/

Diez consejos para gozar del verano con mucha energía

Cuando estamos en verano apetece aprovechar el buen tiempo, organizar excursiones, asistir a conciertos, acudir a fiestas y eventos, realizar actividades al aire libre y disfrutar de las vacaciones al máximo para el supuesto de que las tengamos en estas fechas.

Y, sin embargo, a pesar de nuestras buenas intenciones, corremos el riesgo de encontrarnos agotados, dejarnos abatir por la ansiedad o sentir que no estamos en plena forma para todo lo que queremos emprender. Así que hoy te ofrecemos una decena de consejos para gozar del verano con mucha energía, de manera que la ausencia de esta no entorpezca tus planes. ¡Ánimo y a por todas!

Desconexión digital

 verano
Una chica sentada mirando al mar – Unsplash

Comencemos por un factor esencial a la hora de descansar y aprovechar nuestro tiempo libre: la desconexión digital. Si estás de vacaciones, resulta fundamental para poder relajarte debidamente, pero si no es así y solo vas a librar los domingos o el fin de semana, también debes tenerla en cuenta. No abuses de las tecnologías y no desperdicies el tiempo y tus energías delante de una pantalla durante horas en tu tiempo de ocio.

Disfruta del momento al máximo y olvídate de estar pendiente del correo electrónico, de los likes y de estar retransmitiendo al minuto todo lo que haces. Lo creas o no, esa es otra forma de estresarse y de no permitir que nuestro cerebro se relaje y goce del momento, sin importar que haya alguien que vaya a verlo o no.

Alimentación saludable

ensalada
Camarera con una ensalada – Unsplash

Uno de los puntos clave para tener la energía a tope durante el verano es una buena alimentación. Debes dejar atrás la dieta habitual del invierno, que se caracteriza por comidas más calóricas y contundentes, y potenciar la ingesta de alimentos ricos en fibra y en agua.

Es tiempo de ensaladas, frutas, sopas y cremas frías, salpicones y zumos, sin olvidar los espetos, las parrilladas de pescados, carne y verduras, los batidos y los helados naturales. En todo caso, vigila que la alimentación sea equilibrada y no olvides ingredientes como los frutos secos, el queso y los fiambres para tus ensaladas.

No te saltes comidas

Que sea verano no implica que debas pasar todos los buenos hábitos por alto y saltarte comidas. Si trastocas tu dieta y comes menos de lo que necesitas, tu cuerpo se resentirá, te sentirás muy bajo de energía y puedes originar algún problema digestivo. Además, cuando nos saltamos alguna comida o apenas comemos, al final terminamos asaltando la nevera o pidiendo cantidades de comida exageradas en el restaurante, y acabamos con dolor de estómago o empachos que nos dejarán fuera de juego el resto de la jornada. No te excedas y cuida tu alimentación.

Hidratación máxima

vaso de agua
Vaso de agua con hielos – Unsplash

Al igual que la alimentación, la hidratación resulta fundamental, así que deberás beber mucha agua y consumir frutas, verduras y hortalizas que también la contienen. Esto es así porque durante el verano se multiplica la necesidad de estar muy bien hidratado. Nuestro organismo requiere y pierde más agua, tanto por las altas temperaturas como por las actividades que realizamos, pues solemos movernos más, practicar ejercicio al aire libre y estar más activos.

Hidrátate para estar en plena forma y prevenir la deshidratación. Si no has bebido lo suficiente, te sentirás cansado y bajo de energía, además de correr el riesgo de deshidratarte.

Protección solar

Si has cuidado tu cuerpo por dentro, con una buena hidratación y alimentación para estar a tope de energía y afrontar cada día al máximo, no puedes olvidar el exterior. Y es que protegernos del sol y sentirnos frescos y relajados contribuirá a que no nos quedemos sin energía y a no poner en riesgo nuestra salud.

Utiliza protector solar con asiduidad a lo largo del día y evita las horas centrales para tomar el sol o realizar actividades deportivas y esfuerzos físicos. Viste de forma cómoda con tejidos ligeros y transpirables y no olvides el gorro ni las gafas de sol para proteger tus ojos.

Actividades al aire libre

volar cometas
Mujer tirando de una cometa – Unsplash

Otra de las formas más efectivas para afrontar el verano con energía es efectuar actividades al aire libre: practicar algún deporte, programar rutas en bicicleta, volar cometas…


Sentarte en el sofá durante horas o remolonear en la hamaca un día entero te dejará más agotado de lo que crees y caerás en un círculo vicioso del que difícilmente saldrás. Cuando te des cuenta, habrás invertido horas sin hacer otra cosa. Desde luego, es necesario descansar y está muy bien que dediques un tiempo a ello si lo necesitas y te apetece, pero no te excedas con el mismo plan día tras día, o verás como tus energías se diluyen sin haber hecho absolutamente nada.

Paseos turísticos

paseos
Mujer andando por una pasarela en mitad de un bosque – Unsplash

Estés donde estés, aprovecha para pasear y conocer el lugar desde tus zapatos, una forma estupenda para recargar energías. Caminar relaja y renueva la mente y el cuerpo, libera endorfinas y te ayudará a ver ese sitio de una forma completamente distinto. Incluso si no has podido irte de vacaciones, aprovecha para recorrer tu localidad como si fueras un turista. Te sorprenderá lo que puedes llegar a descubrir.

Dormir ocho horas

Aunque sea verano, no trasnoches o, al menos, no lo hagas demasiado. El sueño tiene un efecto reparador y dormir las horas necesarias es imprescindible para que nuestra mente y nuestro organismo se recuperen al máximo y vuelvan a estar a tope de energía. Procura respetar tus horas de sueño.

Levantarse temprano

En relación con lo anterior, si quieres tener energía y aprovechar bien el día, te aconsejamos madrugar. No significa que tengas que poner el despertador como si fueras a trabajar, pero sí que te levantes temprano para poder disfrutar de la mañana y sacar todo el partido a la jornada. De hecho, nuestro reloj biológico está preparado para que nuestro nivel de energía esté al máximo por las mañanas y a partir de las 18.00 horas cae considerablemente, así que no lo desaproveches.

Escuchar música

música en verano
Tocadiscos – Unsplash

Todos tenemos canciones que nos levantan de golpe de la silla y nos cargan de energía positiva al instante. Así que no olvides escuchar esa música cuando te sientas un poco desmotivado o bajo de ánimo. Olvídate de temas tristes y baladas, y sube el volumen a esos otros ritmos que te hacen bailar, que provocan que te sientas bien y que te animan a comerte el mundo. Disfruta de un placer tan sencillo al alcance de cualquiera y prepara tu banda sonora para disfrutar durante estos meses de verano. ¡Cada día es único!



Dejar una respuesta

Your email address will not be published.