Público
Público

PNV y PSE llegan a un acuerdo con PP-Ciudadanos en Euskadi sobre la "erradicación" de la violencia machista

El Parlamento Vasco aprueba una enmienda transaccional firmada por las tres formaciones en las que se insta al Gobierno de Iñigo Urkullu a dar un impulso al Proyecto de Ley que regule la lucha contra esa lacra. EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU se han abstenido, mientras que Vox ha votado en contra al calor de su discurso negacionista. 

Urkullu parlamento
Imagen de archivo de un pleno del Parlamento Vasco. – EFE

El pleno del Parlamento Vasco de este jueves ha sido escenario este jueves de un acuerdo entre PP-Ciudadanos, PNV y PSE en torno a la violencia que sufren las mujeres. En el marco de un debate motivado por una iniciativa presentada originalmente por la coalición conservadora, los tres grupos políticos han firmado una enmienda conjunta en la que piden que se agilice la tramitación del proyecto de ley dirigido a luchar contra esa lacra

Poco antes del mediodía, la parlamentaria nacionalista Leixuri Arrizabalaga habló de la necesidad de alcanzar un "pacto de país" en torno a ese asunto. Su intervención llegó poco después de otra que giró en dirección absolutamente opuesta: la única representante de Vox en la Cámara autonómica, Amaia Martínez, se refirió a una "falsa guerra de sexos" y negó la existencia misma de la violencia de género.

"Muchos de ustedes desean acabar con la diversidad de ideologías que conviven en democracia", dijo Martínez al resto de la Cámara. "Ustedes están politizando con el maltrato a las mujeres, algo absolutamente indigno. Utilizan a las mujeres víctimas de malos tratos en beneficio propio", disparó. 

La representante de la ultraderecha se quedó absolutamente sola en sus ataques contra el feminismo y su negación de la violencia de género. "Me recuerdan ustedes a los negacionistas de la pandemia", resumió la parlamentaria del PSE Gloria Sánchez.  "La violencia de género –continuó– no tiene cabida en la democracia que queremos consolidar".

En ese contexto, la parlamentaria de PP-Ciudadanos Laura Garrido se giró de su escaño para decirle a Vox que la coalición conservadora "condena todas las violencias", aunque seguido le recordó que este jueves se estaba hablando, en concreto, "de la violencia de género". 

Garrido celebró que PP-Ciudadanos había logrado "arrancar" un nuevo compromiso al Gobierno Vasco en relación al impulso del Proyecto de Ley para la erradicación de la violencia contra las mujeres, cuyo debate y aprobación por la Cámara autonómica aún está pendiente. "Se trata de un proyecto que sufre un retraso considerable", destacó la parlamentaria conservadora.

En la enmienda transaccional acordada por PP-Ciudadanos, PNV y PSE se insta al Gobierno Vasco a remitir el mencionado proyecto de ley "a la mayor brevedad posible", dando así cumplimiento a un acuerdo adoptado en tal sentido por la Cámara de Vitoria en 2019. 

"No es avance alguno"

Vox, como era previsible, votó en contra, mientras que EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU optaron por abstenerse. La parlamentaria de EH Bildu Oihana Etxebarrieta sostuvo que la enmienda transaccional acordada este jueves "no aporta nada nuevo", al tiempo que defendió que la coalición abertzale trabajará a favor de esa ley cuando sea llevada al Parlamento. 

Mientras tanto, Elkarrekin Podemos-IU decidió abstenerse de forma "crítica", ya que considera que la iniciativa conjunta de los otros tres grupos parlamentarios "se limita a seguir pendientes de la recepción del proyecto de reforma de la Ley de Igualdad". "No estamos en contra, pero no es avance alguno respecto a lo que deberíamos haber tenido ya hecho durante la legislatura pasada", dijeron a Público fuentes de la coalición de izquierdas. 

"Dejen de señalar al feminismo como enemigo; nos avalan siglos de lucha, vamos a seguir aquí presentes, somos y seremos imparables", afirmó durante el pleno la parlamentaria de Elkarrekin Podemos-IU Isabel González. Se dirigía a la representante de Vox, única integrante de toda la Cámara que dedicó su discurso a negar la violencia de género –habló en su lugar de "violencia intrafamiliar"– y atacar a los colectivos feministas. 

Más noticias