldos más allá de las filas del PNV y del PSE, socios en Euskadi. Ambos suman mayoría absoluta.

Iñigo Urkullu
El lehendakari, Iñigo Urkullu. David Aguilar / EFE

Iñigo Urkullu espera un inicio de año sin grandes sobresaltos, al menos en lo que se refiere al ámbito estrictamente parlamentario. El lehendakari recibirá las Navidades con el proyecto de Presupuestos aprobado por el Consejo de Gobierno, aunque para concretar el respaldo de la mayoría de la Cámara autonómica deberá aguardar hasta febrero. Entonces hará valer su mayoría absoluta para poner en marcha las primeras cuentas de la nueva legislatura.

Paso a paso. Sin prisa ni pausa. Con la tranquilidad que le otorgan los 41 escaños (sobre un total de 75) que suman PNV y PSE. Con el pie puesto suavemente en el acelerador para superar etapas, frenar unos días en el extraño periodo navideño de tiempos de pandemia y retomar la marcha después de Reyes. Urkullu y su equipo avanzan así hacia los Presupuestos de 2021, los cuales prometen rehuir de cualquier cosa que se parezca a la austeridad.

El Ejecutivo autonómico no sólo ha anunciado el adiós definitivo a ese tipo de políticas en Euskadi, sino que también ha afirmado en reiteradas ocasiones que buscará ampliar los apoyos a unos Presupuestos autonómicos dirigidos a afrontar la incierta situación provocada por la pandemia a nivel global. Sin embargo, en la oposición creen que de momento no hay más que palabras.

"No sabemos nada de los Presupuestos del Gobierno Vasco. La mejor manera de empezar no es esta", afirmó este lunes el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi. En tal sentido, criticó que la coalición conformada por PNV y PSE "no quiere hacer reformas fiscales", un aspecto que la formación soberanista considera importante para avanzar hacia cualquier tipo de acuerdo. 

En una entrevista en Euskadi Irratia, Otegi llamó a "utilizar la reforma fiscal y el endeudamiento para satisfacer las necesidades existentes". "El dinero se necesita para poner las necesidades de la gente en medio de las políticas públicas. Si eso se hace así, nosotros estamos dispuestos a apoyar los Presupuestos", avanzó. 

Acuerdo "incumplido"

Las críticas también han llegado desde Elkarrekin Podemos-IU. Su portavoz, Miren Gorrotxategi, denunció el "incumplimiento del acuerdo presupuestario" firmado hace ahora un año entre el Gobierno Vasco y la coalición de izquierdas para sacar adelante los Presupuestos de 2020.

"A día hoy desconocemos el nivel de ejecución y gasto de las partidas pactadas", lamentó Gorrotxategi. "Sabemos que muchas partidas se han tenido que reasignar para hacer frente a la Covid-19, pero no sabemos cuáles ni a dónde han ido", apuntó.

La portavoz de Elkarrekin Podemos-IU remarcó que ese silencio del Gobierno Vasco –que tampoco ha respondido a una solicitud de información parlamentaria sobre lo ocurrido con el acuerdo de hace un año– no permite "afrontar desde un buen punto de partida la negociación de los Presupuestos, porque la actitud del PNV y PSE-EE con el acuerdo es de un absoluto ninguneo".

Entre los escaños de PP-Ciudadanos –coalición que cuenta con seis representantes en la Cámara vasca, los mismos que Elkarrekin Podemos-IU– también reina la cautela ante la nueva tramitación presupuestaria. "A día de hoy no tenemos ni idea de los Presupuestos", señalaron a Público fuentes de ese grupo parlamentario.

Reloj en marcha

El Gobierno Vasco prevé iniciar la ronda de contactos con todos los grupos políticos –lo que incluiría también a la única parlamentaria de Vox, Amaya Martínez– el próximo 11 de enero. Será a partir de entonces cuando Azpiazu tendrá la misión de ampliar los apoyos de cara a la tramitación en el Parlamento Vasco, que arrancará el 29 de enero con el debate de las enmiendas a la totalidad. Se prevé que el pleno decisivo, en el que las cuentas recibirán su aprobación definitiva, tendrá lugar el 11 de febrero. Urkullu verá entonces si es posible obtener respaldos más allá de su firme y mayoritaria coalición.  

Más noticias