Público
Público

Yolanda Díaz: "Apelo a un proyecto de país basado en la igualdad"

La vicepresidenta participa en una tertulia junto al intelectual francés Thomas Piketty en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Díaz ha señalado también la necesidad de una reforma fiscal: "No hay igualdad sin impuestos".

Yolanda Díaz y Thomas Piketty
Yolanda Díaz y Thomas Piketty antes de iniciar el diálogo 'Desigualdad: una aproximación transdisciplinar' en Madrid. A. Pérez Meca / Europa Press

"Apelo a un proyecto de país basado en la igualdad". La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo va definiendo desde distintos escenarios su proyecto político, cuál es el motor que le mueve en su acción diaria desde el Gobierno y dónde está el horizonte para construir ese nuevo sujeto político que ha de aglutinar a las izquierdas. Todo ello se resume en una idea principal: la igualdad, la equidad. "En la igualdad y en el que la intervención pública no solo tenga que actuar cuando estamos en crisis", ha descrito Yolanda Díaz.

Y es que Díaz participaba este viernes junto a Thomas Piketty, profesor en la Paris School of Economics y una de las figuras clave en los estudios sobre desigualdad, en un acto en Madrid organizado por el Instituto de Estudios Culturales y el Círculo de Bellas. Un evento que suponía el pistoletazo de salida del seminario 'La desigualdad: una introducción transdisciplinar que se celebra en la capital'. Con un aforo reducido por motivos de seguridad, la Sala de las Columnas del Círculo de Bellas Artes se quedaba pequeño (han entrado 300 personas según la organización) y algunos asistentes no pudieron entrar al recinto. El acto fue interrumpido por los gritos de un individuo del público.

"No hay igualdad sin impuestos"

En sus intervenciones, compaginadas con las de Piketty (diálogo moderado por el traductor Daniel Fuentes) Díaz ha ido esbozando otras ideas políticas. Por ejemplo, en este inicio del 2022, año en el que el Gobierno de coalición se ha comprometido a afrontar una reforma fiscal, ha lanzado un mensaje claro: "No hay igualdad sin impuestos". "Hemos asistido a un proceso de desfiscalización absoluta, y para que hablemos de estado social, sanidad pública y educación, hay que hablar de ingresos públicos", ha advertido. "No hay nada que determine más la vida de la gente que los impuestos", ha sentenciado Díaz.

En este sentido, también ha querido aclarar que "no hay proceso ni proyecto social de emancipación sin la progresividad social y un estado social fuerte". "Las fuerzas de izquierdas tienen miedo a hablar de esto", ha dicho, lanzando un mensaje velado a sus socios socialistas del Gobierno, con quienes en los próximos meses tendrá que acordar hasta dónde llegará la reforma fiscal y diseñarla. "La cuestión no es subir los impuestos, es quién paga impuestos", considera Díaz, advirtiendo: "En mi país y en el mundo, los híperricos asisten a una deserción fiscal".

La vicepresidenta también ha querido recordar que España se encuentra a seis puntos de la media fiscal europea. "Tenemos una legislación tributaria para una realidad del S.XX, necesitamos nuevas políticas que acomoden la realidad de los ingresos públicos a la realidad económica actual, una fiscalidad justa, igualitaria, feminista, verde…", ha desarrollado. 

La Europa de Díaz

Díaz ha querido recoger la teoría de Piketty de 'socialismo participativo' para lanzar otra idea. Parafraseando al histórico líder sindical de CCOO, Marcelino Camacho, justo un día después de que la vicepresidenta asistiera a la entrega de su legado (y el de su esposa, Josefina Samper) al Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, ha dicho: "La democracia se quedó a la puerta de las empresas en nuestro país".

Frente ello, ha reivindicado el acuerdo de empresarios y sindicatos de la reforma laboral pilotado desde su ministerio y ha señalado que para hacer frente a "la gran asignatura pendiente de la desigualdad" hace falta "que las decisiones estén en los trabajadores". Uno de los mayores logros de esta reforma tiene que ver con priorizar los convenios colectivos sectoriales frente a los de empresa y recuperar la ultraactividad, cuestiones que priman la labor sindical. "Para ensanchar la democracia, no podemos dejar el mundo de las empresas ajeno a la misma", considera Díaz.

Como cuarta idea fuerza, la política gallega se ha referido a su idea de Europa. "Hemos de cambiar la arquitectura institucional del proyecto de la UE, nadie puede entender que el requisito de voto para dotarnos de reglas fiscales haya de ser la unanimidad", ha criticado Díaz, proponiendo: "Necesitamos políticas públicas que caminen hacia lo social compartidas". 

"¿Vamos a volver al modelo de Europa de la austeridad?", se ha preguntado, para luego, responder: "Estoy volcada en las directivas de igualdad retributiva y de salarios mínimos, pues también hay que hablar del incremento de salarios en el conjunto de la UE". "El salario mínimo es un elemento esencial de igualación social, es la herramienta más eficaz contra la pobreza laboral y ha servido, en España, para reducir la brecha de género en España 2,5 puntos", valora Díaz, refiriéndose a la última subida lograda, de 15 euros, el pasado año.

Más noticias